La llegada de los hijos y la relación de pareja

Amanda Sánchez Peralta·
26 Febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Ana Couñago al
26 Febrero, 2020
La llegada de un hijo cambia para siempre la vida de los padres. Lo cual puede afectar a la relación de pareja.

Lo cierto es que el nacimiento del primer hijo pudiera ser el detonante de una crisis de pareja. Tal vez las tensiones propias de la situación saquen a la luz las inseguridades emocionales de la pareja y magnifiquen sus problemas. En este artículo comprenderemos cómo la relación de pareja de los padres primerizos puede cambiar.

Entonces, ¿cómo pueden los padres primerizos adaptarse al frenético ritmo de los primeros meses, cuando el recién nacido exige toda su atención? ¿Qué pueden hacer para no descuidar su intimidad? ¿Cómo afrontar los desacuerdos en cuanto a la crianza?

La llegada de los hijos y la relación de pareja

Cuando el bebé llega a la vida de los padres, toda la atención y el tiempo va dirigido a él. De forma que, puede que alguno de los miembros de la pareja, o ambos, se sienta abandonado o incomprendido.

Para evitar que esto ocurra, por un lado, el padre debe tener en cuenta cuáles son los efectos físicos y mentales que produce en la mujer el nacimiento de un hijo. Uno de ellos es la tendencia a los cambios repentinos de humor. Por lo que debe ser paciente.

Por otra parte, la madre debe implicar al padre en todo lo relacionado con la educación y la crianza del pequeño.

baby-957194_640

La relación en una cuerda floja

Muchos padres primerizos están tan exhaustos por la falta de sueño y las tensiones inesperadas que tienden a distanciarse.

 “Al principio estaba tan enfrascada en mis labores de madre que casi se me olvidaron las de esposa”.

-Vivianne, madre francesa de dos hijos-

Hay que tener en cuenta que todo el proceso del embarazo y la llegada del hijo, supone en la pareja un desgaste tanto físico como emocional. El bebé consume el tiempo y las energías que antes utilizaban para mantenerse afectiva y sexualmente unidos.

Entonces, ¿cómo pueden los padres primerizos asegurarse de que su indefensa y adorable criatura no los desuna? A continuación te damos alguna recomendaciones:

  • Decirle a la pareja que la quieres y demostrárselo con actos de amor.
  • Hacer todo lo posible por disipar cualquier inseguridad que el otro pueda tener.
  • Se comprende que la llegada de un bebé interrumpa la marcha normal de las relaciones sexuales de la pareja. Por eso, ambos hay que hablar sobre las necesidades que se tienen.
  • Ser comprensivos, pacientes y claros.
  • Profundizar en el amor agradeciendo lo que el otro hace.
  • Dedicar tiempo a conversas sobre temas que no estén relacionados con el bebé. 
  • Mantener firmes los lazos de amistad.
  • Dividirse los tiempos de descanso, para recargar energías. 
consejos-padres-primerizos

Diferencia de opiniones relacionadas con la crianza de los hijos

¿Conocen el punto de vista de tu cónyuge sobre la crianza de los hijos? Si no habláis del tema y esperáis a que nazca el bebé, quizá terminéis discutiendo en vez de unir las fuerzas para superar el reto.

Por ejemplo, intentad poneros de acuerdo con la respuesta a las siguientes cuestiones:

  • ¿Cómo acostumbraremos al niño a comer sano y a tener buenos hábitos de sueño?
  • ¿Lo sacaremos de la cuna siempre que llore?
  • ¿Cuándo le enseñaremos a usar el inodoro infantil?”

Claro está, cada pareja tomará sus decisiones pero hablar con anticipación del asunto evitará que se susciten desacuerdos.

Cambios positivos en la relación de pareja

Igual que una pareja de patinadores novatos necesita tiempo y paciencia para sincronizar sus movimientos sobre el hielo, los padres primerizos necesitan tiempo para adaptarse a su nuevo papel. Pero poco a poco irán ganando confianza.

La crianza de los hijos pondrá a prueba la unidad de los cónyuges y cambiará para siempre su relación. Sin embargo, les dará la oportunidad de desarrollar cualidades muy valiosas como la comprensión, la paciencia, etc.