Las heridas familiares son las que más tardan en sanar

Francisco María García 7 febrero, 2018
La familia es la base de la educación en la etapa infantil. Es imprescindible cuidar el ambiente, el trato y todo lo que rodea al día a día en el hogar, ya que las heridas familiares son las más duraderas.

Es muy difícil encontrar una familia que sea capaz de convivir sin tener problemas entre sí; aunque puede existir un gran amor, comprensión y respeto, cada uno de sus integrantes es diferente y único, lo que puede generar problemas de convivencia que acaban por causar heridas familiares.

Estas heridas pueden llegar a afectar significativamente a las vidas y corazones de cada persona que forma parte del núcleo familiar, y además pueden dejar secuelas emocionales.

¿Cómo sanar las heridas familiares?

A pesar de que las heridas emocionales son las más profundas, es necesario tratar de recuperar aquellos vínculos que se encargan de mantener a la familia unida. Esto se puede conseguir mediante una serie de pasos que ayudarán a que sanen internamente de forma rápida y efectiva:

La crianza con respeto es positiva para niños y padres.

1.- Aceptar que la sanación no puede ser instantánea

Toda herida externa tarda tiempo en sanar, y sucede lo mismo cuando se trata de los sentimientos; por lo que no se pueden asumir actitudes ni comportamientos en contra de esta regla.

Para realizar una curación es importante darse el tiempo necesario, permitiendo así también a las personas implicadas poder sobrellevar el cambio que se está por realizar.

2.- Corregir todo lo que sea necesario

Si se ha hecho algo que no ha logrado más que ofender y afectar a la familia, es importante ofrecer una sincera disculpa y realizar un esfuerzo para arreglar las cosas. De esta forma, quienes forman la famila notarán que hay un arrepentimiento y la situación se puede encauzar.

3.- Perdonar

Cuando existe un problema es necesario aprender a perdonar; sobre todo cuando la persona trata de cambiar su comportamiento. Para ayudar, el resto de la familia debe apoyar este paso.

La mejor manera de notar si se ha logrado perdonar efectivamente es hablando constantemente del pasado, sin reprochar las equivocaciones ni expresar sentimientos de odio o enojo.

4.- Enfocarse en el presente

A la hora de recuperarse de heridas familiares, las personas suelen dirigir toda su atención a los problemas que los llevaron a sentirse mal con su familia. Sin embargo,  para sanar es importante dejar de vivir en el pasado, olvidando aquellas cosas que solo impiden el avance.     

5.- Buscar la sanación

Cuando se está en el proceso de cambio, siempre surgirán errores y tropiezos que serán inevitables. Por eso es necesario tratar de construir relaciones más sanas y fuertes, procurando además hacer notar todos los cambios positivos que se han dado hasta el momento.

6.- Amar a cada integrante de la familia

Una familia significa la unidad de las personas a pesar de todos sus defectos y contrariedades; es imprescindible comprender que cada persona actuará de diferente manera. Aunque no se demuestre amor constantemente, ello no significa que no se posean sentimientos de cariño hacia sus compañeros de vida.

Hay que recordar la necesidad de tratar de hacer que los demás comprendan los sentimientos personales, sea de manera verbal, física o con pequeños detalles. Por medio de la empatía, hay que aprender a notar lo mismo en los demás, pues cada persona está repleta de emociones.

Si no hay tolerancia a la frustración, un niño puede sentirse muy triste.

7.- Motivar los cambios

Motivar a las personas que forman parte del entorno familiar a que se propicie este cambio es la mejor forma de eliminar las heridas familiares. De este modo, no solo dejarán de tomarse las cosas personalmente y aprenderán a aliviar los problemas, sino que también se incrementará su autoestima considerablemente.

8.- Comprender a los demás

A la hora de tratar de recuperar una relación es importante darse cuenta de los momentos que vivió esa persona y la manera en la que se estuvo sintiendo mientras sucedía. Es muy positivo comprender y apoyar mientras se dan ánimos y se perdona.

Toda persona que tiene la intención de mejorar y solucionar los problemas que implican las heridas familiares merece obtener comprensión por parte de las personas que la rodean. Y esta comprensión debería ser aún mayor si se trata de sus seres queridos.

Te puede gustar