Importancia de enseñar a los niños a comportarse en la mesa

Naí Botello 3 julio, 2018
Enseñarle a tu hijo a comer con la boca cerrada, usar correctamente los cubiertos y las normas de cortesía con los comensales en la mesa hará que sea un niño respetuoso y educado. Te ofrecemos algunas pautas para lograrlo.

Enseñar a los niños a comportarse en la mesa ha sido una de las primeras y constantes tareas de los padres. Por la naturaleza inquieta y juguetona de los pequeños, la hora de comer también representa para ellos un momento de alegrías y diversión a su manera.

Sin embargo, cuando los niños dejan de prestar atención al acto de comer y comienzan a distraerse o a discutir con sus hermanos, el sentarse a la mesa puede ser un dolor de cabeza para los padres. Por eso, a continuación queremos darte algunos consejos para que enseñes a tu pequeño el respeto y la conducta correcta a la hora de sentarse a la mesa.

Por qué enseñar a los niños a comportarse en la mesa

Durante siglos, se ha juzgado el nivel de educación y el carácter de una persona a partir de sus modales en la mesa. El acto de comer ha representado siempre un momento de respeto y de reverencia para todas las civilizaciones del mundo, que incluso ha tocado los márgenes de lo religioso y sagrado.

De allí que, hasta el día de hoy, el sentarse a comer en familia y agradecer por los alimentos sea uno de los actos que ayudan a definir a una familia funcional. Teniendo esto en consideración, queda claro por qué para todos resulta fundamental tener buenos modales en la mesa, y, a su vez, que los niños reflejen esa buena conducta en la casa y a la hora de comer en la calle o con invitados.

Enseñar a los niños a comportarse en la mesa es una parte clave en su educación.

¿Qué define a un niño con buenos modales en la mesa?

Sin duda, las normas de etiqueta que deben aplicarse para comer en la mesa y en eventos sociales son múltiples. Muchos de nosotros incluso desconocemos, o simplemente obviamos, normas tan rigurosas como la forma exacta en la que debemos tomar las copas, cómo se deben colocar los cubiertos luego de cada bocado en las pausas o al finalizar de comer, e incluso, cuáles son los cubiertos exactos para platillos especiales.

Aunque no seamos unos maestros en etiqueta, definitivamente hay conductas universales que harán que el niño comensal muestre su buena educación y respeto.

Un niño con buenos modales en la mesa se define como aquel que se desenvuelve de forma tranquila, toma sus alimentos con calma, pide permiso para tomar algo o solicita con cortesía lo que necesita, no juega con la comida ni con los cubiertos y da las gracias cuando se le atiende.

Si tu pequeño no puede recordar todas las normas para desenvolverse en la mesa por su corta edad, el sonreír, pedir permiso y disculpas y mostrarse siempre tranquilo hará que ya haya ganado gran parte del recorrido a la hora de mostrar su cortesía.

“El acto de comer ha representado siempre un momento de respeto y de reverencia para todas las civilizaciones del mundo”

Qué debe saber el niño sobre cortesía

A partir de los 4 años, los niños pueden ir aprendiendo las normas básicas de cortesía en la mesa. Las que te mostramos a continuación reflejan los pasos más sencillos de ejecutar y recordar por los pequeños.

  • Lavarse las manos antes de comer: esta acción resulta importante para mantener en buen estado la salud del niño.
  • Ofrecer ayuda a los padres para servir la mesa, o esperar con calma que se le llame a comer.
  • Una vez sentado en la mesa, el niño debe esperar a que los padres e invitados comiencen a comer para poder iniciar.
  • Pedir alimentos diciendo por favor y gracias.
  • No se deben poner los codos en la mesa.
Desde edades tempranas se puede enseñar a los niños a comportarse en la mesa.

  • Al masticar los alimentos, se debe mantener la boca cerrada y masticar lentamente.
  • Se debe hacer uso de la servilleta con frecuencia.
  • No se debe sorber la sopa.
  • El niño no debe jugar con los cubiertos, los debe utilizar solo para comer y, al finalizar, debe dejarlos paralelos a su plato.
  • Al terminar de comer, el niño no debe levantarse de la mesa si los adultos no lo han hecho, o sin pedir la autorización.
  • Al levantarse, debe agradecer por los alimentos y ofrecer su ayuda para recoger.

Por último, recuerda que, a la hora de comer, saldrá a la luz el verdadero carácter del niño. Si es grosero, malhumorado o recurre frecuentemente a los berrinches para que los padres complazcan sus caprichos, no servirá de mucho que haya aprendido las normas de cortesía en la mesa. Entonces, resulta fundamental que la corrección en la conducta de tu hijo sea constante y en todos los ámbitos.

Te puede gustar