Cuidado de los nietos, ¿prevención de la demencia y el Alzheimer?

Cuidado de los nietos, ¿Prevención de la demencia senil y el Alzheimer? Descubre qué dice la ciencia al respecto, ¡te sorprenderás!

Sin lugar a dudas, la infancia de todo niño está marcada a fuego por los momentos compartidos con sus abuelitos. Igualmente, esta bella y nutrida relación conlleva incalculables ventajas para los mayores en tanto que la ciencia demostró que el cuidado de los nietos ayuda a prevenir problemas cognitivos.

No solo los niños se benefician de esos sabios seres que consienten, protegen y aman desmedidamente, sino que también los abuelos salen ganando con este vínculo. Pues el cuidado de los nietos ayuda a evitar la aparición de enfermedades típicas de la vejez, como demencia senil y Alzheimer.

Un estudio científico que revolucionó al mundo

Este reciente pero más polémico y esperanzador estudio médico fue presentado por el especialista en Alzheimer y demencia senil, Jonathan LaPook. En él se determina que el cuidado de los nietos constituye una actividad que bien podría podría prevenir el deterioro cognitivo de los abuelos.

Según el informe, mantener a los mayores ocupados cuidando a los más chicos, los obliga a mantenerse activos durante un tiempo, para lo que resulta menester poner en marcha diversos procesos mentales, además de realizar un esfuerzo físico extra que también los conserva en forma.

Esto se debe a que determinados juegos requieren la realización de actividad física como correr, mientras que otros tantos implican cierta actividad mental por parte del adulto para resolver consignas específicas. Sin embargo, no se debe abusar, ya que esta actividad debe realizarse con moderación.

Por supuesto, el cuidado de los nietos consiste en una actividad por demás exigente para los mayores, por eso los investigadores señalaron que más de 5 días a la semana podrían pasar factura más temprano que tarde, causando cansancio y transformando el placer en dolores corporales de toda índole.

Pormenores de este esperanzador estudio

Esta reciente investigación publicada en la revista de la Sociedad Norteamericana de Menopausia revela que tanto los nietos como los abuelos se benefician mutuamente del tiempo compartido: los más pequeños reciben cuidados y educación mientras que los mayores se mantienen activos por más tiempo.

De hecho, los abuelos mediante el cuidado de los nietos pueden prevenir tanto el deterioro cognitivo como las enfermedades crónicas relacionadas a los achaques de la edad, tales como el Alzheimer o la demencia senil. Esto se debe a que, de esta manera, logran mantener su agudeza mental.

964deee0a347a40e446fb0fa976cb3c0

Para arribar a esta enternecedora conclusión se analizaron los casos de 186 mujeres australianas de entre los 57 y 68 años, quienes fueron sometidas a diversos exámenes de agudeza mental, además de conocer sus exigencias y obligaciones a nivel familiar.

Sobre el total de las mujeres estudiadas, 120 aseguraron pasar, por lo menos, un día al cuidado de los nietos. Sorprendentemente, fue precisamente este grupo el que logró resolver de mejor manera las pruebas realizadas. Pues esta actividad conllevaría exigencias físicas y emocionales positivas para su mente y organismo.

Consecuentemente, los niños se convierten en una fuente de satisfacción para los abuelos, siempre y cuando no sean sometidos a un fuerte estrés por la crianza, dado que los beneficia disfrutar aquellos aspectos divertidos que comparten y gozan ambos. Así, el adulto libera endorfinas, se sienten útiles y su cerebro permanece activo.

De esta manera, ya sabemos que no solo nuestros hijos estarán más que agradecidos por pasar tiempo de calidad con sus abuelitos, sino que además comporta una serie de ventajas para los mayores. Y lo mejor es que ambos se llenarán de energía, de amor y, especialmente, de vida.

Moderación en el cuidado de los nietos

Sin embargo, el estudio sostiene que para que los beneficios en estos sabios y amorosos seres resulten óptimos, es conveniente que el cuidado de los nietos sea moderado puesto que, en exceso, podría conducir al desgaste físico y al estrés del mayor.

El informe reveló que aquellas abuelas que manifestaron cuidar a los niños durante más de cinco días semanales obtuvieron peores resultados en las pruebas diseñadas especialmente para evaluar su memoria y la velocidad del proceso mental de trabajo.

De este modo, con este resultado también se demostró que, ante un mayor tiempo al cuidado de los nietos, aumenta el sentimiento de presión y exigencia por parte de sus hijos hacia ellos, con lo cual el humor desempeñaría un papel fundamental en este beneficioso hábito.

e5caa0006b4027371532e9788f4e536c

Si bien tanto el niño como el adulto disfruta y se beneficia de la compañía mutua, no debemos olvidar que se trata de personas mayores, que seguramente perdieron la energía y vitalidad que tuvieron hace años, por lo que merecen tener su momento de descanso en absoluta tranquilidad.

Es decir, siempre que los abuelos puedan y quieran, pueden ayudar con el cuidado de los nietos, pero evitando los abusos y excesos, dado que deben dedicarse también un tiempo para ellos mismos, además de poder disfrutar de su “edad dorada”.

Beneficios de la relación abuelos-nietos

Cuando recordamos nuestro pasado, entendemos que nuestros abuelos han impreso durante nuestra infancia una huella imborrable que nos acompañará de por vida. Son aquellos padres jubilados, más relajados y dispuestos a mimar sin medidas y darlo todo a fin de disfrutar de la vida.

Los mayores cumplen un papel fundamental en el núcleo familiar. Sin su ayuda y dedicación, padres y niños no tendrían un apoyo vital para salir adelante. Mas precisamente esa estrecha relación entre nietos y abuelos configura una conexión fuerte y única mientras se comparten innumerables y gratos momentos.

Se trata de un vínculo que se nutre mutuamente, pues no solo logra generar cierta sensación de bienestar, sino que también acarrea determinados beneficios en la salud de quienes están envejeciendo dado que se sienten activos y partícipes de su crianza, mientras que los niños aprenden y disfrutan de su amor incondicional.

Asimismo, la ciencia comprobó que los niños que crecen cerca de sus abuelos son más felices por las cuotas de amor, atención, diversión y compañía recibidas. Mientras los abuelos se relajan observando y participando de los juegos de los chicos, éstos encuentran un ser especial que les genera confianza.

Como se ha visto, ambas partes se benefician recíprocamente, dejando al descubierto la necesidad e importancia de fomentar un vínculo estrecho entre nieto y abuelo. Después de todo, ¿qué puede ser mejor que ver juntas, felices y sanas a las generaciones que nos antecedieron y a las que nos siguieron?

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar