Indigestión en niños, ¿qué hacer?

Óscar Dorado · 22 febrero, 2019
La indigestión en niños es muy frecuente. Por ello, te contamos todo lo que debes saber en el siguiente artículo.

Los niños son susceptibles a todo tipo de enfermedades, por lo que hay que vigilar incluso los alimentos que se llevan a la boca. Incluso la indigestión en niños puede llegar a ser un problema recurrente si no siguen una alimentación adecuada. Por ello, en este artículo vamos a contarte todo lo que debes saber cuando llega la hora de actuar ante una indigestión en niños. ¡Toma nota y descubre qué hacer!

Es cierto que la indigestión puede ser bastante molesta y debilitante para los niños. Se caracteriza por una sensación de ardor en la parte posterior de la garganta y un malestar en el pecho y el estómago. La indigestión en los niños ocurre cuando comen mucha comida, la ingieren demasiado rápido o comen alimentos que no se adaptan a sus cuerpos. También puede ir acompañada de hinchazón, náuseas, ardor de estómago y eructos.

Sin embargo, no siempre resulta sencillo identificar la causa de este problema. El tratamiento en el hogar y los medicamentos de venta libre a menudo pueden controlar los síntomas. Como no podía ser de otra manera, comprender la causa de la indigestión en los niños puede ser una clave para ofrecer el remedio o el tratamiento adecuado.

Y es que, si la indigestión es un problema frecuente en tu hijo, debes asegurarte de tratar al pequeño de manera efectiva con remedios caseros seguros. El jugo de limón, el de naranja o la menta pueden ayudar a calmar su estómago y solucionar el problema.

¿Cuáles son las causas de la indigestión en niños?

A continuación, te contamos cuáles son las causas de la indigestión en niños:

1.-Medicamentos

La primera de las causas de la indigestión en niños que te presentamos es el consumo de algunos medicamentos. Y es que, si bien es cierto que algunos medicamentos pueden ayudarles, otros pueden causar acidez estomacal.

2.-Enfermedad por reflujo gastroesofágico

Esta segunda condición ocurre debido a los casos repetidos de indigestión en niños que ocasionan inflamación e irritación del esófago. Esta condición necesita ayuda médica.La indigestión en niños puede ser motivada por diferentes causas.

3.-Estrés

El estrés y la ansiedad pueden causar una alimentación irregular, así como malos hábitos de sueño. Debes saber que la indigestión causada por el estrés y la ansiedad se puede prevenir tratando con la causa y asegurando un ambiente libre de estrés para el pequeño.

4.-La obesidad

La obesidad hace que el niño tenga presión adicional en el abdomen, lo que provocará un reflujo ácido en el esófago cada vez que el niño coma.

5.-Hernia

La última de las causas de la indigestión en niños que te presentamos son las hernias, una condición en la que el estómago empuja hacia arriba contra el diafragma que bloquea el esófago. Esto puede causar una digestión ineficiente y reflujo ácido posterior.

¿Qué debes hacer para tratar la indigestión en niños?

Ciertamente, la mayoría de los casos de indigestión en niños no requieren tratamiento médico. Sin embargo, siempre se recomienda visitar al médico cuando los síntomas persisten durante más de unas horas. Este llevará a cabo un diagnóstico presionando el área alrededor del estómago para comprender la ubicación del dolor.

Una vez se realice el diagnóstico, el médico puede prescribir un curso de medicamentos o recomendar exámenes adicionales, como una radiografía o una exploración del abdomen. Dependiendo de lo que encuentre el doctor, es posible que debas hacer cambios en su dieta o la toma de medicamentos.Indigestión en niños.

Cuando hablamos de tratamiento, más bien debes pensar en la prevención, además de escuchar las señales de su cuerpo. Por lo que, si un alimento le hace sentir mal, deberás dejar de comprarlo inmediatamente. También te recomendamos usar los medicamentos temporalmente mientras trabajas con tu médico para hacer cambios en la dieta que permitan ayudar a resolver la acidez estomacal del pequeño para siempre.

Finalmente, te recordamos que la indigestión en niños puede prevenirse si se establecen algunas restricciones dietéticas, como evitar los alimentos que son demasiado grasos, digerir bien la comida o limitar la cantidad de chocolate.

Como has podido observar durante el artículo, la prevención es mucho mejor que el tratamiento. Así que te recomendamos reducir la frecuencia con la que tu hijo come algunos alimentos.