Despierta tu niño interior y diviértete con tus hijos

Gladys · 27 abril, 2016

Dejar las preocupaciones propias de la adultez de lado para relajarnos un poco es algo que todas las madres deberíamos hacer a menudo junto a nuestros pequeños; el estrés nunca es un buen compañero, así que despierta tu niño interior y diviértete con tus hijos.


En este post compartiremos algunas recomendaciones que puedes hacer para divertirte un poco más junto a los reyes de la casa y liberar ese niño que todos llevamos dentro pero que por las obligaciones del hogar o trabajo, las tareas cotidianas, las preocupaciones por la cuentas y el cansancio, no dejamos salir.

Despierta tu niño interior  sin necesidad de hacer ejercicios mentales complicados, ni suponer grandes esfuerzos. Al contrario, despertar tu niño interior puede ser más sencillo y liberador de lo que realmente parece.

Prueba ver en retrospectiva cuáles eran esas cosas que de niño te divertían, que te hacían sonreír e intenta ponerlas en práctica, esta vez en compañía de tus pequeñines.

No dejes que el estrés consuma toda tu energía

ed80dc5e-004e-463b-8c78-7ced7af69569

Cuando somos niños pareciera que el tiempo no pasa, invertimos todas nuestras energías y tiempo en aprender, reír y jugar, no escatimamos ni un segundo si se trata de divertirnos.

No importa cuán tarde sea, si mañana hay escuela o incluso si sentimos algún malestar físico, de niños siempre encontramos espacio para entretenernos.

Aunque no quisiéramos, esto va cambiando. Con el pasar de los años vamos madurando y nos convertimos en adultos llenos de múltiples responsabilidades, decenas de preocupaciones y el estrés cotidiano pasa a ocupar una parte importante de nuestra vida.

Conforme vamos creciendo también vamos tras metas cada vez más ambiciosas que luchamos por conquistar y que una vez alcanzadas sin duda nos hace sentir felices.

Sin embargo, durante esta etapa llama adultez perdemos esa niñez que todos deberíamos conservar hasta estar arrugaditos y convertirnos en abuelitos

Despierta tu niño interior

Despierta tu niño interior 2

Despertar tu niño interior y divertirte con tus hijos no solo reforzará los lazos familiares, también harán de ti y tus retoños personas más saludables, felices y sociables. Experimentar es la clave.

Fuimos niños un día, así que conectarnos y despertar ese niño interior que llevamos dentro no tiene por qué ser una tarea compleja.

Ya dijimos que recordar y replicar esas cosas que de pequeño te hacían feliz es un buen ejercicio, anímate a ponerlo en práctica y notarás cómo contribuye con tu bienestar físico y emocional.

Existe una mejor forma de despertar ese niño que llevas dentro, pero es tan obvia que a veces no lo vemos: conectarnos con las ocurrencias, alegrías y hasta excentricidades de tus propios hijos.

El sentido de la aventura, imaginación, la creatividad y la espontaneidad son esos rasgos que debes imitar de tus hijos.

Aun cuando se es consciente de que la sensatez nunca se debe dejar de lado, que te relajes un poco y te dejes llevar por las alegrías de un momento con tus hijos no le hará daño a nadie.

A veces dejarse llevar cuesta un poco, después de todo eres un adulto y puedes temer ser juzgado por tener un comportamiento más desenfadado. La clave está en soltarse, estar dispuesto a disfrutar de tus hijos y de cada experiencia compartida tanto como ellos.

Maneras de divertirte con tus hijos

Cada familia es única y particular, pero como reza el dicho “entre gustos y colores no han escrito los autores”, solo encuentra la actividad que más les guste, las posibilidades son infinitas.

Aquí te dejamos una lista de algunas cosas que puedes hacer para divertirte junto a tus peques, planes que solo necesitan de tiempo y ganas. Solo ve y despierta tu niño interior:

  • Organiza un partido de fútbol o su deporte favorito, que participen adultos y niños
  • Inventen historias fantásticas, construyan personajes y tramas a partir de las ideas de cada uno, o léeles su cuento favorito
  • Los juegos de mesa son una excelente opción para pasar un rato super divertido
  • Jueguen al gato y al ratón o a las escondidas, de seguro se reirán muchísimo
  • Una pelea de almohadas es una excelente y muy ocurrente idea
  • Cocinen juntos, desde unas galletas hasta la cena
  • Planifica un día de campamento, no tiene que ser lejos, incluso el patio podría ser el escenario perfecto
  • Bailen juntos, desde rock and roll hasta un vals
  • Disfrácense, abran el clóset y pongan a volar la imaginación
  • Permítanse un día jugar y correr bajo la lluvia.

En un futuro, tus pequeños, que ya no serán tan chicos, te agradecerán haberles dedicado el tiempo para vivir y potenciar cada una de sus más gratas experiencias de vida.