Enseña a tu hijo a andar seguro en la calle

Más temprano que tarde el pequeñito que va de tu mano y cargas cada vez que tienes que cruzar una calle, ese que juega en el parque siempre bajo tu supervisión, andará solo en la calle. Aunque preocupada, deberás darle la libertad para que vaya solo por la vida. En ese entonces, tendrás la tarea de alertarlo de las amenazas que le acechan porque será él, solo él, quien tenga que cuidarse cuando esté fuera de casa.

Enseña a tu hijo a andar seguro en la calle. Si aprende a identificar el peligro sabrá cómo cuidarse de él.

Normas de seguridad vial que debes enseñarle a tu hijo

Mamá, para que tu hijo ande lo más seguro posible cuando está en la calle, debes enseñarle algunas normas. Entre ellas, no olvides decirle que:

Use las aceras

Las aceras son espacios diseñados solo para los peatones y es por allí por donde siempre debe andar cada vez que necesite desplazarse.

Siempre que pueda, dile que camine por la acera que va en contra del tránsito, de esta manera, no tendrá los autos a su espalda. Ellos siempre vendrán de frente.

Este consejo es básico para preservar su vida. En caso de que a algún auto se le vayan los frenos, el conductor ande baje los efectos de las drogas, haya un accidente o pase cualquier otra eventualidad y los vehículos se le vengan encima, él podrá verlos sin problemas y correr para salvar su vida.

Pero incluso por las aceras tu hijo debe transitar con precaución, sobre todo, cuando va a pasar algún parking de coches.

En esos lugares los autos a veces entran a gran velocidad o dan marcha atrás sin advertir si alguna persona va caminando por allí.

Tenga cuidado cuando cruce la calle

Adviértele a tu pequeño que nunca cruce la calle por las esquinas. En las esquinas los autos pueden venir desde varias direcciones.

Pídele que evite cruzar corriendo. Si corre puede tropezar y caerse, lo que aumenta el peligro en caso de que algún auto venga a gran velocidad y no lo vea tendido en el suelo.

criar-nino-estados-unidos_183646

Cada vez que tenga que cruzar una calle, además de la dirección por donde vienen los autos, que mire también hacia la otra no vaya a ser que lo sorprenda un conductor inconsciente que vaya en contra del tránsito.

Conozca y use las señalizaciones

Es imprescindible conocer el semáforo y lo que indica cada color.

Jamás se confíe

Advierte a tu hijo que en los pasos peatonales no se confíe solo del semáforo. Debe mirar a la vía y estar atento a todos los coches.

Muchos conductores no respetan las leyes y se pasan los pasos de los peatones sin tener en cuenta que las personas aguardan para cruzar la calle.

Si está en el parque o en algún terreno de juego y se le escapa una pelota para la calle, que pida ayuda a un adulto. Siempre habrá alguien en la acera contraria que le tire la pelota.

De lo contrario, que deje a un lado la euforia del juego, tenga un poco de calma y mire hacia los dos lados de la calle, varias veces, antes de cruzarla.

En la confianza está el peligro. Ideas como: “él se va a detener cuando me vea”, “me da tiempo”, o “yo soy quien tiene el derecho”, son funestas cuando se anda en la vía.

Ni él se va a detener porque sencillamente anda apurado o ebrio, ni a tu hijo le va a dar tiempo porque la velocidad del auto siempre es mayor que la carrera que puedan echar sus piececitos. Aunque tu pequeño tenga el derecho, es mejor quedarse sin el derecho y preservar la vida. Por su bien, dile esto.

naz_a37e826c99ae43839dee8d0516fd1e7c

No sea imprudente

Dile que no se cuelgue en bici detrás de los autos para andar más rápido o ser el “valiente” de su grupo de amigos. Pídele también que nunca se baje del autobús cuando aún esté en funcionamiento.

Aunque escuchar música es divertido, ir por la calle con los oídos “taponados” con los audífonos es sumamente peligroso; por eso, tampoco debes olvidar decirle que deje este pasatiempo para cuando esté sentado en el parque o se encuentre dentro de casa.

Enseña a tu hijo a andar seguro en la calle para que sigan disfrutando de la felicidad que hoy tienen.  

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar