¿Cuáles son los accidentes más comunes con los niños?

Francisco María García 14 junio, 2018
Cuando nuestros hijos comienzan a caminar, se incrementa el riesgo de tener accidentes en casa y, más adelante, en el colegio. Hay situaciones que es preciso evitar, pero la vigilancia de los adultos será la mejor solución contra sorpresas inesperadas.

Los niños son inquietos por naturaleza: quieren saberlo todo, ver, oír, sentir, siempre están en movimiento. Este dinamismo es un indicativo de salud y destreza, pero también un riesgo. Para evitarlo, es conveniente saber cuáles son los accidentes más comunes con los niños.

Es muy posible que un niño alegre no pare de moverse. Lo contrario no es normal, o por lo menos no es lo más común. En los primeros meses, mueven sus manos y pies constantemente, aprenden a voltearse y a gatear hasta dar sus primeros pasos.

Niños más independientes

En esos primeros meses de vida, los niños comienzan a experimentar la independencia que les dan sus primeros pasos, gatear o caminar sosteniéndose de muebles o paredes. Es en ese momento cuando debe incrementarse el cuidado de los padres; en un abrir y cerrar de ojos, los pequeños quedan expuestos a sufrir algún tipo de accidente.

Entre los accidentes más comunes con los niños, están los que ocasionan rasguños, arañazos, moratones o torceduras en manos o pies. Tienen lugar en la casa o la escuela, donde también están expuestos a picaduras de insectos u otros animales.

En la edad escolar aumentan los riesgos. En los colegios, a pesar de los cuidados, hay mayores posibilidades de sufrir algún percance; el peligro puede estar en las mismas aulas, en el patio o en otras zonas recreativas.

¿Cuáles son los accidentes más comunes con los niños?  

En niños menores de seis meses de edad, los accidentes más frecuentes son las caídas de sitios altos, como la cama o un mueble. También pueden ocurrir dentro del coche o por golpes ocasionados en accidentes de tráfico; otros de menor incidencia —generalmente— son las quemaduras y los ahogamientos con alimentos u objetos.

De los seis meses a los tres años, los accidenten aumentan. Cuando los niños están en pleno crecimiento, ejecutan movimientos como gatear, pararse y caminar; también empiezan a dar sus primeros pasos, y con ellos vienen los accidentes.

Para evitar riesgos, es conveniente saber cuáles son los accidentes más comunes con los niños.

Independencia y riesgos

Al moverse de manera un poco más independiente, los pequeños se exponen a peligros como tocar objetos calientes o sufrir choques eléctricos en toma corrientes o cables. Cuando empiezan a caminar, los niños son más susceptibles a caídas por escaleras; esta puede suponer un verdadero peligro para ellos.

En tanto, mientras interactúa con su entorno, está expuesto a caídas motivadas por resbalones, picaduras de insectos o mordeduras de animales domésticos.

Las intoxicaciones por líquidos de uso frecuente en el hogar son también un riesgo; a causa de su curiosidad, los niños pueden ingerir desinfectante, cloro o químicos. Los medicamentos que se almacenan en cajones o sobre la mesa constituyen otra fuente de serio peligro.

Asimismo, otros accidentes frecuentes son las cortaduras o heridas por cuchillos de cocina, tijeras, agujas, etc. También son recurrentes los ahogamientos con caramelos, frutos secos o alimentos duros como las aceitunas y los huesos de pollo, entre otros.

“Entre los accidentes más comunes con los niños, están los que ocasionan rasguños, arañazos, moratones o torceduras en manos o pies”

Prevención para evitar accidentes

Todos estos accidentes suceden, por lo general, en la casa. Como hemos visto, también se registran en el colegio o en las guarderías infantiles, donde los pequeños están en compañía de adultos la mayoría de las veces.

Es precisamente la falta de prevención la que lleva al incremento de estas situaciones. ¿Cuáles son los accidentes más comunes con los niños? Los que suceden por falta de precaución.

Por ese contudente motivo, una supervisión permanente de los niños es indispensable para ofrecer la mejor protección en estas etapas en las que ellos experimentan situaciones novedosas.

Tener un hogar seguro para los niños es posible a través de ciertas medidas de prevención.

Precaución en la casa y en la escuela

En el hogar, es importante tapar los enchufes con dispositivos especializados para estos fines. Hay que mantener los productos de limpieza, las medicinas, los objetos cortantes y cualquier otro que represente un riesgo fuera del alcance de los niños.

También es importante proteger las escaleras con barandillas y puertas de acceso para evitar caídas que pueden ser muy peligrosas. Es recomendable contar con un botiquín de primeros auxilios en caso de accidentes y tener a la mano los números de teléfonos de médicos y servicios de urgencia.     

En la escuela, deben evitarse los juegos violentos, que los niños corran dentro del aula, por los pasillos o por el patio. Finalmente, también será necesario enseñarles a abrir las puertas despacio o con precaución para evitar golpear a ningún compañero, así como impedir que suban a sillas o mesas y mantener el orden.

Te puede gustar