¿Por qué mi hijo de un año se levanta con frecuencia durante la noche?

Gladys · 29 marzo, 2017

Pensar que tu pequeño tiene un problema de insomnio cuando se levanta seguidamente por la noche es normal. No obstante, es importante que tengas en cuenta que generalmente el sueño de los niños pequeños es por intervalos, en consecuencia, es normal que se despierte hasta cada 90 minutos. En caso que esos períodos sean más cortos y prologandos será necesario consultar con el pediatra para identificar las causas.

Durante el primer añito del bebé es posible que tus noches hayan dado un giro tremendo de 180 grados. Está todo claro, tu rutina de descanso se ha adaptado a la de tu pequeño: ahora despiertas cada vez que él lo hace, tus horas de vigilia se han duplicado y estás atenta a cualquier movimiento realizado por él.  Pero, ¿qué sucede cuando despierta al menos dos veces durante la madrugada?

Un pequeñito de 0 a 12 meses se levanta una o dos veces por la noche, otros, quizá muy inquietos, hasta tres veces. ALg unos niños duermen fácilmente y descansan durante toda la noche, sin interrupciones. No obstante es importante conocer que la cantidad de horas de sueño durante el primer año de los niños es en promedio de 12 a 13 horas.

Durante esta edad, los niños comienzan a estar levemente conscientes de su entorno, reconociendo incluso, la presencia de mamá en el cuarto. Adicionalmente su imaginación está evolucionando y son capaces de soñar. En ocasiones pueden despertar a causa de un sueño perturbardor, tal como puede suceder con un adulto promedio.

¿Por qué mi bebé se despierta frecuentemente?

Durante el primer añito, tu bebé suele pasar mucho tiempo en tus brazos o cerca de ti. A medida que crece, seguramente estableces una rutina antes de dormirlo y luego te vas a cama.

Ausencia de mami

El niño, al estar más consciente de su realidad, percibe la separación de mami. Al no tenerte cerca puede experimentar una especie de ansiedad, por lo que quizá, en primera instancia, se despierte y, al notar que no estás presente o tan cerca, llorará o gritará. Lo mejor es calmarlo hasta que recupere las ganas de descansar profundamente de nuevo.

Terrores nocturnos

Estos desagradables terrores nocturnos son diferentes a las pesadillas, que aparecen entre los 3 y 4 años de edad, y estas sí pueden ser recordadas, mientras que los terrores nocturnos, no. 

Estos terrores se desarrollan durante la etapa de sueño profundo de tu bebé, por lo que, es probable que súbitamente suelte un llanto y grité descontroladamente. ¡Alto! Esto es común en la mayoría de los niños de 0 a 12 meses, por lo que al principio puede que te asustes un poco y quieras cargarlo, calmarlo, etc.

No obstante, hay algo que muchas mamis desconocen y, es que esas acciones, pueden ser las que, precisamente desencadenen que el pequeñito no pueda dormir rápidamente durante los siguientes minutos.

Observa si llora o gime constantemente o determinadas veces, aun con sus ojitos cerrados. Si es así es muy probable que esté teniendo un sueño o terror nocturno. Recuerda que esto sucede estando completamente dormido, por lo cual tu hijo se encuentra en un sueño profundo.

Cuando esto sucede debes evitar cargar a tu hijo  para calmarlo, debido a que puede despertarse. Lo mejor que puedes hacer es verificar si efectivamente sigue con los ojos cerrados, aun cuando esté incomodo es preferible que lo acaricies suavemente pero sin moverlo. Si el llanto se prolonga por más de cinco minutos, entonces debemos investigar cuales son las razones y debemos proceder a calmarlo.

Ayuda a tu bebito

Sabemos que como madre, deseas que tu pequeño tenga un sueño largo y placentero, sin embargo, no es motivo de alarma si tu bebito se levanta varias veces durante la noche. A medida que crecen, observas que sus horas de sueños irán en aumento. Asimismo podrás notar que el sueño es de calidad: ameno y placentero.

Para que tu hijo duerma plácidamente durante la noche, también es recomendable que durante el día, juegues con él y lo distraigas. Es propicio actualizar su rutina antes de acostarlo incluyendo actividades relajantes: una ducha de agua tibia, un masaje corporal, una canción y el trato dulce de mami. Implementando todas estas recomendaciones es bastante probable que tu niño concilie un sueño profundo y reparador.