La importancia de la hora del recreo escolar

Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
· 21 febrero, 2019
El recreo escolar es fundamental a la hora de que los niños desarrollen sus habilidades sociales y se desenvuelvan. Es un rato de respiro ante las obligaciones que los profesores tienen que respetar.

La hora del recreo escolar se está viendo afectada en la actualidad por la inclusión de las nuevas tecnologías y todos los contras que estas conllevan. Pero este tiempo de desconexión online también tiene una serie de ventajas sociales, emocionales y cognitivas que quizá desconozcas y, por eso, te las explicaremos en este artículo.

¿Quién no ha saltado de la silla en el colegio cuando comenzaba a sonar el timbre? La hora del recreo es uno de los momentos más queridos por los niños. Desde fuera se puede ver simplemente como un tiempo de juego, pero es mucho más que eso. ¿Sabes por qué?

Los beneficios que aporta el recreo escolar

1. Desarrollo de las habilidades sociales y resolución de conflictos

Para un niño no conocer a otro no es un impedimento para ponerse a jugar juntos, y ahí está la clave. Desarrollan amistades y entablan conversaciones con otros compañeros unidos tan solo por el interés de jugar y divertirse.

Todas estas relaciones les hacen ir crececiendo como personas y, además, les ayudan a aprender a resolver conflictos pequeños pero muy buenos para su desarrollo personal.

Jugar con amigos en el recreo.

2. Fomento de las capacidades intelectuales y físicas

La hora del recreo escolar también se podría llamar ‘la hora de la imaginación‘, ya que es uno de los momentos en el que los niños más utilizan su mente. ¿Quién no ha inventado un juego de la nada o una historia con personajes y diálogos para representar y jugar?

Por lo tanto, la mente está en continuo movimiento, lo que produce unos grandes beneficios cognitivos para ellos. Además, en este tiempo los niños se están movimiento continuamente, por lo que también se desarrollan actividades físicas fundamentales para su crecimiento.

3. Mayor producción y atención en las aulas

Este aspecto es básico para todas las personas, ya sean niños o adultos, puesto que de mayores también necesitamos despejar la mente de la actividad que estamos haciendo para poder seguir después más concentrados. Con los niños funciona de la misma manera. Durante la hora del recreo se relajan, se despejan y vuelven a clase con la mente más rápida.

Pintar en el recreo: una excelente práctica.

¿Cuánto debe durar el recreo?

Otro aspecto que se debe tener muy en cuenta es la duración de este tiempo de descanso.

Entre diez minutos y hasta una hora es el intervalo de tiempo que los colegios utilizan.

Actualmente, la variedad de materias y el peso que se les da a estas hacen que algunas instituciones hayan tomado la determinación de eliminar tiempo de recreo para incluir más tiempo de estudio. Esto es un grave error, puesto que se les está quitando a los alumnos el tiempo de desconexión necesario y, como hemos señalado, los aboca a no prestar mucha atención.

La importancia de los profesores

La figura del profesor tiene un papel esencial pero a la vez invisible. En primer lugar, es necesario que supervise este tiempo de descanso para evitar conflictos o para estar a disposición de los niños si lo necesitan.

Además, pueden jugar un papel importante en la creación de juegos y en la inclusión de los niños en estos, lo que vuelve a generar un desarrollo social.

Hablamos también de un papel invisible porque es en el tiempo de recreo, como ya hemos dicho anteriormente, donde se ponen de manifiesto las relaciones sociales. Es un momento para ellos y hay que dejarlos disfrutar solos. Eso sí, los profesores deben estar siempre atentos a los problemas que puedan surgir, especialmente en términos de acoso escolar.

No utilizar el recreo como un modo de castigo

Es muy habitual ver en los colegios cómo se castiga a los alumnos sin recreo, pero… ¿esto es beneficioso para el niño? Castigarle sin recreo es sinónimo de prohibirle relacionarse, despejarse y, por consiguiente, concentrarse. 

  • Giménez, J., & Gras, P. (2015). El recreo ¿sólo para jugar? Revista Digital de Educación Física.
  • Bernat, O., y Fundamento, M. (2016). El recreo como espacio educativo y de aprendizaje. Publicaciones Didácticas.