La escuela en casa y las nuevas formas de aprender

18 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Entre las polémicas por las ventajas y los posibles perjuicios de la escuela en casa para el desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños son muchos los padres y educadores que se preguntan si se permite educar a los niños en casa en España.

Las nuevas formas de educar ya son una realidad que no podemos ni debemos ignorar en tiempos de constante transformación. Y entre las nuevas modalidades de enseñanza y aprendizaje crece la tendencia de la escuela en casa.

Se propone que los niños y jóvenes aprendan desde su hogar, con la ayuda de los medios tecnológicos, y no en los tradicionales centros educativos. ¿Cómo de avanzada está esta técnica educativa?

Escuela en casa en España: ¿una práctica desamparada por la ley?

Si bien hay muy pocos datos oficiales, se observa que la tendencia de la escuela en casa ha llegado con fuerza también a España. Cada año, crece el número de familias españolas que optan o que evalúan la posibilidad de adoptar el homeschooling en la educación formal de sus niños y adolescentes.

El principal motivo que incentiva esta elección parece ser la posibilidad de proporcionar un aprendizaje completamente personalizado, en un ámbito positivo y familiar que estimule el aprendizaje.Profesora dando clase a su alumna desde casa con la llamada escuela en casa o homeschooling.

Las familias homeschoolers también destacan la posibilidad de integrar más fácilmente los entornos virtuales y las nuevas tecnologías a la educación de los niños, fomentando el desarrollo de habilidades esenciales en plena era digital.

No obstante, la escuela en casa aún resulta una práctica minoritaria en España que suena bastante exótica para la sociedad en general. Pero más allá de la opinión popular, lo que más preocupa a los padres es la ausencia de un respaldo legal para el homeschooling en las normativas y leyes españolas que hablan sobre el derecho a la educación.

Frente a la omisión de los textos legales, el homeschooling termina quedando en una situación muy parecida a la clandestinidad en España. Es por ello que se hace necesario regular esta cuestión.

Las familias que optan por esta modalidad de enseñanza y aprendizaje retractan la dificultad de educar a sus hijos en casa en estas condiciones de precariedad en materia jurídica. No cuentan con ningún instrumento legal que garantice o proteja el ejercicio de su libertad de elección respecto a la educación de sus hijos.

Pero ¿realmente es viable la escuela en casa?

Aunque se genere un amplio abanico de argumentos en su contra, la escuela en casa ya no es una ilusión o una ideología. Miles de familias en diferentes países y continentes demuestran que sí es posible y viable llevar a cabo la educación de sus niños en el cálido e íntimo ambiente de sus hogares.

No obstante, en España esta modalidad se enfrenta a serios obstáculos e impedimentos prácticos. El principal de ellos es, sin lugar a dudas, la consideración legal (o la falta de ella) que España destina al homeschooling. Pero se engaña a quienes piensan que la compleja situación de la escuela en casa en territorio español se reduce a una prohibición legal.

En realidad, el mayor problema es precisamente la falta de un posicionamiento claro y objetivo sobre esta materia. Desde el retorno al régimen democrático y hasta la actualidad, aún no encontramos un reconocimiento legal en las leyes españolas sobre el homeschooling.

Por un lado, no existe un amparo legal para las familias que decidan adoptar esta modalidad, pero tampoco se prohíbe su desarrollo en el país. Sería, por tanto, una especie de laguna jurídica o normativa.

En consecuencia, la escuela en casa termina cayendo en una especie de vacío legal que limita y desincentiva su implementación en España. Y ello sitúa a la educación española en una dirección contraria a la mayoría de los países del continente europeo.

Basta con decir que en países como Francia, Dinamarca, Finlandia, Reino Unido y varios cantones de Suiza, las tareas educativas en casa están perfectamente reguladas y amparadas por la legislación local.Homeschooling: profesora dando clase a sus alumnos en casa.

Lógicamente, se prevé en estos países que todo debe estar bajo la tutoría de los padres y la supervisión de autoridades competentes. Se trata de asegurar que los niños entren en contacto con los contenidos fundamentales para su formación y cumplir los requisitos básicos de la educación formal en el país.

Conclusión

Es importante dejar en claro que la escuela en casa ya es una realidad en España. Más allá de opiniones, el vacío legal sobre esta modalidad termina ‘empujando’ a que las familias adopten y practiquen el homeschooling en una condición de casi clandestinidad. Y en la falta de un marco legal y de un instructivo oficial es posible que se vea afectado el aprendizaje de los niños.

La reflexión sobre el éxito de la escuela en casa nos ayudará a identificar las limitaciones del actual sistema educativo formal de nuestro país, que impiden el cumplimiento de las necesidades y expectativas de los padres para la educación de sus hijos.