Enseña a tu hijo a pintar con estas técnicas - Eres Mamá

Enseña a tu hijo a pintar con estas técnicas

Pintar es un ejercicio manual que trae grandes beneficios a los niños; lo mismo a los más pequeñitos como a los de más edad. Con el objetivo de participar, de alguna manera, en el crecimiento físico y cognitivo de tu pequeño, además de recomendarte que uses las técnicas convencionales que seguramente conoces como la hoja de papel con lápices, acuarelas o crayolas de colores y la pizarra y tizas.

En el presente artículo te ofrecemos tres nuevas técnicas para pintar que puedes enseñarle a tu niño.

Pintar con alimentos

Pintar con alimentos se hace popular en diversas regiones del mundo. De todas partes surgen creadores que descontextualizan la comida y la usan para plasmar sus ideas.

Pintar con comida es ingenioso y ayuda a desplegar la imaginación; es divertido, fácil de hacer y sirve para experimentar.

Dale a conocer la técnica de foodpainting a tu pequeño y permítele lo que muchos padres no permiten hacer a sus hijos, ni hasta tú, en otros momentos: jugar con la comida.

Enséñale como usar los alimentos para crear paisajes, rostros, animales, flores… ya sea dentro de su plato, al terminar la cena, o sobre la misma mesa a la que está sentado.

Esta técnica puede llevarla a cabo si agarra los comestibles con la misma mano o usa el pincel a la hora de dibujar con los alimentos más blandos.

El arte dentro de una botella

Una botella de plástico puede servir para crear una preciosa obra. Para tu felicidad, no deja manchas en el suelo, o en la ropa de tu pequeño. Con ella, el desorden se mantiene controlado.

Si quieres invitar a tu hijo a probar esta técnica debes buscar:

  • Una hoja de cartulina blanca
  • Una botella de boca ancha con tapa o cualquier otro recipiente plástico en donde se pueda introducir la hoja de cartulina
  • Temperas de colores
  • Pueden ser piedrecitas que recojan del patio.

Cuando tengas los materiales que necesitas en esta actividad cuela la hoja de cartulina dentro del frasco y ponla recostada a uno de los lados del recipiente. Nunca en el fondo.

Luego, vierte las temperas dentro del frasco cuidando de no mezclarlas; es decir, en un lado echarás un poco de tempera azul, en otra parte del fondo algo de tempera roja… y así sucesivamente hasta tener varias tonalidades dentro del pomo.

Por último, echa las canicas sin importar en dónde caigan. Una vez preparado el frasco tápalo bien.

Dile a tu hijo que esta técnica consiste en agitar el recipiente en varias direcciones y a la velocidad que él estime conveniente para que las canicas, en su movimiento, plasmen las tonalidades sobre la hoja creando así diversas formas.

Una vez él considere que su pintura está terminada debes abrir la tapa del pomo y dejar que la tempera se seque un poco. Así no arruinarán la pintura.

Luego, ayúdale a sacar la cartulina y detente a admirarla.

Otra cosa buena que tiene esta técnica es que las canicas y temperas pintan las dos caras de la cartulina a la misma vez. Así, tu niño puede elegir entre una y otra cara para decidir, de las dos, cuál es la que va a mostrarle a su público.

Cascada puntillista

El puntillismo es un estilo de pintura fácil de aprender.

Así como realizar trazos de forma caótica sobre una hoja de papel, a los niños pequeños les divierte mucho marcar puntos sobre ella. Aprovecha esta inclinación para enseñarle a tu hijo una técnica antigua gracias a la cual han surgido grandes obras.

Para ponerlo a pintar usando la técnica puntillista debes buscar una hoja de papel, lápices y temperas de colores, pinceles y plastos plásticos desechables.

Vierte un poco de témpera azul sobre uno de los platos, muéstrale a tu hijo cómo mojar (solo un poco) el pincel dentro de la pintura y pegarlo a la hoja sin hacerle presión.

Aunque la técnica no es fiel a la original (el puntillismo) le servirá a tu hijo para sacar a la luz una pintura diferente.

El niño deberá hacer puntos por todo el interior de la cascada para dibujarla completamente de azul. Al terminar, puede también usar otros colores para, con la misma técnica, pintar peces que caen junto al torrente de agua.