Los niños necesitan vacaciones - Eres Mamá

Los niños necesitan vacaciones

Los niños necesitan vacaciones como cualquier adulto. Incluso, los niños que asisten a las guarderías precisan de un tiempo fuera de ella. Por más que la escuela o las cuidadoras del centro en el que sus madres los dejan cada jornada sean “divinas”, a ellos hay que darles un período para que se relajen y se liberen de las presiones, la disciplina, el horario y las rutinas que allí siguen.


Porque tu hijo necesita y merece vacaciones, buenas vacaciones, decidimos escribir este post.

La vida en el cole

Las vacaciones son ese “tiempo fuera” de la actividad escolar y todos los rigores de los centros educacionales. Se establecen con el objetivo de relajar y esparcir las mentes de los niños para que retomen un nuevo curso con los bríos y la concentración que necesitan.

Hay que ver al colegio como el centro de trabajo de los niños. Allí se rigen por normas y horarios estrictos.

En el cole nuestros hijos pasan largas horas sentados atendiendo a las clases de sus profesores, respondiendo preguntas, resolviendo ejercicios… Los minutos entre un encuentro y otro solo sirven para tomar alguna bocanada de aire y sacar los cuadernos de la clase que viene después.

Cada tarde, cuando llegan a casa, deben realizar los deberes que todos sus maestros dejaron para el día siguiente y estudiar para los exámenes que pronto llegarán.

Mamá, los niños pueden agotarse física y mentalmente con tanto aprendizaje, por eso, necesitan vacaciones.

Permisibilidades durante las vacaciones

dormir-solo-2-500x374

Si los niños están de vacaciones hay que tener ciertas condescendencias con ellos:

  • En las mañanas podrán quedarse en la cama todo el tiempo que quieran. Si no quieren dormir al mediodía no deberán hacerlo. En las noches podrán quedarse jugando hasta más tarde e ir a dormir un poco después del horario habitual
  • No hay que apurarse para nada. El estrés de andar siempre contrarreloj habrá que dejarlo a un lado durante este período. Los niños podrán asearse, vestirse, peinarse y desayunar con calma; y siempre tendrán tiempo para todo. Es importante dejar que consuman el tiempo que necesiten para realizar cualquier actividad. Si quieren remolonear… que remoloneen… eso es estar de vacaciones
  • Podrán jugar y hacer lo que no siempre se les permite: tirarse agua, bañarse en el aguacero, jugar con fango, cocinar ellos solos sin importar el desastre que armen en la cocina… sabemos que todo esto puede atemorizarte pero ten en cuenta que se trata de sus vacaciones. Está bien soltarles un poquito el freno ¿no te parece?

¿Qué hacer durante las vacaciones?

En las vacaciones de verano hay mucho para hacer, pero lo mejor de todo es que los niños tienen tiempo para enfrascarse en cualquier actividad que durante el período lectivo les era más complicado: Tomar clases intensivas de patinaje, natación, futbol… dedicar jornadas completas a adiestrar sus habilidades en el baile del trompo y el hula hula, en el salto de la cuerda; perfeccionar sus destrezas a la hora de construir y volar cometas, dominar su juego virtual preferido…, en fin. Las vacaciones son también una etapa para aprender.

Durante los meses de verano los niños pueden visitar lugares exóticos, aquellos a los que quisieron ir durante todo un año. Pueden viajar con sus padres a conocer otro país, ir a un parque de diversiones especial del cual les han hablado mucho, visitar zoológicos, irse de excursión al campo o a la playa y acampar allí durante varios días.

Los niños necesitan vacaciones

Los niños necesitan vacaciones para hacer lo que les gusta, estar despreocupados y tener tiempo solo para ellos. Pero, escucha bien, en las vacaciones, el tiempo a dedicarles debe ser esmerado.

madre jugando con su hija

Si durante la etapa de clases estuviste enfrascada en el trabajo tu hijo necesita que, durante los meses que va a estar en casa, estés con él y se dediquen a compartir diversas actividades. Es imprescindible que le dediques tiempo y refuerces los lazos de cariño y apego entre ustedes.

Date la oportunidad de tomarte un tiempo a su lado libre de las responsabilidades cotidianas y laborales que nunca terminan. Ellas siempre estarán ahí cuando decidas retomarlas.

Las vacaciones de tu niño no son para quedarse con la nana o con tus vecinos, y menos para aburrirse en casa y no tener nada qué hacer. Tú como su madre debes hacer todo porque él se divierta y disfrute de esta etapa tal cual es: maravillosa y mágica.