El juego simbólico y su importancia para el desarrollo

Como padres, todos nos preocupamos por el bienestar de nuestro hijo y por su desarrollo, tanto físico como psicológico. En esto los juegos son muy importantes para el desarrollo madurativo del niño. A través de ellos los chicos aprenden, disfrutan y se divierten. Uno de los tipos más importantes en el desarrollo del pequeño es el juego simbólico. A través de este el muchacho aprenderá a adoptar el rol de otras personas.

¿Qué es el juego simbólico?

El juego simbólico es el juego en el que los niños imaginan ser otros personajes, imitan situaciones que observan en la vida real. Utilizan mucho su imaginación y crean representaciones mentales que les ayudan a asimilar y comprender situaciones que viven en la vida real. Más tarde también les servirán para desenvolverse con éxito.

El juego no consiste solo en imaginar, también se desarrolla el lenguaje. Mientras interpretan a otros personajes (médico, mamá o papá, vendedor, etc.), ellos están hablando. Y si juegan a la vez con otros niños, comparten sus fantasías y esto también fomenta su socialización.

Es importante que los padres fomentemos en nuestros hijos este tipo de juego. Lo haremos jugando con ellos o haciendo juguetes que propicien estas actividades.

El juego simbólico es el más representativo entre los 3 y 5 años. Pero a lo largo de este período va sufriendo modificaciones. Para que aparezca, el desarrollo cognitivo del niño ha tenido que sufrir un gran avance. Tiene que saber qué objetos y personas existen, no sólo mientras los está viendo, sino después, aunque no los pueda observar.

Al principio imita situaciones habituales, como darle de comer al bebé o conducir el coche. Entre los 3 y 4 años, estas situaciones son mucho más detalladas y se recrean escenas enteras.

girls-462072_960_720

Entre los 4 y 5, el juego simbólico pasa a ser colectivo. Ya son más niños los que interactúan, teniendo cada uno su papel. Por ejemplo, “unos hacen de niños y otros de profesor”, entre otras muchas situaciones que se les ocurra.

¿Por qué es importante el juego simbólico en los niños?

El juego simbólico nos muestra el nivel de conocimiento y comprensión que los niños adquieren de las acciones de los adultos. Tiene de base lo aprendido por la experiencia, por todas aquellas acciones o situaciones en las que el pequeño es testigo y que va añadiendo a su repertorio de imitación de situaciones.

Puede imitar a los padres porque él ve cómo lo cuidan sus progenitores. Hará lo mismo con sus muñecos. O puede intentar curar a un juguete porque es lo que ha visto en la consulta del pediatra.

Este juego se nutre principalmente de la experiencia de los chicos. Para llevar a cabo las escenas reales o imaginarias que pone en marcha mientras juega, es necesario que tenga elementos que le permitan recrear esta situación. Tiene que entender los roles que va a adoptar y las acciones que implica esta imitación.

Desde el punto de vista psicológico, el juego simbólico hace posible que los pequeños vayan más allá de lo real y concreto. Le da la posibilidad de proyectarse en otras personalidades, lo que enriquece su conocimiento social. Le permite actuar y experimentar en el mundo de los adultos, imitando sus roles sin necesidad de exponerse a las consecuencias físicas, sociales, emocionales y económicas que se sucederían si lo realizaran en realidad.

Al mismo tiempo, le ayuda a expresar sentimientos intensos, a resolver conflictos e integrarlos entre las cosas que saben.

8720604364_85c5931a14_b

Beneficios en los niños gracias al juego simbólico

  • Desarrolla su lenguaje gracias a sus imitaciones de personas y situaciones.
  • Favorece la asimilación y comprensión del entorno del niño.
  • Conforme pasa el tiempo, el juego se transforma y se asemeja cada vez más a la realidad.
  • Permite al pequeño a representar situaciones mentales, ya sean reales o imaginarias.
  • Desarrolla su capacidad de imaginación.
  • Contribuye con su desarrollo emocional, muy importante en estas primeras etapas.
  • Contribuye a mejorar su desarrollo psicomotor.
  • Permite que en un futuro se den juegos colectivos y con unas reglas.

Es importante que los padres respeten, pero no pierdan de vista el juego que realizan sus hijos, puesto que hay muchos niños que a través de ést, pueden transmitir sus miedos, angustias y desahogos, entre otros. El juego simbólico es parte del proceso madurativo del chico y éste le va a permitir asimilar el mundo que le rodea.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar