¿El estrés puede retrasar tu ciclo menstrual?

Descubre cómo afectan las emociones y el estrés crónico en tu ciclo menstrual.

El estrés crónico es el principal responsable de muchas alteraciones en nuestro organismo. En este sentido el ciclo menstrual no es una excepción. Este determina cómo se desarrolla nuestro ciclo y también la forma en la que lo enfrentamos.

A partir de la primera menstruación (menarca) se da inicio a una nueva nueva etapa de desarrollo en el cuerpo femenino.

Independientemente de nuestras intenciones, el cuerpo se prepara cada mes para un posible embarazo. Después de todo, nuestro cuerpo está diseñado biológicamente para la reproducción y continuación de la especie. Se trata de una técnica de supervivencia primigenia, inherente a la vida humana.

Nuestras hormonas

El cerebro humano, centro del sistema nervioso, es el responsable de todas nuestras funciones, en él se segregan todas las hormonas necesarias para los distintos procesos.

Por lo tanto, el cerebro regula todas las funciones fisiológicas. Entre ellas, las hormonas que intervienen en el proceso de la menstruación.

El asunto es que el cerebro también controla el ciclo menstrual femenino. Específicamente en el hipotálamo. Este es el responsable de liberar la hormona denominada: Gonadotrofina (GnRH), la cual es clave en el proceso de ovulación.

El estrés es uno de los enemigos más comunes del ser humano

Cuando el ciclo menstrual se desarrolla con normalidad, todas las secreciones hormonales se encuentran bien reguladas. Pero cuando la tensión aparece y se instaura en el organismo de forma prolongada, el organismo comienza a liberar hormonas sin control. 

Influencia del estrés en el ciclo menstrual

Al haber una producción anormal de hormonas y una serie de alteraciones en el organismo, nuestra salud psicológica se ve afectada también.

Ante un ciclo menstrual irregular, la mujer puede tener episodios de irritabilidad, tristeza, apatía, ansiedad, frustración, entre otras que mencionaremos a continuación.

Molestias más comunes causadas por el estrés

  1. Migraña.
  2. Astenia.
  3. Lumbago.
  4. Somnolencia.
  5. Molestias intestinales.
  6. Retrasos o adelantos en el ciclo menstrual.

En el caso de ausencia total de menstruación –sin estar embarazada– durante un período de tres a seis meses (amenorrea) la mujer debe acudir a su médico. Dado que no solo el nivel de angustia es mayor sino que la ausencia de menstruación puede tratarse de un síntoma de alguna patología.

El estrés hace mucho más doloroso el ciclo menstrual. Cuando enfrentamos este proceso estando estresadas, tenemos mayor riesgo de sufrir dolores de cabeza, fatiga, hinchazón abdominal, molestias en la zona del vientre y sensibilidad en los senos. 

En caso de tener un nivel de estrés demasiado elevado antes, durante y después de la menstruación, se ha comprobado que la mujer puede presentar:

  • Tendencias suicidas.
  • Problemas en la glándula tiroidea.
  • Incremento de episodios de convulsión (en aquellas mujeres que sufren de epilepsia).
  • Aumento de las probabilidades de desarrollar trastornos psicológicos severos.

Entonces, ¿el estrés puede retrasar tu ciclo menstrual? Sí. Un retraso es una de las posibles alteraciones que puedas sufrir como consecuencia del estrés.

Fertilidad comprometida

El estrés también afecta la capacidad para concebir, lo cual disminuye considerablemente las posibilidades de embarazo. Por esta razón las mujeres que sufren de estrés crónico tiene mayor dificultad para quedar encintas. 

Si quieres calcular tus días fértiles usa nuestra calculadora de ovulación

Por otra parte las mujeres que suelen tomar anticonceptivos hormonales deben vigilar que estos no alteren su ciclo menstrual. Y en caso de que lo haga es importante que acudan a su médico antes de continuar tomando dichos anticonceptivos.

¡La ciencia lo confirma!

Un estudio tuvo como muestra a un grupo de mujeres que no tomaban anticonceptivos o cualquier otro tipo de hormonas de forma regular.

A través de esto se pudo documentar que las mujeres que sufrieron de altos y prolongados niveles de estrés, sufrieron alteraciones en su ciclo menstrual. Por lo que se confirmó que el estrés sí afecta este proceso.

Así que lo mejor que podemos hacer es procurar hallar las herramientas para controlar nuestros niveles de estrés, no solo por nuestro ciclo menstrual sino por nuestra salud y bienestar en general.

Al tomarnos la vida con una actitud positiva evitaremos que las tensiones nos superen y afecten nuestro organismo de una forma negativa.

Soluciones para el estrés

El yoga es una buena solución para aliviar las molestias menstruales

La solución a este problema no está en ninguna fórmula magia o médica. La mejor respuesta eres tú misma y la forma en la cual decides manejar tus emociones y los retos de la vida diaria.

Sin embargo lo más recomendado es realizar actividades que nos permitan liberar tensión, tales como:

  • Yoga.
  • Tai Chi.
  • Pilates.
  • Jogging.
  • Natación.
  • Cualquier deporte de tu preferencia.

Adicionalmente, practicar técnicas de relajación también puede ser muy provechoso. Estas te brindarán herramientas realmente poderosas y efectivas para el control de las emociones. Por otra parte, nunca está de más el apoyo psicológico.

Recuerda que tu calidad de vida no solo depende del aspecto material. Una buena alimentación, una rutina de ejercicios y altas dosis de amor propio son los elementos que evitarán estragos en tu salud. Y, por supuesto, inconvenientes en tu ciclo menstrual.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar