Todo lo que debes saber de la lactancia materna antes de dar a luz

Conocer cuestiones básicas sobre la lactancia materna antes de dar a luz es crucial. Aquí te diremos todo lo que debes saber para llegar bien preparada al gran día.
Todo lo que debes saber de la lactancia materna antes de dar a luz
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 13 junio, 2022

No nos queda duda de que la lactancia materna es el mejor alimento para el bebé. Sin embargo, es un proceso que, aunque natural, genera inquietudes y algo de miedo en las madres desde antes de dar a luz.

¿Cuándo la ofrezco?, ¿Podré hacerlo?, ¿Me dolerá? Estas son las principales dudas que invaden a las gestantes de cara al parto. Por eso, a continuación aclararemos algunas interrogantes frecuentes y sobre cuestiones clave. ¡No te lo pierdas!

¿Lactancia materna o con fórmula?

No hay alimento más perfecto para el bebé que la lactancia materna. La leche de madre contiene la composición apropiada de grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales para cada etapa del crecimiento del bebé. Debe ser exclusiva hasta los 6 meses, es decir, sin agregar agua u otros alimentos, como leche de fórmula, infusiones o jugos.

Por otro lado, está la leche de fórmula, cuya base es la leche de vaca pero con modificaciones en sus componentes para asemejarla a la leche materna. Sin embargo, no es idéntica y carece de los componentes biológicos propios de la de la madre humana.

Los beneficios de la lactancia materna son incalculables, tanto para la salud del bebé como la de su mamá e incluso, para el establecimiento del vínculo afectivo entre ambos. No obstante, no debemos dejar a un lado que, en muchos casos, la leche de fórmula es una opción necesaria. Sobre todo cuando la madre no puede amamantar por alguna cuestión, como una enfermedad.

¿Seré capaz de amamantar?

Es la duda que más invade a las gestantes y la respuesta es sí, todas las mujeres tenemos la capacidad de amamantar a nuestros hijos. Todo nuestro organismo y nuestras glándulas mamarias se preparan desde el inicio del embarazo para garantizar el alimento del bebé.

En un principio debes ser constante para lograr que la lactancia materna se afiance y a partir de aquí, el éxito será más fácil de alcanzar.

Por eso, se recomienda no hacer caso a las experiencias ajenas. Muchas veces no se cuenta con el conocimiento ni con el apoyo suficiente para lograr una lactancia exitosa.

Madre y bebé haciendo el piel con piel.
La lactancia debe promoverse desde el primer minuto de vida y esto se logra a través del contacto piel con piel en la sala de partos o tan pronto como sea posible, si el nacimiento ocurrió por cesárea.

¿Cuándo debo comenzar a amamantar al bebé?

Debes comenzar a amamantar al bebé desde la primera hora de nacido. Tras el parto, se busca establecer el contacto piel con piel tan pronto como sea posible. Se debe incentivar al bebé a coger el pecho de forma instintiva y comenzar a succionar rítmicamente.

Ante todo, debes disfrutar de esta hora mágica con tu bebé encima de ti. En ese rato, mientras se produce el alumbramiento, es probable que el pequeño comience a reptar hasta llegar a tu pecho.

En caso de que el parto del bebé sea por cesárea, luego de la operación debes establecer inmediatamente la lactancia materna. Ante todo, busca una posición para amamantar que te sea cómoda y que no te genere dolor abdominal.

La frecuencia de las tomas en el recién nacido

Durante la primera semana esto puede variar de un bebé a otro, sin embargo, se recomienda que la lactancia se establezca según la libre demanda (cada vez que el bebé lo necesite). Ahora bien, cuando la leche sube, lo que ocurre entre el segundo y el cuarto día, es normal que el pequeño se alimente entre 8 y 12 veces al día. 

En relación con la duración de cada toma, es un aspecto que también varía de acuerdo a cada caso. Las lactadas suelen durar desde los 15 hasta los 45 minutos, mientras el bebé se acostumbra a succionar de manera eficiente.

¿Cómo saber si el bebé tiene hambre?

Debes evaluar si el niño presenta algunas de las siguientes manifestaciones que sugieren hambre:

  • Gira la cabeza hacia el lado donde tiene contacto con la madre.
  • Saca la lengua.
  • Se chupa los labios.
  • Se muestra incómodo al dormir.
  • Hace ruidos.
  • Abre los ojos.
  • Mete sus manos en la boca.
  • Llora y no se calma o solloza.

Debes evitar que el bebé llore por hambre, porque cuando se irrite será más difícil de amamantar. Ante los primeros síntomas antes descritos, ofrécele el pecho. Con el tiempo te acostumbrarás a estas manifestaciones y sabrás cuándo intervenir.

¿Cómo saber si el bebé se agarra correctamente al pecho?

De un buen agarre del pecho depende el éxito de la lactancia materna. Para eso, es necesario que dirijas tu pezón hacia el paladar del bebé, en busca de que agarre completo y hermético de la areola.

Lo ideal es que mientras estés en el centro de salud, la matrona o asesora de lactancia compruebe que todo marche bien con la posición. Y en caso de que no lo sea, te pueda enseñar la técnica adecuada, que es aquella que no produce malestar ni incomodidad. Recuerda que un mal agarre provoca dolor y daños en el pezón, además de interferir con la alimentación del recién nacido.

¿Amamantar duele?

La lactancia materna no debe producir dolor. Los primeros días de lactancia puedes sentir algunas molestias, pues el tejido experimenta una nueva sensación. Cuando el dolor se hace moderado a intenso o se producen grietas en los pezones, esto es el producto de un mal agarre del bebé al pecho y no debe considerarse como una situación normal.

Si esto te sucede, coméntalo cuanto antes con la consejera de lactancia para buscar la solución adecuada y evitar el destete precoz.

¿Cuáles son las señales que indican que la leche es suficiente?

La clave para tener suficiente leche y satisfacer la demanda del bebé es darle pecho a libre demanda, pues mientras más succione, mayor producción de alimento habrá.

Para saber si el bebé se está llenando, te puedes guiar de las manifestaciones de hambre del bebé: si se nota irritable, llora constantemente, demanda el pecho todo el tiempo.

Otra manera es guiarse por la cantidad de pañales que ensucia en el día. Hasta que suba la leche, el bebé puede mojar 1 o 2 pañales diarios, pero luego del quinto día, debe mojar entre 6 y 8 pañales. En cuanto a las heces, suelen ensuciar uno o dos pañales diarios, o incluso, más.

bebe recien nacido en brazos de mama y papa
Las señales de hambre y saciedad suelen descifrarse con el paso de los días, pues tanto el bebé como su mamá deben conocerse día a día. Por eso, en las primeras etapas se recomienda ofrecer el pecho a libre demanda.

¿Cuándo es conveniente ofrecer biberones o chupones?

Cuando se busca establecer la lactancia materna en el recién nacido, lo mejor es no ofrecer biberones o chupones hasta que esté bien afianzada (alrededor de las 3 a 4 semanas luego del nacimiento). Esta pauta se basa en las recomendaciones del Comité de Lactancia Materna de la AEP.

Esto tiene una explicación y es que los bebés son sensibles a las diferencias entre las chupas y el pezón de la madre, por lo que el uso precoz puede dificultar el aprendizaje de la succión eficaz. En este punto, es importante la opinión del pediatra, quien te dirá los pro y los contras del empleo en los primeros días posterior al nacimiento.

Antes de dar a luz, infórmate bien sobre la lactancia materna

El tema de la lactancia materna es bastante extenso y por eso, lo mejor es que aproveches los últimos meses del embarazo para aclarar tus inquietudes con la matrona o con la especialista en lactancia.

Conviene hacer una lista de preguntas y evacuarlas con los profesionales. De esta manera, sabrás como actuar en el momento que tengas tu bebé en brazos.

Ante todo, ten presente que el acto de amamantar es algo natural e instintivo, por lo que seguramente resultará más fácil de lo que imaginas.

Te podría interesar...
Durante los primeros días de lactancia materna, recomiendan dejar tranquilos a la madre y al bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Durante los primeros días de lactancia materna, recomiendan dejar tranquilos a la madre y al bebé

Evitar las visitas durante los primeros días es clave para que la madre y el niño se entiendan de la mejor manera durante la lactancia.