Las 5 mejores meriendas para niños

Leticia · 9 octubre, 2017

Cuando llega la hora de la merienda, seguro que te preguntas qué puedes ofrecer a tus hijos que sea sano y les encante, ¿verdad? Sigue leyendo. Te ofrecemos las 5 mejores meriendas para niños.

¿Se puede merendar sano y que a la vez esté rico? ¿Parece que a tus hijos solo les gusta aquello que no es saludable? No te preocupes, a veces parece imposible no caer en la comodidad de los productos industriales que nos ofrecen una solución rápida.

Pero no estamos hablando de cualquier cosa. La merienda es importante para el crecimiento de tus hijos, ya que es el aporte energético justo para afrontar una tarde repleta de actividades y estudio.

Además, merendar en el recreo es necesario, ya que las mañanas de colegio requieren un esfuerzo físico y mental muy importante. Así que renunciar a estas comidas sería un error.

¿Cuál es la importancia de las meriendas para niños?

  • Etapa de crecimiento. Tus hijos están creciendo y desarrollándose, por tanto, necesitan aportes energéticos que les ayuden en este camino.
  • Organismo no desarrollado. Su organismo no está preparado para pasar demasiadas horas sin comer, así que es aconsejable que reciban algo de alimento con más asiduidad que un adulto.
  • Control del sobrepeso. Al comer con más frecuencia, evitarás que lleguen a la comida o la cena con más hambre y coman en exceso.
  • Energía. La actividad física y mental de un niño es muy grande. Se pasan el día ejercitando cuerpo y mente. Necesitan alimentos que les recarguen las pilas para poder seguir el ritmo del día a día.
El yogur es una de las mejores meriendas para niños.

Reglas sobre las meriendas para niños

  1. Vigila el horario de la merienda. En el colegio, será la hora del recreo la que marque cuándo debe tomarse la merienda. Pero por la tarde, debes vigilar que la merienda se realice un tiempo después de que se haya hecho la digestión de la comida y no muy cerca de la hora de la cena.
  2. Presta atención a la cantidad. No olvides que se trata de una pequeña ingesta de comida, suficiente para aportar energía hasta la siguiente comida “grande”.  Una merienda excesiva puede llevar a desórdenes en el resto de comidas si el niño llega sin hambre.
  3. Evitar ingesta de azúcares refinados, colorantes y conservantes. Aunque el mercado ofrece soluciones rápidas para la merienda, presta atención a los ingredientes, ya que no es bueno abusar de ciertas sustancias.
  4. Incluye en la merienda cereales, frutas y lácteos. No tienes por qué combinar los tres grupos todos los días, pero sí es importante que no olvides poner, al menos, uno cada día.
  5. Agua, mucha agua.

Las 5 mejores meriendas para niños

Hemos pensado que unos ejemplos de meriendas para niños te puede ayudar para empezar. Eso sí, te recomendamos que no te quedes ahí: innova, crea, usa tu imaginación y, ¿por qué no?, deja que tus hijos te propongan ideas e intenta incorporarlas.

  • Bocadillo. Eterna merienda. Lo importante del bocadillo no es sólo el tamaño del mismo, que debe ser proporcional al nivel de actividad de tu hijo, sino también el relleno. El embutido es una buena opción, ya que aporta proteínas, pero no debemos abusar de él. También puedes alternarlo con los tradicionales bocadillos de chocolate, será un aporte de energía que les encantará.
La fruta es un alimento indispensable en la dieta de un niño.

  • Polo de fruta congelada. Haz un puré de frutas y congélalo en los recipientes típicos para hacer polos. Es una merienda sanísima y perfecta para el verano.
  • Yogur. El yogur puede mezclarse con frutas, con cereales o con frutos secos (siempre que éstos no sean salados). Es el aporte lácteo perfecto. Procura que sea natural o al menos vigila la cantidad de azúcar que lleva incorporado.
  • Batidos. Puedes escoger frutas de temporada para hacer un batido de frutas que les encante. Al añadir leche aportas lácteos, y si añades frutos secos, los tres grupos quedan cubiertos.
  • Vaso de leche con bizcocho casero. Siempre se recomienda que hagas tú misma los bizcochos; así te aseguras de controlar los ingredientes y las cantidades que este lleva. Esta merienda puede ser perfecta para tus hijos y, por supuesto, también para ti.

Por supuesto, no te preocupes si un día no tienes tiempo de preparar una merienda saludable y tienes que recurrir a productos ya elaborados. La importancia de una dieta equilibrada radica en la constancia, pero eso no significa que de vez en cuando no podamos incurrir en un pequeño capricho.