Cómo fomentar la inteligencia emocional de nuestros hijos

Mónica · 23 septiembre, 2017

La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer, apreciar y valorar adecuadamente nuestras emociones y las de los otros, de manera que nuestras acciones puedan estar en consonancia con las emociones que sentimos.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Muchas investigaciones han deducido que las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida no se pueden medir mediante ningún  test de inteligencia. No nos sirve de mucho un cerebro brillante y un elevado cociente intelectual si no entendemos las emociones ajenas y no somos empáticos.

La mayoría de los padres son conscientes de que la educación de sus hijos está íntimamente ligada con un correcto desarrollo de sus emociones. Las relaciones familiares juegan un papel fundamental en el bienestar emocional de toda la familia. De igual modo, en el caso contrario son causa de conflicto y malestar, provocando emociones negativas que afectan a toda la familia.

Existe una correlación entre un correcto desarrollo emocional y un desarrollo académico profesional

Un hogar caracterizado por la paz, la calma, la armonía y la felicidad, será un entorno perfecto para canalizar las emociones de tus hijos. Los padres son los modelos a seguir para sus hijos. Por ello, los padres deben tener primeramente una buena conciencia emocional propia, es decir, ser conscientes de sus emociones, sus causas y sus posibles consecuencias.

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a tener inteligencia emocional?

Para ayudar a nuestros hijos a gestionar correctamente sus emociones debemos enseñarles a verbalizar sus emociones desde pequeños. Es bueno enseñarles a conectar consigo mismos, para que puedan comprender mejor cómo se sienten y después puedan expresarlo. Cualquier momento o situación del día es adecuado para practicar y desarrollar la propia conciencia emocional.

La inteligencia emocional es la capacidad de conocer y gestionar las propias emociones y las de los demás

Además, también es importante que presten atención a sus emociones, tanto si son positivas, por ejemplo cuando estén alegres, o si son negativas, cuando sientan tristeza o enfado, para luego poder etiquetarlas y ponerles nombre. No debemos olvidar la importancia de buscar la causa de esa emoción, intentar saber qué es lo que la ha causado y, lo que es más importante, por qué les hace sentir de esa manera. En definitiva, que adquieran una conciencia emocional propia.

En el caso de que se trate de emociones negativas, es bueno enseñarles a buscar alternativas a dichas emociones, esto es, si algo les ha causado un enfado, hacerles ver que ante una misma situación se puede actuar de muchas maneras y no siempre la decisión que tomamos es la correcta. Las emociones son en muchos casos las responsables de nuestros pensamientos y acciones, y por eso aprender a conocerlas y a reaccionar ante ellas nos puede ayudar a tener empatía y a ser más flexibles.

Características de los padres con una elevada inteligencia emocional

  • Poseen herramientas físicas y mentales de autocontrol.
  • Se basan primero en los hechos antes que en los prejuicios. Las primeras impresiones no son nunca determinantes.
  • Tienen la capacidad de ver el lado bueno de las cosas, es decir, de transformar lo negativo en positivo.
  • Saben tomarla responsabilidad de las acciones y sacar provecho de los errores.
  • Son capaces de poner límites y ser firmes si es necesario.
  • Están abiertos a conocer gente nueva.

¿Cómo trabajar la educación emocional en tu hijo?

Desde muy pequeños, nuestros hijos están expuestos a numerosas de emociones y sentimientos que deben aprender a percibir de forma positiva para tener comportamientos adecuados. De ello depende que tengan buenas relaciones sociales y una participación activa en la sociedad que se refleje en la satisfacción personal.

A continuación te presentamos algunos de los aspectos que deberás trabajar con tu hijo para trabajar el desarrollo de la inteligencia emocional:

Es importante desarrollar la inteligencia emocional para evitar problemas de autoestima

Comunicación

  • Busca espacios para hablar y escuchar abierta y activamente.
  • Cambia las preguntas cerradas por preguntas abiertas.

Reconocer las fortalezas

  • Felicita los logros y los esfuerzos que conllevan.
  • No etiquetes las conductas inapropiadas.
  • Potencia el afecto.

Ayudar en los momentos difíciles

  • Transmitir seguridad y mucha calma.

Ayudar a gestionar su emoción

  • Ayúdale a afrontar la situación y buscar una solución en conjunto.
  • Usa todos los conflictos de manera que tu hijo pueda aprender de ellos.

Recuerda que fomentar la inteligencia emocional de tu hijo no solo le ayudará a tener una buena comunicación y relación en casa, sino que también le permitirá desenvolverse con naturalidad en el futuro, tomar sus propias decisiones y actuar consecuentemente.