La práctica de la inteligencia emocional en la infancia

Fortalecer la autoconfianza, despertar la curiosidad, aprender a reafirmar la independencia y llevar a cabo elecciones responsables son algunos de los aspectos positivos que ofrece la práctica de la inteligencia emocional en la infancia.

¿Qué es la inteligencia emocional? Básicamente se trata de la habilidad que tiene una persona de gestionar eficientemente sus emociones y las de quienes le rodean. Para lograr tal dominio sobre las emociones es necesario aprender a identificarlas, entenderlas, seleccionarlas y trabajarlas.

La práctica de esta habilidad desde la infancia es muy positiva para los niños, pues cuanto más conocimiento tengan de sí mismos, mayor será su capacidad para resolver problemas y desarrollarse como adultos sanos y felices. 

Este tipo de herramientas ayudan a un niño a tener más claridad a la hora de actuar, a sentirse menos frustrado y a encontrar soluciones positivas a las experiencias que tiene. Sin duda, aprender a conocer las emociones y encausarlas positivamente ayuda a los niños a reaccionar de manera más calmada ante las situaciones que les generan estrés y frustración.

La inteligencia emocional es una herramienta de oro para la infancia

Juego de las emociones

Un niño que sabe identificar y manejar sus emociones tiene menos tendencia a comportarse de manera impulsiva, a desobedecer, a ser presa de la ansiedad, a sentirse solo, temeroso y responder desde un estado de irritabilidad que genere actos violentos.

Ese tipo de conductas no se logran de la noche a la mañana, pues son el producto de una crianza enfocada en enseñarle a tu hijo a pensar por sí mismo, a tomar determinaciones adecuadas y a seguir en cualquier circunstancia las pautas morales que le han inculcado sus padres.

Que tu hijo aprenda a tomar decisiones acertadas es una de las mayores metas a las que debes aspirar como madre o padre, pues está claro que estos no estarán todos los días ni a toda hora al lado de sus hijos para decirles qué hacer frente a una situación u otra.

Por ello, es importante que los padres de hoy día aprendan también a gestionar sus emociones, dado que esto los ayudará aprender a comunicarse con sus hijos en un nivel más profundo y gratificante.

Es preciso que los padres conozcan a profundidad la importancia de establecer lazos de empatía a la hora de tratar con sus hijos, ya que ponerte en su lugar y ver las cosas desde su punto de vista, te ayudará a acercarte a él y a enseñarle a gestionar sus emociones.

La empatía abre puertas y ventanas

Para los niños también es súper importante aprender a ponerse en el lugar de los demás, además de valorar y respetar las emociones de quienes les rodean. La empatía es una aptitud social positiva; y la capacidad de sentirla empodera a los niños de habilidades sociales que los ayudan a tener más y mejores posibilidades de desenvolverse exitosamente.

Además de ser consciente de sus emociones y aprender a manejarlas es importante para los niños saber tratar de forma efectiva con los demás, debido a que esta habilidad implica que sepan comunicarse efectivamente y resolver problemas. 

Ciertamente, los niños desarrollan este tipo de habilidades cuando juegan con otros niños, con quienes es necesario ponerse de acuerdo, establecer las reglas del juego y resolver pequeños conflictos. Esto se logra cuando el niño aprende a escuchar y aportar respuestas constructivas, lo cual debe ser inculcado por los padres desde casa.

dsc02773

Y es justamente en casa donde se fomenta la práctica de la inteligencia emocional en la infancia, una habilidad que ayuda a construir ambientes de mayor paz y tranquilidad en general, debido a que gracias a ella tu hijo aprende a manejar de manera positiva el estrés, a comunicar qué les pasa, qué sienten y a comprender qué se espera de ellos en ciertos momentos.

La inteligencia emocional hará de tu hijo una persona madura, capaz de comprender que es necesario trabajar duro y tener paciencia para conseguir algo. Este tipo de aprendizaje lo ayuda a comprender que quien actúa de esa manera logra conseguir de mejor manera aquello que se propone y que además esos logros están acompañados de la satisfacción de haber luchado por ellos.

Esto marcará una diametral diferencia con los niños inseguros, quienes pasan un especial mal rato con la espera porque no están seguros de que la satisfacción llegue alguna vez.

Además, el hecho de que tu hijo sea uno de los niños que tiene en cuenta la práctica de la inteligencia emocional desde la infancia ayudará, en general, a que los individuos que integren nuestra sociedad sean más respetuosos y menos violentos.

 

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar