Intervención educativa en niños con discapacidad motora

25 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
El colegio debe adoptar una serie de medidas especiales si cuenta con un alumno con discapacidad motora. A continuación, te explicamos cómo debe ser la intervención educativa con estos niños.

En la escuela inclusiva se intenta dar una educación equitativa a todo tipo de alumnado, entre los que se pueden encontrar niños con problemas motrices. Por ello, hemos elaborado este artículo sobre la intervención educativa en niños con discapacidad motora.

Este tipo de estudiantes presenta ciertas necesidades específicas de apoyo educativo que deben ser solventadas por el colegio de manera efectiva.

Necesidades educativas de los niños con discapacidad motora

Los niños con discapacidad motora presentan problemas en el desarrollo psicomotor y, generalmente, también pueden padecer trastornos en el desarrollo del habla y del lenguajeEstas disfunciones afectan a diversas áreas de la vida, como:

  • El proceso de aprendizaje.
  • La exposición de experiencias sensoriomotoras.
  • La interacción y relación con otras personas.
  • La percepción de uno mismo y del entorno.

A causa de ello, dichos estudiantes tienen una serie de necesidades educativas que requieren una atención especializada. Así, en función del nivel de ayuda y atención que precisen, este tipo de alumnado puede matricularse en:

  • Una escuela ordinaria. Si esta dispone de los recursos suficientes para hacer frente a las necesidades del niño.
  • Un centro de educación especial. Cuando se precisa un apoyo específico debido a un mayor nivel de afectación.
  • En ambas modalidades. Disfrutando de las ventajas del centro ordinario y del de educación especial.Alumno con discapacidad motora y su profesora en la biblioteca.

Intervención educativa en niños con discapacidad motora

En el colegio, los profesores tienen la obligación de adaptarse a los niños con discapacidad motora, de modo que deben ajustar la respuesta educativa a sus necesidades. Para ello, es conveniente que el maestro:

  • Posea conocimientos sobre la discapacidad motriz y sus consecuencias para el aprendizaje.
  • Utilice metodologías de apoyo a la inclusión.
  • Acepte las orientaciones de actuación de los profesores de apoyo y se adapte a la utilización de material específico y a la presencia de mobiliario adaptado.
  • Se comunique de manera fluida con los padres para conocer el ambiente familiar e informe sobre el proceso educativo y las diversas adaptaciones puestas en práctica.

Profesorado especialista de apoyo

Pero, para realizar una buena intervención, es fundamental el profesorado de apoyo. Así, los niños con discapacidad motora necesitan un fisioterapeuta en el colegio, para que lleve a cabo las evaluaciones pertinentes y las sesiones de rehabilitación física. Igualmente, es función del fisioterapeuta:

  • Orientar al resto de profesionales acerca de las correctas pautas posturales en la realización de las actividades escolares
  • Encargarse de las adaptaciones de mobiliario y del material.

Por otro lado, normalmente, es necesaria la actuación del profesorado de audición y lenguaje (AL) para paliar los problemas de lenguaje que los niños con discapacidad motora pueden presentar. Dichos especialistas deben evaluar y desarrollar las capacidades comunicativas de estos estudiantes.

Otro profesor de apoyo implicado en educación de estos niños es el profesorado de pedagogía terapéutica (PT), cuya función es proporcionar el apoyo educativo preciso para conseguir los objetivos escolares programados. Además, estos deben:

  • Participar en el proceso de evaluación.
  • Elaborar materiales didácticos adaptados.
  • Realizar junto al profesorado tutor y los demás profesionales del equipo las adaptaciones curriculares.
  • Colaborar con el tutor del aula en las relaciones con la familia.Niño con discapacidad motora en clase muy sonriente.

Por último, cabe destacar que los niños con discapacidad motora, en muchos casos, requieren la asistencia de un especialista de apoyo educativo. Su objetivo principal es ayudar al pequeño en las necesidades básicas que estos no pueden realizar por sí mismos. Por tanto, pueden ayudarlos en:

  • El desplazamiento y movilidad.
  • El vestido y desvestido.
  • La alimentación.
  • El aseo personal.
  • El control de esfínteres.
  • La participación en juegos grupales.

Adaptaciones físicas en el colegio

Además, para una correcta intervención educativa de los niños con discapacidad motora, es imprescindible hablar de las adaptaciones físicas con las que el centro debe contar para poder dar respuesta a las dificultades de este alumnado. De este modo, se puede destacar la existencia de:

  • Una entrada accesible al colegio (amplia, con una rampa, suelo de material antideslizante, etc.).
  • Pasamanos redondeados en los pasillos y en las escaleras.
  • Ascensor.
  • Sala de fisioterapia.
  • Baños adaptados.
  • Un aula grande, que sea accesible para andadores y sillas de ruedas.

En cuanto a las adaptaciones del mobiliario, se puede decir que varían en función de las dificultades del niño. Algunas de las más frecuentes son:

  • Reposacabezas almohadillado en la silla.
  • Reposabrazos.
  • Reposapiés.
  • Inclinación del asiento de la silla mediante una cuña.
  • Mesa con escotadura.
  • Mesa de plano inclinado con posibilidad de graduar la inclinación.
  • Moldes de escayola colocados en la silla.
  • Bipedestadores.
  • Basil, C. (2012). Los alumnos con parálisis cerebral y otras alteraciones motrices. En Á. Marchesi, J. P. González y C. Coll (Ed.), Desarrollo Psicológico Y Educación: 3. Trastornos Del Desarrollo Y Necesidades Educativas Especiales (pp. 303-328). Madrid: Alianza Editorial.
  • Martínez, M. D., Sanciñena, M. J., Sánchez, M., Sánchez, C. y Yoldi, S. (2000). Necesidades Educativas Especiales: Alumnado con Discapacidad Motórica. Navarra: Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra (CREENA).