9 frases que no debes decir a los niños cuando no quieren comer

Cuando los niños no quieren comer, los padres acabamos desesperados y no sabemos qué hacer. Muchas veces, recurrimos a frases que no ayudan en absoluto. Te contamos qué debes evitar decir si quieres mejorar la hora de la comida.
9 frases que no debes decir a los niños cuando no quieren comer
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 23 noviembre, 2022

Cuando los niños no quieren comer o se muestran inapetentes continuamente, los padres se preocupan e intentan hacer todo lo posible para invertir la situación. Ahora bien, a veces se equivocan en la forma, debido a la desesperación que experimentan. Es entonces cuando utilizan frases que, en lugar de ayudar a acercar a los niños a la comida, lo único que hacen es empeorar la situación.

Se debe tener en cuenta que hay que evitar utilizar frases, acciones o comparaciones que transformen la hora de la comida en un momento traumático para los niños y para los padres. Por eso, en este artículo hemos hecho una recopilación de frases que no debes decir a los menores cuando no quieren comer. Así, podrás ver si estas frases están en tu repertorio o no y comenzar a evitarlas. ¡Vamos a ello!

Estas son las frases que no debes decir a los niños cuando no quieren comer

Hay niños a los que les cuesta mucho comer o que dicen constantemente que no les gustan los alimentos. Esto transforma la hora del almuerzo o la cena en una pesadilla para ellos y para los padres. Todos nos preocupamos por nuestros hijos y el que estén bien alimentados es una de nuestras misiones, de allí la desesperación. Así, a muchos nos ha pasado de utilizar frases que pensamos que pueden ayudar, pero que no funcionan.

Aquí, te ofrecemos un recopilatorio de frases que no debemos utilizar si queremos que nuestros hijos coman bien y se relacionen de una forma positiva con la comida.

1. “No vas a crecer si no comes”

Con este tipo de frases, lo único que conseguiremos es hacer sentir a los niños culpables. Se trata de una forma de chantaje emocional que les hace daño. Lo que sí podemos explicarles es que comer de todo hace que podamos crecer fuertes y sanos y desarrollarnos de forma correcta. Por eso, es importante que se alimenten bien.

Amenazar a los niños con un castigo por no comer carece de sentido y no es de gran ayuda. También puede afectar en la relación de los padres con el hijo.

2. “¡Comételo todo si no quieres estar toda la tarde castigado!”

Amenazar con un castigo no tiene ningún sentido ni va a ayudar en nada. ¿Qué te parecería a ti que te castigaran porque no comes algo que no te gusta? Además, no hay razón para ello. Si utilizamos esta frase y la llevamos a cabo, lo único que conseguiremos será que asocie la comida con un momento negativo, que siga sin comer o que lo haga sintiéndose infeliz. Además, con esto también romperemos la confianza en nuestra relación.

3. “¡Si no te comes la comida, no hay postre!”

Esta frase es otra amenaza con la que no conseguiremos que el niño coma, sino al contrario. Así, acabarán relacionándose de forma negativa con la comida. Hay otras formas de amenazas ocultas en frases como las siguientes: “comételo todo para ir al parque” o “si te lo comes todo, vamos al cine”.

4. “Mira que bien come tu hermano”

Nunca son buenas las comparaciones y a la hora de comer, tampoco. No debemos comparar a nuestro hijo con otro, ya que cada niño es único y es como es.

5. “Abre la boca que viene el avioncito”

Esta frase puede parecer inofensiva, pero cuando la utilizamos lo hacemos para distraer su atención y meterle la cuchara en la boca. Es cierto que no es la más dañina de todas. Aun así, no debemos enseñar a nuestros hijos a comer distraídos, con la televisión encendida o de otras maneras, ya que lo alejaremos de ser conscientes de la experiencia. Si siempre comen con distracciones, luego no querrán hacerlo si no las tienen.

6. “La abuelita se pondrá triste si no te comes la comida que ha preparado con cariño”

Esta es otra frase que oculta un chantaje emocional. Le hacemos sentir responsable al niño de que si no come alguien se va a sentir mal, cuando en realidad el estado emocional de otra persona no depende de él.

Las frases con comparaciones o descalificaciones afectan a las emociones del pequeño y no resuelven el problema de la comida.

7. “Comes como un bebé”

Esta frase, o decir “¡qué delicado eres, no te pareces a tu abuelo!”, es muy negativo, ya que los niños las sienten como descalificaciones o comparaciones que tienen una elevada carga emocional. No debemos olvidar que los pequeños tienen que ser respetados, aunque se nieguen a comer.

8. “Tantos niños pasan hambre y tú te dejas tanta comida en el plato”

Si los niños no son responsables de nuestro bienestar, lo son mucho menos sobre el del resto de niños del mundo. No creamos que porque digamos este tipo de frases concientizamos a nuestro hijo de la grave situación de muchos pequeños en el planeta. Al contrario, lo único que conseguimos es hacerles sentir mal por sus gustos y decisiones.

9. “Si te lo comes todo, te doy un helado”

Recompensar o castigar cuando un niño coma, no es un buen recurso. Así, acabará por asociar que hay comida mala y comida buena, según si lo recompensamos o lo castigamos. Esto no ayudará a su experiencia con los alimentos y se negará más todavía a probar otras comidas.

Las frases que pueden dañar cuando los niños no quieren comer

Es cierto que la hora de la comida puede convertirse en suplicio para los padres cuando los niños no quieren comer. En cualquier caso, hay determinadas cosas que no debes hacer si quieres que esta situación mejore. Por ejemplo, puedes empezar por eliminar de tu vocabulario algunas de las frases que te hemos comentado en este recopilatorio. Con ellas, lo único que se conseguirá es convertir este momento en una verdadera pesadilla para toda la familia.

Te podría interesar...
Mi hijo siente asco por la comida: ¿qué hago?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Mi hijo siente asco por la comida: ¿qué hago?

¿Te resulta complicado actuar cuando tu hijo siente asco por la comida? Descubre los motivos por los que le ocurre y cómo afrontarlo.



  • Chueca, A. S., & Zaragozano, J. F. (2009). Problemas de los niños a la hora de comer. Comedores resistentes y neofobia alimentaria. Boletín de la Sociedad de Pediatría de Aragón, La Rioja y Soria, 39(1), 12-16
  • Franco, L. V. (2006). El niño inapetente: Doctor, ¡Mi hijo no quiere comer!. Revista Mexicana de Pediatría, 73(4), 157-158.
  • Ortíz, H., & Barragán, A. (2012). Inapetencia infantil. Gastrohnup, 14(1), S35-S35.