Escuelas Montessori: una interesante alternativa educativa

Macarena · 14 marzo, 2016

Las Escuelas Montessori cuentan con una sólida trayectoria que supera los cien años en la que se destaca el respeto hacia el alumno y la confianza en su capacidad de aprender, descartando la idea de “moldear” a los niños a fin de reproducir a sus padres y profesores.

¿Pero qué hay de particular con esta pedagogía? ¿Por qué en la actualidad se habla de forma tan positiva respecto a las Escuelas MontessoriDescubre los beneficios de esta metodología en este artículo de Eres Mamá.

Esta novedosa filosofía educativa prescinde de los maestros para apelar a la sabiduría de los “guías” además de conformar una propuesta educativa no tradicional basada en la libertad de los chicos, quienes absorben toda información útil para la vida cotidiana cual esponjas.

El método Montessori

El trabajo de la Doctora María Montessori no apuntaba solo al desarrollo de una nueva forma de enseñanza, sino a permitir que los niños descubran la vida y alcancen su potencial en un ambiente preparado y a través de los sentidos, mas siempre de modo espontáneo.

Asimismo, esta referente en la materia concibió a los niños como la esperanza de la humanidad, siempre y cuando se los dote de alas dándoles la oportunidad de aprender y utilizar su libertad, a fin de gestar un adulto con capacidad de enfrentar sus problemas.

Todos estos elementos, transpolados al ámbito académico, suponen la planificación y el diseño de equipos y ejercicios educativos que buscan impulsar aquello que los chicos hacen por sí mismos, de manera natural, y sin ayuda de los adultos. Pues según esta pedagogía, uno mismo construye su propio aprendizaje.

Quienes adscriben a esta disciplina acotan que las Escuelas Montessori no representan simplemente un sistema educativo sino una actitud hacia la humanidad, la cual se inicia en la infancia. De manera que esta propuesta sostiene que la educación se inicia con el nacimiento.

d1cc5b2b398af387f59f0a0202bdc5f9

Claves de las Escuelas Montessori

  • Un rol diferente para el educador. En este tipo de pedagogía, se apela a la figura del guía, quien tiene la misión de potenciar destrezas o propone desafíos y cambios. Para acometer esta tarea, se realiza un seguimiento personalizado de cada pequeño a fin de detectar la personalidad del niño en pos de forjar la formación del mismo.

Consecuentemente, los guías con su experiencia y dedicación refuerzan hábitos esperables preexistentes, imparten nuevos conocimientos y abren para cada chico un abanico de posibilidades que le permitirán desarrollarse integralmente de cara al futuro.

  • Espacios acordes al tipo de enseñanza impartido. Las Escuelas Montessori conforman ambientes nada “espesos” puesto que evitan incitar a la competencia entre compañeros, al mismo tiempo que promueve el respeto y la valoración de cada alumno, considerando paralelamente que cada menor maneja sus propios tiempos y ritmos.
  • Aprendizaje basado en el error. Estos colegios consideran que cada equivocación o falta forma parte del aprendizaje, por lo cual no suelen ser castigados ni señalados por ellos, sino que se integra y valora como etapa fundamental del proceso.

Por supuesto, desde el colegio se estimula al chico a realizar una suerte de autoevaluación respecto a sus errores.  Errar implica necesariamente aprender, y viceversa. Ahora bien, resulta de vital importancia que, aun errando, los muchachos no se desmotiven o desalienten.

98c86b7c4df4b4e785c88993a05ecbf9

  • Una cuestión de principios. Los principios sobre los que sienta sus bases la Pedagogía Montessori son la autonomía, la independencia,la seguridad, la autoestima, la iniciativa y la capacidad de elegir, además del desarrollo de potencialidades, de la voluntad, la concentración, el respeto por los otros y la autodisciplina.
  • Concepción de una mente absorbente. De acuerdo a la médica y docente que da origen a esta destacable forma de concebir la educación, las mentes de los infantes serían como esponjas capaces de absorber la información del entorno.

Durante los primeros años de vida los niños aprenden a hablar, caminar, comprender las señales y relaciones sociales, las leyes de la naturaleza e incluso los rudimentos de la lectura. Parte de este aprendizaje es inconsciente en tanto que los cerebros de los chicos pueden aspirar la información automáticamente.

  • Materiales didácticos que despiertan sentidos y transmiten saberes. Las Escuelas Montessori trabajan con materiales didácticos proyectados especialmente para ser estéticamente agradables y capaces de enseñar a través de los sentidos mediante su simple manipulación.

Cada elemento empleado por esta pedagogía está científicamente diseñado con el fin de transmitir un concepto, por lo que se desprende que existe cierto orden en el que se presentan los materiales de acuerdo al estadío académico en el que se encuentra inserto el chico.

  • Un currículo integrado, no una mera escisión. Con más de 20 mil colegios en más de 110 países, este estilo de educación alternativa ampliamente difundida a lo largo de todo el mundo, tiene la ventaja de conformar un currículo que abarca tanto los conocimientos y destrezas de los alumnos, como así también las actitudes y valores a desarrollar.

Estos colegios tienden a apostar por la atención a la diversidad de los alumnos, quienes lejos de ser seres pasivos y receptivos, son activos y constructivos. Por ello la escuela viene a potenciar su imaginación y a favorecer el desarrollo de sus capacidades y habilidades.