¿Dormir o no con los hijos?

29 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Mara Amor López
Como padres, todos nos hemos preguntado alguna vez si hacemos lo correcto durmiendo o no con nuestros hijos. Todo tiene sus ventajas e inconvenientes, pero la decisión es siempre de los padres y, sea cual sea la elección, seguro que es la correcta.

El eterno dilema que nos sucede a muchos padres es si es conveniente dormir o no con los hijos. Es un hecho que en muchos hogares los niños lloran para que se les consuele o, si son mayores, se levantan y van hacia la cama de sus ‘papis’ buscando compañía.

Ante esta escena, algunos padres se preguntan: «¿Le dejamos que duerma con nosotros o qué hacemos?». Muchos aceptan que se quede en la cama con ellos para poder seguir durmiendo y no tener que levantarse para dejarlo en su cama. Pero ¿es esta la solución? ¿Es esto lo correcto?

Ante esto hay muchas discrepancias. Las personas que estudian la crianza se dividen en dos grupos: las que apoyan que los papás duerman con sus hijos y las que defienden que los niños tienen que dormir solos.

Ventajas de dormir o no con los hijos

Favorece la lactancia nocturna

Si un bebé duerme en la cama de los padres, facilita a la madre el hecho de darle el pecho sin necesidad de levantarse. De esta manera, descansará mejor y la lactancia será mucho más cómoda. También será beneficioso el hecho de que, cuanto más pecho tome el bebé por la noche, mayor cantidad de leche producirá la mamá por el día.

Aporta tranquilidad a los padres

Las mamás, sobre todo si son primerizas, están preocupadas por si el bebé deja de respirar y constantemente se levantan a ver si respira. Al dormir con ellos, esa preocupación desaparece, porque notan su respiración y pueden comprobarlo cada vez que se despiertan.Una de las ventajas de dormir con los hijos es que favorece la lactancia.

Los niños que duermen con los ‘papis’ duermen más

Parece que se ha comprobado que los bebés que duermen con sus padres duermen de una forma más placentera. Al despertarse y notar cerca a sus papás, enseguida vuelven a dormirse, pero si están solos, por pura supervivencia, lloran para reclamar a sus padres.

A ciertas edades, los niños no son capaces de entender que sus papás están durmiendo en otra habitación y, por esa razón, se oponen a dormir solos.

Facilita el apego, una de las ventajas de dormir con los hijos

Los bebés necesitan el contacto con la madre para sentirse seguros y construir vínculos afectivos.

De adultos tienen mayor autoestima

Hay personas que mantienen que esta práctica mejora la autoestima cuando sean adultos. Además, reduce problemas de conducta y facilita la independencia, aunque sobre esto no hay, por el momento, ninguna evidencia científica que lo confirme.

Desventajas de dormir o no con los hijos

Los padres descansan menos

El hecho de que los niños duerman con los padres hace que estos no descansen lo suficiente. Los niños se mueven mucho mientras duermen, dan patadas, se despiertan… Esto hace que no podamos descansar bien.

La intimidad de la pareja se ve afectada

Si el niño duerme siempre con los padres, al final, la intimidad y las relaciones sexuales de la pareja se van a ver disminuidas. Aunque siempre queda la opción de buscar otros momentos para tener esa intimidad y que no coincida con el horario de dormir.Niña durmiendo plácidamente.

Retrasan el desarrollo evolutivo de los niños

Esto sobre todo es aplicable a los niños a partir de siete u ocho años que duermen con sus padres. Los niños necesitan tener su espacio y acostumbrarse a él. De no hacerlo, puede resultar patológico para su desarrollo.

Se les ‘mal acostumbra’, uno de los inconvenientes de dormir con los hijos

Sobre esto hay mucho debate. Unos piensan que una mala costumbre es no ser planificado, pero no que un niño quiera dormir con sus papás. Por otro lado, están los que piensan que, si permitimos que los niños duerman con los padres, los estamos mimando demasiado. Creen que es mejor que duerman en su cama porque necesitan su espacio para su correcto desarrollo evolutivo.

Los hacemos emocionalmente dependientes de los padres

Que duerman en la cama de los padres puede suponer que los niños se hagan dependientes emocionalmente de estos y no terminen de desarrollar su independencia y autonomía como deberían.

Como hemos podido ver en este artículo, este es un tema con un fuerte debate entre los que están a favor y en contra de que los niños duerman con sus padres.

Como conclusión, lo más sensato es que el dormir o no con los hijos sea una decisión de los propios padres. Lo que ellos quieran y se sientan cómodos haciéndolo será lo correcto, más aún si les funciona.