¿Cómo formar una empresa familiar?

14 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Entre las diferentes formas de emprender un negocio está la empresa familiar. Se trata de una modalidad que tiene ventajas e inconvenientes. Es preciso conocer los pros y contras para tomar la decisión correcta.

Las empresas familiares tienen un enorme impacto en la economía de los países. Este tipo de empresas tienen muchas ventajas frente a las empresas unipersonales o a aquellas formadas por socios externos. Y justamente esas ventajas son la razón de su éxito. Una empresa familiar está basada en la confianza, el afecto, el apoyo mutuo y la continuidad. 

Los miembros de una empresa familiar están unidos por lazos de protección que pueden ayudarles a alcanzar los objetivos de la organización. Otra de las ventajas es la visión de largo plazo, ya que los descendientes son los herederos naturales y casi siempre continúan con el negocio.

Sin embargo, las empresas familiares también pueden ser difíciles de manejar debido a la tensión que puede generar la convivencia de dos universos: el de los negocios y el de la familia. A continuación, veremos algunos elementos para saber cómo formar una empresa familiar.

Diseñar un plan de empresa

Cuando varios miembros de una familia deciden formar una empresa familiar, surgen muchas dudas acerca de cómo hacerlo. Hay que pensar cómo organizar la compañía, cómo conseguir la financiación, qué figura legal utilizar, etc. Sin duda, son muchas preguntas sobre el buen gobierno del negocio que pueden desalentarnos.Mano alrededor de la silueta de cuatro personas hechas con papel simulando una empresa familiar.

Para resolver todos estos aspectos, es necesario diseñar un plan general de empresa. Es decir, sentarse a decidir y escribir toda la planificación de la empresa. Así, tendrán las ideas más claras y sabrán por dónde empezar. Lo primero que debe hacer la familia para comenzar el proyecto es definir el tipo de actividad que va a desarrollar y establecer claramente sus objetivos.

También hay que decidir cuántos socios formarán parte de la empresa y cuál será la figura legal que utilizarán para el negocio. De esa forma, se podrán definir el régimen de seguridad social y las obligaciones fiscales de la futura compañía.

Es importante que, por lo menos, una de las personas fundadoras de esta empresa tenga conocimientos suficientes en el sector en el que se desarrollará la estructura empresarial. Esto permitirá que la empresa, a pesar de ser familiar, también sea profesional.

Definir los roles de cada miembro de la empresa familiar

Será fundamental definir los roles de cada integrante de la empresa familiar. Esto es esencial para evitar posibles conflictos internos para el futuro, los mismos que suelen ser frecuentes en este tipo de empresas. Lo ideal es crear un comité de dirección y determinar las funciones específicas de cada miembro. Además, siempre es necesario designar a un líder. 

Una de las bases del éxito de una empresa familiar consiste en fijar las competencias, los derechos y obligaciones de cada integrante. Debe existir un respeto entre las distintas generaciones y miembros en cuanto al talento y las habilidades del otro. La situación familiar de hermano mayor, hijo, padre, etc., no debe influir en este aspecto.

Tener las cuentas claras en la empresa familiar

En cualquier empresa, el tema de las cuentas y el dinero suele ser uno de los más delicados. Y esto es especialmente cierto para las empresas familiares. En este tipo de negocios en los que reina la confianza y la cercanía es fundamental que las cuentas sean transparentes.

Por eso es necesario, en esta como en cualquier empresa, realizar un balance de cuentas con la ayuda de un profesional. Esta herramienta será muy útil para conservar la confianza y evitar los problemas personales dentro de la relación profesional. Manteniendo las cuentas claras y al día estaremos protegiendo el negocio y la relación familiar.Niña jugando con un coche y un montón de cajas a modo de jefa de la empresa familiar.

Crear un protocolo familiar

Con el fin de evitar problemas en el futuro, sobre todo en cuanto la sucesión, es indispensable crear un protocolo familiar. Este protocolo debe contener elementos de regulación, sucesión de propietarios y temas administrativos.

En efecto, la sucesión generacional suele ser uno de los temas más importantes que se deben considerar a la hora de formar una empresa familiar. Para que la continuidad del negocio esté garantizada, se deberá elegir al candidato más adecuado para tomar el control de la empresa cuando el actual líder se retire. 

El protocolo familiar también deberá establecer un plan de resolución de conflictos. De esa forma, cuando surjan conflictos, como ocurre en todas las empresas, los socios podrán acogerse a este plan para decidir cuál es la mejor forma de solucionarlos. Podrán hacerlo con un sistema de arbitraje, de mediación o de evaluación neutral.