Emigrar en familia: 5 consejos para ayudar a tus hijos

Emigrar en familia puede acarrear una mejora del nivel de vida de la familia, pero, desde luego, muchas veces también irá acompañado de sufrimientos. Ayudar a los niños en este proceso de cambios es fundamental para que se puedan adaptar a ellos.

Emigrar en familia no siempre es sencillo, y mucho menos cuando los niños son pequeños. Este proceso, que supone cambiar completamente la historia de toda la familia, debe ser planificado debidamente por los padres.

Emigrar puede significar una experiencia positiva para todos los integrantes de una familia. El roce con personas de otra cultura, aprender un nuevo idioma y adquirir conocimiento sobre la historia y la geografía del país que los ha recibido son solo algunos de los aspectos que se deben estudiar a la hora de salir del país de origen.

No obstante, el proceso de emigrar en familia puede suponer algunas veces un rompimiento, un gran esfuerzo por adaptarse a una nueva cultura y la reconversión completa de la identidad y transformación de todos. Todo esto acarrea dificultades en el proceso de adaptación.

Medidas para emigrar en familia

Vamos a conocer algunos consejos que como padres deberéis adoptar para que el proceso de emigrar en familia sea lo más feliz posible:

1.- Fortalecer la comunicación

Una vez que tú y tu pareja decidáis emigrar y emprendáis el proceso, es muy importante mantener una comunicación activa y sincera con los niños. Hacerlo será clave para asumir de la mejor manera las diferentes etapas venideras del proceso de cambio.

Hablar con los hijos es una manera de conocer cómo están.

Es muy importante escuchar siempre los puntos de vista y temores de todos, pues hacerlo os ayudará a disiparlos. Una constante comunicación ayudará a todos los miembros de la familia a conectar con sus propios sentimientos y con los de los demás. Además, hablar en familia os ayudará a acompañaros los unos a otros y a daros ánimo cuando lo necesitéis.

Cuando os reunáis en la familia tratad de destacar los diferentes aspectos positivos del país al que os mudaréis.

No intentes minimizar la preocupación que muchas veces los niños suelen mostrar ante las situaciones de cambio, trata más bien de apoyarlos y de acompañarlos en ese proceso.

2.- Comprender las emociones de los niños

Todos los miembros de la familia enfrentarán diversos cambios emocionales a causa de la emigración, por eso es importante comprenderse los unos a otros, y en especial a los niños, que generalmente magnifican un poco sus emociones.

El proceso de adaptación intercultural es asumido de manera diferente por las personas. Debes ser consciente de esa realidad con el fin de manejar de la mejor manera los altibajos emocionales y los que tendrán los niños.

3.- Promover siempre una actitud positiva

Es importante que durante todos los preparativos de la mudanza, los padres tratéis de mantener siempre una actitud alegre y calmada. Debéis manejar de la mejor manera posible vuestras propias emociones, ya que los niños perciben con facilidad las inquietudes de los adultos.

“Emigrar puede significar una experiencia positiva para todos. El roce con personas de otra cultura, aprender el idioma y adquirir conocimiento sobre la historia y la geografía del país que los ha recibido son solo algunos de los beneficios”

Tratad de mantener en todo momento un discurso positivo en relación con el proceso de emigración, sobre todo, si estáis en una reunión con los niños, aprovechad esos momentos para enumerar las ventajas que el nuevo país le ofrecerá a la familia.

4.- Ayudar a los niños a controlar sus miedos

Hay que escuchar con atención todas las preocupaciones y miedos de los pequeños. Si el niño no es expresivo, prueba haciéndole preguntas cortas y acertadas con el fin de que poco a poco revele sus temores. Cuando pongas en práctica esta estrategia, trata de que parezca una conversación y no un interrogatorio forzado.

El objetivo es ayudar al niño a conocer y comprender sus sentimientos y emociones, que sepa que está bien sentir miedo, pues es un sentimiento legítimo, pero que existen maneras de combatir contra él.

Si en el nuevo país tendréis que usar un nuevo idioma, es conveniente que os apuntéis a clases del mismo antes de ir allí, con esto ayudarás mucho a tu hijo a ganar confianza en sí mismo.

La mudanza con niños no siempre es un proceso fácil.

5.- Preparar una despedida

No todo es color de rosa en un proceso de emigración, hay que reconocer que la despedida del lugar de origen siempre es bastante difícil; por más que se trata de evitar, una que otra lágrima siempre acompaña esa escena.

La despedida representa la etapa crucial del proceso de emigración. Es la hora de hacer maletas y es la demostración de que ha llegado el momento de enfrentarse a ello.

En el mejor de los casos y, si las circunstancias lo permiten, permítete la oportunidad de preparar una pequeña fiesta de despedida con la familia y los amigos más allegados y apreciados por el niño.

La idea es generar un ambiente de celebración junto a los presentes, hablar con alegría del nuevo ciclo que comienza y expresar gratitud hacia todos los presentes por los buenos momentos vividos. Sin duda, la nostalgia y la tristeza harán acto de presencia en esta fiesta de despedida; sin embargo, al estar prevenidos los niños podrán manejar de manera sencilla los legítimos sentimientos que aparecerán en el momento.

Categorías: Planes en familia Etiquetas:
Te puede gustar