¿Por qué es bueno enseñar a los bebés a sonreír?

Mervis Romero · 28 mayo, 2018
Enseñar a los bebés a sonreír es una tarea increíblemente satisfactoria para los padres. Al lograrlo, recibirás incontables muecas que te traerán alegría. Además, criarás niños más felices, con mejor capacidad de aprendizaje y con buenas relaciones interpersonales.

La sonrisa es el reflejo de la felicidad y satisfacción. Además, reír provoca innumerables beneficios a la salud. Es importante enseñar a los bebés a sonreír, pues gracias a eso mejorarán las relaciones con los demás y serán más felices.

Desde el nacimiento hasta alrededor del primer mes de vida, la sonrisa es solo un acto reflejo para llamar la atención. A partir del segundo mes, los bebés empiezan a manifestar las emociones con la risa.

Ahora bien, ¿cómo se logra sacar esa hermosa sonrisa? ¿Cuáles son los beneficios? Encontrarás las respuestas a continuación.

¿Cómo enseñar a los bebés a sonreír?

Desde que están en el vientre materno, los bebés muestran una sonrisa; también continúan haciéndolo luego del nacimiento. Sin embargo, lo hacen para que tú los veas y atiendas, por lo que no hacen diferencia entre la sonrisa y el llanto.

No obstante, poco a poco podrás enseñar a los bebés a sonreír. En realidad, no es difícil lograrlo; es especialmente importante no exagerar.

Es tan fácil provocar una sonrisa en los pequeños que podrías entusiasmarte y hacerlos reír tanto que pasarán al llanto en cuestión de segundos. Esto pasa porque, al no saber cómo controlar su risa, pueden desesperarse.

Habiendo comentado las particularidades especiales de esta reacción, enumeraremos algunas formas de generarla en los más pequeños:

Hacer contacto físico

Existen puntos nerviosos en el cuerpo que provocan las risas. Estos se activan a través del tacto, con las famosas cosquillas. Así que, si quieres hacer reír a tu bebé, esta es una forma muy sencilla de lograrlo.

¡Sorpresa!

¿A quién no le ha provocado esconderse tras sus manos al ver un bebé y luego gritar ‘¡sorpresa!’? Ver su reacción ante este sencillo acto causa mucha felicidad. Esto es algo que puedes hacer cuantas veces quieras, pues ellos nunca se aburrirán.

Los juguetes contribuyen a enseñar a los bebés a sonreír.

Hacer sonidos con algún juguete

Cuando tu pequeñín escucha ruidos extraños pero divertidos, como al mover un juguete como las sonajas, se genera una sensación que no entiende, pero que sí le da mucha risa.

Frente al espejo

Si colocas a tu bebé frente al espejo, enseguida verás como se forma una sonrisa en su rostro. La explicación a esto es que simplemente el pequeño se regocija al observar que alguien del otro lado está haciendo los mismos movimientos que él hace.

“Desde el nacimiento hasta alrededor del primer mes de vida, la sonrisa es solo un acto reflejo para llamar la atención”

Da el ejemplo

La mejor forma de enseñar a los bebés a sonreír es sonriendo tú primero; cuando los niños ven que eres feliz, ellos también lo son.

Para lograr esto, puedes sonreír mientras les dices palabras cariñosas. De inmediato podrás ver como se les ilumina el rostro y te regalan esa sonrisa tan esperada.

¿Cuáles son los beneficios de la sonrisa en los bebés?

Los resultados de esta reacción son buenos tanto para ti como para los pequeños de la casa. Tales beneficios son los siguientes:

  • Mejora la autoestima y confianza en sí mismos. Esto se debe a que, muchas veces, la causa de la sonrisa es que ha logrado algo.
  • Fortalece el sistema inmunológico. Las endorfinas —hormonas de la felicidad— liberadas con la risa regulan el sistema inmune; se evita así que los pequeños se enfermen con facilidad.
  • La risa, además, tiene cualidades calmantes. Esta puede aliviar el dolor de cabeza y, en el caso de tu bebé, puede hacer que se olvide el susto de una caída.
  • Favorece la retentiva, mejora la concentración y ayuda a que los niños tengan buena conducta.
  • La risa ayuda a mantener buenas relaciones sociales; a nadie le gusta compartir tiempo con una persona amargada.
Enseñar a los bebés a sonreír es muy importante para su desarrollo.

  • Reduce el estrés y las tensiones diarias; ayuda también a tolerar los momentos vergonzosos.
  • Los bebés también usan la risa para que no te enfades con ellos cuando hacen algo malo.
  • El cerebro se oxigena, lo que favorece la imaginación y al aprendizaje.
  • Para sonreír se necesita poner en acción 12 músculos faciales, además de los del abdomen. O sea, es casi como hacer ejercicios; al enseñar a los bebés a sonreír les estás ayudando a ser niños sanos.

La sonrisa es una manera de comunicación, pues al hacerlo les transmites a los demás tus emociones, además de traer alegría a quienes te rodean. Por esto y por todas las razones anteriormente mencionadas, es importante enseñar a los bebés a sonreír. ¡Ten en cuenta estas sugerencias y disfruta de la hermosa sonrisa de tus pequeños!