Jugar con tu niño lo hará más inteligente

Adrianazul · 28 agosto, 2017

El juego es la actividad más importante de tu niño y puede incluso hacerlo más inteligente. Tu niño juega no solo para divertirse o distraerse, también lo hace para aprender. Jugar no es una pérdida de tiempo es una actividad fundamental para tu pequeño.

Un niño que juega constantemente y se mantiene activo, estará muy sano física, mental y emocionalmente.

Existe una nueva investigación que da una excusa más a todas las madres y padres para poder seguir jugando con sus niños en casa. Y es que ahora, se comprobó que los pequeños que son estimulados con determinados tipos de juego son mucho más inteligentes en el futuro.

La investigación se enfocó en estudiar a un grupo de 1.302 niños de 4 años de edad que durante sus ratos de juego fueron estimulados en sus zonas cognitivas, motoras y orales.

El grupo que fue estimulado logró desarrollar mayor coeficiente intelectual que los que no tuvieron este tipo de estimulación.

La estimulación también aumentó significativamente su capacidad pre-académica, su comportamiento ejecutivo y su forma de relacionarse con las demás personas.

juegos en familia para hijo inteligente 2

Jugar acompañado también es muy importante para ser más inteligente

Cuando se dice que el niño tiene que jugar, no estamos diciendo que deba hacerlo solo, todo lo contrario, la compañía es importantísima.

Los niños que se sientan a jugar con sus padres y hermanos desarrollan también una capacidad emocional muy importante, la cual le ayudará a relacionarse con las personas a su alrededor en el futuro.

De hecho, el estudio antes mencionado, el cual fue desarrollado en Pakistán en la Universidad de Aga Khan de Karachi, mostró una significativa diferencia en el comportamiento y la capacidad cognitiva de los niños que desde pequeños jugaron junto a sus padres.

Una de las cosas que más llama la atención del estudio es que los niños que participaron fueron escogidos de familias de bajos recursos y, que estimularlos por medio de juegos, no requirió del uso de juguetes elaborados o costosos.

En algunos casos, los niños jugaban con utensilios de cocina o juguetes improvisados por sus padres. Lo importante es que pasaran un rato divertido junto a sus seres queridos.

“La inteligencia emocional comienza a desarrollarse en los primeros años. Todos los intercambios sociales que los niños tienen con sus padres, maestros y entre ellos, llevan mensajes emocionales”.

-Daniel Goleman-.

Tú también te beneficias al jugar con tus niños

No solo los niños se divierten y desarrollan mayores habilidades cognitivas y sociales al jugar, sino también los padres que se sientan a compartir juegos.

Aparte de ser un motivo para conectarte mucho más con los pequeños, según la investigación, el juego también ayuda a los padres a desarrollar mejores habilidades para cuidar a sus niños y comunicarse con ellos.

juega con tu hijo y será más inteligente 3

El juego, motor de la salud y el buen desarrollo en niños

Normalmente cuando los niños están enfermos, dejan de jugar, porque el juego implica una actitud activa y no pasiva, precisa de un compromiso físico, emocional e intelectual activo para comprometerse en el juego.

Por lo tanto, el juego es el mejor indicador del ánimo y la salud de tu hijo, es tan importante como la comida y el sueño. Si tu hijo juega, duerme y come suficiente, sin duda estará sano.

A través del juego, tu niño pequeño aprende a relacionarse con el mundo, desarrolla su imaginación, se involucra emocionalmente, imita a otros niños, mueven sus músculos y articulaciones.

El juego es el mejor entretenimiento para la inteligencia, el desarrollo de habilidades, las emociones y la actividad física.

Cuando juega, tu niño ejercita su cuerpo en crecimiento, aprende a controlar y coordinar sus músculos, las articulaciones y los movimientos, pero además, estimula la inteligencia y las emociones.

Por eso, el juego tiene que ser siempre entretenido, divertido, para que sea voluntariamente aceptado.

Con el juego, tu niño adquiere experiencia al conocerse a sí mismo y al mundo que le rodea, aprende a ser imaginativo, a dramatizar simulando ser otra persona o animales, aprende a compartir y a representar escenarios y situaciones reales o irreales que le permitirá acercarse al mundo de los grandes.

El juego le ayudará a ser cada vez más independiente, que es el objetivo final de la educación, lograr que tu hijo sea un adulto independiente, equilibrado y bien relacionado con sus medios.

Los padres, muchas veces influenciados por la industria del juguete, proporcionan a sus hijos solo “juguetes educativos”, limitando el juego que permite aprender sobre el mundo real, sobre sí mismo y sobre su entorno y esto es tanto o más educativo.

Aunque solo sea media hora al día, dedica tiempo a jugar con tu hijo. No para ver la televisión, tampoco para ver cómo juegan otros niños, muñecos o dibujos animados, sino para que te liberes de todas tus cargas y obligaciones y compartas risas y muchos juegos con tu niño.