Los niños y el divorcio. ¿Cómo tratarlos?

Hay muchas preguntas alrededor del comportamiento adecuado ante los niños y el divorcio. Sin duda es una situación difícil para ellos y para ti y como padre querrás que el proceso sea lo menos drástico posible para ellos. El tono y las palabras que se deben usar en esta situación varían dependiendo de la edad.

En un principio las reacciones serán difíciles de controlar. El shock inicial, luego la tristeza, la frustración y la preocupación son comunes en niños que afrontan el divorcio de sus padres. La ventaja es que a edad temprana, la flexibilidad, el manejo del estrés y la tolerancia son mayores que en la edad adulta.

También es importante que tengas presente que no solo los pequeños necesitan respaldo. La pareja que se ve enfrentada a los niños y el divorcio también necesita asesoría profesional y acompañamiento de familias y amigos. Para transmitir una sensación tranquilizadora a tus hijos, primero tú debes ser fuerte y tomar las cosas con calma.

Los niños y el divorcio

Amargas son las lágrimas de los niños. Endúlzalas. Intensos son los pensamientos del niño. Aquiétalos. Punzante es el sufrimiento del niño. Entiéndelo. Suave es el corazón del niño. No lo endurezcas.

-Autor desconocido-

Los niños y el divorcio: signos y recomendaciones según la edad

Comportamientos de los niños entre 0 y 5 años

Los signos de estrés y conflicto en esta edad son el miedo, la rabia, la inestabilidad emocional, la irritabilidad o la ansiedad. También pueden presentar algunas anomalías en el desarrollo normal de sus actividades escolares y en sus rutinas del hogar.

Lo que los padres deben hacer

  • Dar cuidado consistente para que los niños se sientan estables y seguros. Procura que las rutinas de juego, de alimentación, de baño y de sueño, no cambien pese a las circunstancias.
  • Las explicaciones sobre el divorcio que se dan a esta edad, son simples y concretas. Solamente se les debe contar en dónde vivirán, con quién vivirán, quién estará a su cuidado y con qué frecuencia verá al otro padre. Si hay preguntas, deben contestarse en la misma forma.

Comportamientos comunes en los niños de 6 a 11 años

Los niños en edad escolar también reflejan ansiedad, miedo, rabia y tristeza, pero los signos de extrañar al padre ausente son más claros. En muchos casos pensarán en la reconciliación y te preguntarán que pueden hacer para que eso pase.

En otros casos los pequeños se culpan de la separación y tienen más dificultades para asumir el cambio. Si esto sucede, la prioridad es aclarar que los niños y el divorcio no tienen nada que ver, que se trata de decisiones de adultos.

 

Lo que los padres deben hacer

  • La consistencia en el cuidado y en las rutinas aún es muy importante. Los niños empezarán a verbalizar sus sentimientos y debes estar atento a escuchar y a intervenir.
  • Con los niños en esta edad las conversaciones deben ser más sutiles para evitar lastimarlos con comentarios demasiado directos. Resuelve las inquietudes de los pequeños de una forma cuidadosa.

De los 12 a los 14 años

En esta edad es bastante común que los niños se sientan irritables y enojados. Debes prestar mucha atención a los cambios de conducta que presenta a la hora de separarse de uno de los padres. Por imperceptibles que parezcan, tienen un significado y deben tratarse para evitar consecuencias negativas.

Lo que los padres deben hacer

  • Mantener una comunicación efectiva disminuye las posibilidades de que los niños desarrollen problemas emocionales.
  • Aunque en la edad de la adolescencia los chicos buscan independencia, es fundamental que establezcas una conexión con ellos y que te comuniques asertivamente.
  • Puede parecer que evitan hablar contigo, pero pese a esto debes dar las explicaciones pertinentes y hacer preguntas para resolver todas sus inquietudes.

Los niños y el divorcio: Tips para un acompañamiento efectivo.

Motívalos a ser honestos. Los niños necesitan aprender a reconocer sus sentimientos y saber que son importantes para ambos padres. Siempre debes hacerles notar que lo que piensan cuenta y que es fundamental en la situación.

los niños y el divorcio 3

Ayúdalos a verbalizar lo que sienten. El comportamiento de los niños habla por sí solo. Puedes notar cuando un niño está triste o enojado por la forma en que reacciona, especialmente si percibes cambios notorios. Tómate el tiempo para conversar con ellos y hazles preguntas que orienten sus palabras y que les ayuden a expresarse. Aunque afecte escuchar lo que piensan, es indispensable que lo hagas.

Y sobre todo:

  • Las discusiones, los altercados y los conflictos deben estar alejados de los niños.
  • Minimiza los cambios en las rutinas familiares.
  • Deja los comentarios negativos y las culpas para las sesiones de adultos con un terapeuta familiar.
  • Evita al máximo separar a los hijos del padre que deja la casa. Esto ocasionaría una terrible fractura emocional para los niños.
Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar