Estoy embarazada y tengo sangrados, ¿cómo es posible? - Eres Mamá

Estoy embarazada y tengo sangrados, ¿cómo es posible?

colestasis 3

No pocas mujeres aseguran haber tenido sangrados o menstruaciones casi normales mientras estaban embarazadas. De hecho, muchas de ellas no supieron que estaban embarazadas hasta que no les comenzó a crecer la barriga, precisamente, porque, según ellas, continuaron teniendo menstruaciones durante los primeros meses.

Como esta es una duda popular que sigue ganando fervientes defensoras (aquellas a las que les ha pasado), en nuestra revista decidimos esclarecer cualquier interrogante al respecto.

¿Se puede tener menstruación estando embarazada?

No, y te explicamos por qué.

La hormona progesterona es la encargada de preparar y hacer que el tejido endometrial se mantenga adherido al útero para que un embrión pueda implantarse. Cuando los niveles de progesterona bajan el endometrio se despega de las paredes del útero y provoca la menstruación.

89051-dolor-estomago

Pero toda vez que un embrión se implanta y comienza un embarazo los niveles de esta hormona sexual comienza a subir hasta el final del embarazo, momento en el que nuevamente comienzan a bajar para que ocurra el parto.

Resumiendo: cuando hay un embarazo los niveles de progesterona en la mujer son muy altos y eso impide que ocurra una menstruación.

¿Entonces cómo es posible que algunas mujeres sangren cuando están embarazadas?

El sangrado, durante el embarazo, tiene muchas causas, algunas de ellas anuncian su interrupción, pero no en todos los casos es tan dramático.

  • Sangrado de implantación: Se caracteriza por un ligero sangrado días antes de la fecha habitual en la que aparece la menstruación. Tiene lugar solo el primer mes cuando el embrión se aloja en el endometrio y en este “avatar” rompe algunos vasos sanguíneos. Este sangrado no es constante ni abundante como ocurre durante la menstruación y apenas dura 2 o 3 días
  • Embarazo ectópico o extrauterino: Ocurre cuando el óvulo fertilizado no se aloja en el útero como debería ser sino fuera de este, por lo general, en una de las trompas de Falopio. Si el embarazo no es interrumpido a tiempo la trompa puede romperse y provocar sangrados abundantes. Pero, claro está, viene acompañado de dolores intensos y pone fin al embarazo
  • Aborto involuntario o espontáneo: Ocurre cuando una mujer pierde el embrión o el feto por causas ajenas a su voluntad. Biológicamente puede estar provocado por disímiles causas. Así como en el caso del embarazo ectópico, el aborto espontáneo pone fin al embarazo y se ve acompañado de fuertes dolores bajo vientre y sangrado abundante. Este evento es más frecuente en el primer trimestre de la gestación
  • Embarazo molar: Es aquella degeneración de la placenta que provoca un embarazo anómalo. Este es un trastorno que se caracteriza por un crecimiento anormal del embrión implantado en el útero que provoca un sangrado vaginal alrededor del segundo trimestre del embarazo. Cuando este embarazo es detectado debe ser interrumpido lo antes posible pues podría provocar un coriocarcinoma (cáncer muy agresivo que tiene lugar en la placenta)

período-menstrual

  • Desprendimiento prematuro de la placenta: Tiene lugar cuando la placenta se separa de las paredes del útero parcial o totalmente en el tercer trimestre de la gestación pero mucho antes de que vaya a nacer el feto. Cuando ocurre un desprendimiento prematuro de la placenta suele haber un sangrado oscuro pero no abundante. Si no se diagnostica y se toma providencias a tiempo puede provocar la muerte del feto
  • Placenta previa: Se produce cuando la placenta se implanta en la parte inferior del útero de manera total o parcial “sellando” el cuello del útero e impidiendo que, cuando sea hora, el feto pueda salir por el canal del parto. Esta complicación es más común en el segundo y tercer trimestre de la gestación y suele venir acompañado de un sangrado vaginal rojizo, abundante y sin dolor muy parecido al de la menstruación

Además de estas causas existen otras que provocan los “sospechosos” sangrados durante la gestación, como por ejemplo, cuando la mujer tiene lesiones en la vagina o en el útero y sangra en determinados períodos.

En cualquier, caso tanto los orígenes como el comportamiento a seguir lo determinará un gineco-obstetra.

¿Cuándo debo preocuparme por el sangrado vaginal?

Apenas se produzca. Nadie como un médico para diagnosticar las causas de tu sangrado. Apenas veas que has expulsado algunas gotas de sangre vete inmediatamente al doctor pues ese podría ser también el principio de una amenaza de aborto.