6 hábitos saludables que se deben fomentar en los niños

Hagamos cada día un poquito para cuidar la salud y tener una mejor calidad de vida.
6 hábitos saludables que se deben fomentar en los niños
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz.

Última actualización: 15 junio, 2022

Una vida sana se comienza a construir desde la infancia y por eso, es fundamental conocer los hábitos saludables que debemos fomentar en los niños. Así, los ayudaremos a lograr el objetivo de mantener su salud y su bienestar en la vida adulta.

La niñez es la etapa más propicia para adquirir ciertas costumbres, ya que el cerebro es mucho más receptivo al aprendizaje. Por eso, invertir tiempo hoy en educar a los pequeños en nociones de autocuidado habrá valido la pena a mediano y a largo plazo.

¡Repasa si estás dedicando el tiempo suficiente para inculcarle a tus hijos rutinas saludables!

Hábitos saludables: la mejor estrategia de prevención en salud

El juego, el deporte y la alimentación equilibrada son pilares fundamentales para mantener un buen estado de salud. No obstante, existen muchos más hábitos beneficiosos que debes inculcarles a tus hijos desde que son pequeños. ¡Apunta!

1. Alimentación equilibrada y variada

La variedad es uno de los componentes clave de las dietas saludables y está determinada por la inclusión de todos los grupos de alimentos en la pauta diaria. Estos son los vegetales (frutas y verduras), las carnes, los lácteos, las harinas (pastas y panificados), los cereales y las legumbres. Todos ellos aportan los nutrientes, las vitaminas y los minerales que el cuerpo necesita para desempeñar mejor sus funciones vitales.

Por otro lado, es preciso considerar el equilibrio de la dieta, que hace referencia a las proporciones deseables de cada uno de los grupos mencionados en la pauta de todos los días. Para eso podemos basarnos en la pirámide alimentaria, la cual nos orienta sobre las porciones y las cantidades recomendables de cada comestible, según las necesidades generales.

ninos comen merienda tentenpie bocadillo saludable refrigerio en el recreo escuela jardin de infantes
Sin entrar en demasiado detalle, existe una pauta general para adecuar el consumo de alimentos de los niños: más presencia de comestibles frescos y menos participación de envasados y de ultraprocesados.

¡No te olvides de los hábitos alimentarios!

A la variedad y al equilibrio hay que sumarle algunas otras recomendaciones para mejorar los hábitos alimentarios de los pequeños:

  • Inculcar la rutina de comer un buen desayuno todas las mañanas.
  • Planificar los horarios de la comida para evitar el “picoteo”.
  • Elaborar platos de forma atractiva para los niños, para mejorar su aceptación.

Según el informe ALADINO, en España y en Europa en general, el sobrepeso y la obesidad infantil han crecido de manera sostenida en los últimos 40 años. Y este fenómeno se relaciona, en gran medida, a los malos hábitos alimentarios propios de esta era.

2. Hidratación frecuente y suficiente

Beber agua es la mejor elección para mantener un buen estado de hidratación. Nuestro cuerpo se compone principalmente de este fluido y día a día se consume o pierde a través de distintas vías (la piel, la saliva y la orina, entre otras). Por eso, es clave reponer el agua corporal aun cuando no se perciba la sed y esto se logra con una ingesta apropiada, la cual se determina según la superficie corporal del infante.

Aunque a los niños les encanten los jugos de fruta, estos concentran una elevada cantidad de azúcar, por lo que es mejor reservarlos para ocasiones especiales y no consumirlos todos los días.

3. Más tiempo de actividad física

Tanto los juegos como los deportes son hábitos saludables que contribuyen al mejor funcionamiento del cuerpo. Mantener al cuerpo en movimiento es uno de los hábitos saludables que se deben fomentar desde la infancia, sobre todo para evitar el sedentarismo y el sobrepeso en etapas tempranas de la vida. Además, el deporte mejora la calidad de vida de las personas, ya sea a nivel físico, mental y social.

4. Menos horas de pantallas

Aunque antes el tema era la televisión, en la actualidad las pantallas se han multiplicado y se han convertido en la principal compañía de muchos infantes.

No obstante, se sabe que pasar muchas horas expuesto a las pantallas no es saludable para los niños. Estar sentados o acostados con los ordenadores o los móviles les quita tiempo para el juego activo, para realizar actividad física, para compartir con la familia y para salir a los espacios abiertos y disfrutar del aire libre.

5. Hábitos de higiene

Un aspecto íntimamente relacionado con la salud es la limpieza y la higiene física, en especial, el lavado de las manos y de los dientes.

No es una tarea fácil inculcarles a los pequeños la costumbre de cepillarse los dientes, pero es indispensable hacerlo desde que son bebés. Existen varias técnicas para eso y los beneficios asociados son muchos.

Mantener el hábito del lavado de manos es fundamental para el cuidado de la salud de todos. Se debe inculcar y reforzar desde la infancia, especialmente, luego de jugar en la plaza, de ir al baño, antes y después de comer o cuando se vuelve de la escuela.

nina manos lavado en lavabo agua jabon higiene feliz
La higiene de manos salva vidas y cuando se adquiere el hábito desde la infancia, se traduce en un mayor bienestar para toda la vida.

6. Horas de sueño

El hábito de ir a la cama a un determinado horario es primordial para establecer un orden en la casa y también, para respetar los ritmos de sueño y de vigilia de nuestro cuerpo. La cantidad de horas de sueño necesarias varían según la edad del niño y en los más pequeños, la siesta diurna puede ser una necesidad.

Los hábitos saludables se fomentan desde la infancia y tus acciones son clave

Gran parte de los aprendizajes de los niños se producen por imitación. Por ende, tu hijo copiará lo mismo que tú hagas en casa todos los días. Si quieres proponerte un cambio, comienza por revisar tus hábitos y mostrarle con el ejemplo cómo llevar una vida más saludable.

“Mi mejor consejo es que los padres sean buenos modelos a seguir al comer sano y ser físicamente activos con sus hijos”.

-Dra. Holly Nicastro, nutricionista de NIH-

O sea, si tú tienes hábitos saludables, tus pequeños también los tendrán, ya que estas costumbres serán vistas no como obligaciones ni como eventos extraordinarios, sino como cuestiones normales y diarias.

El tema es organizarse para compartir más tiempo y actividades con tus hijos, de forma de permitirles observarte de cerca y copiar lo que haces. Por ejemplo, preparar juntos una cena de comida sana para que vean qué ingredientes usamos, planificar una salida familiar al aire libre para caminar, entre otras.

Por último, apoya a tu niño cuando elija comer una manzana en vez de una galleta o cuando se prepare solito para ir a la cama a la hora de siempre. Y si todavía no toma esas decisiones, insiste con cariño y con paciencia y explícale por qué los hábitos saludables son tan importantes para él y para toda la familia.

Te podría interesar...
Cómo crear unos buenos hábitos alimentarios
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo crear unos buenos hábitos alimentarios

Los hábitos alimentarios son un conjunto de normas aprendidas desde la infancia. Pero la cuestión es: ¿qué factores influyen? ¿Cómo podemos cambiar...