¿Cómo funciona la tetanelgesia para bebés?

Amanda · 31 agosto, 2017

La tetanalgesia es la manera en la que llamamos a la función que cumple el pecho de la madre para calmar a su hijo. Según la experiencia de algunos trabajadores sanitarios, el pecho de mamá es el mejor calmante cuando tocan vacunas o tratamientos.

Por muchos años, el momento de colocar una vacuna al bebé, podría ser desgarrador. Era terrible lo que lloraban por temor más que por dolor. Resultaba complicado hacer el momento menos doloroso y traumático. Pero, había especialistas que consideraban que por ser pequeños, sus cerebros no podía identificar o sentir dolor, lo cual no es verdad.

No obstante, en la actualidad se pone en práctica una brillante solución. En realidad la lactancia puede ayudar a aliviar el dolor en lo bebés, e incluso a no sentirlo. De hecho la tetanalgesia es un método fundamentado por la fisiología del dolor por medio de estudios.

¿Cómo actúa la tetanalgesia?

madre e hijo disfrutando de la tetanalgesia

Es falso que el bebé no pueda sentir dolor. Estudios recientes han revelado que sus cerebros están lo suficientemente maduros como para procesar estímulos relacionados. Las lágrimas son reales, su miedo e inquietud tiene fundamento. Por tal motivo, científicamente se avala la tetanalgesia como método para calmar el dolor al bebé.

De acuerdo con un informe de la OMS, este método ofrece consuelo y alivio efectivo, por diversas razones. No se trata de una solución mágica, pero funciona pues se enfoca en un proceso significativo para el bebé. Tal vez puede llegar a llorar, pero no se sentirá desconsolado porque se encuentra en la posición más segura para él.

Del mismo modo, tomar el pecho le genera alivio por sí mismo. Estará saciando la sed y un instinto milenario. Se cree que madre e hijo se desconectan durante la lactancia, incluso, se habla del cerebro borroso de mamá. Es decir, mientras la madre da el pecho, su cerebro entra en una especie de pausa, que le impide procesar la información de manera normal.

Con el bebé pasa algo similar, quizá más intenso. Mientras está tomando el pecho, está totalmente concentrado en esa función. La succión genera endorfinas, que a su vez producen una sensación placentera. Podemos intentar distraerlo, pero de seguro se mantendrá en su tarea. Además, es capaz de relajarse lo suficiente como para tomar una siesta.

tetanalgesia 3

La leche materna también tiene su función en la tetanelgesia. Esta contiene lactosa, la cual ayuda a la producción y liberación de sustancias que producen alivio. En algún tiempo, se ofrecía glucosa para calmar al bebé, debido a su efecto tranquilizante.

Otras formas de administrar la tetanalgesia

Como es de suponerse, esta solución no es aplicable en todos los casos. El momento de tomar una muestra de sangre, colocar tratamientos o vacunas a los niños, no siempre es propicio para aplicar la tetanelgesia. Sin embargo, la OMS ha elaborado una serie de recomendaciones regidas por el mismo principio.

En tal sentido, los expertos explican una variante conocida como “madreanalgesia”. La madreanalgesia, no es más que el método universal para calmar al bebé, el regazo de mamá.

Los brazos de la madre parecen conceder un alivio inmediato, por eso son una alternativa en estos casos. Si no pudiéramos aplicar la tetanelgesia, ya sea porque no damos el pecho o no están dadas las condiciones, las siguientes recomendaciones pueden ayudar:

  • Es conveniente que la madre, cuidadores o persona de confianza del niño estén presentes antes, durante y después de colocar la vacuna o tratamiento. De ningún modo se recomienda que se le engañe o se le deje solo con el personal médico
  • Si el bebé toma el pecho, pero no es posible amamantarlo en ese momento, es recomendable hacerlo antes y después de que reciba la inyección
  • En niños no lactantes, el regazo de mamá es una eficaz alternativa. Igualmente, se recomienda distraerlos con algún juguete o el móvil.

El pecho de la madre no solo le aporta al bebé el alimento, también calor, cariño y conexión con la madre. Sin dudas, cuando el bebé toma el pecho está recibiendo todo el abrigo y protección que necesita, más allá de ser un proceso alimentario. Este método promueve un lazo capaz de alejar temores y dolores, por tal motivo, es avalado y aceptado ampliamente.