¿Cuáles son las causas reales de la maternidad tardía?

Amanda 26 junio, 2016

Cuando ser madre es una opción, existen diversas razones por las cuales se presenta la maternidad tardía; se cree que este hecho es cada vez más común, siendo las mujeres españolas pioneras en postergar este momento. En la actualidad, el promedio de edad para concebir por parte de la comunidad española es de 32 años, algo que ha ido aumentando en un periodo de unas tres décadas.

Los datos sobre natalidad que aparecen periódicamente, han revelado que cada vez más mujeres han mantenido su decisión de no ser madres por un buen tiempo, sabemos que es un hecho, pero ¿cuáles son las causas reales que ocasionan este acontecimiento? ¿Podría tener consecuencias graves en la población?

Según informes recientes, existe evidencia de que la postergación de la maternidad sobrepasa la interpretación personal de cada mujer. Es decir, por lo general no se trata de una decisión donde cada una piensa en sí misma con recelo, sino más bien una especie de presión social que la obliga a darle largas a este asunto.

De acuerdo al análisis de los especialistas sobre el tema, la maternidad tardía constituye un serio problema para la población, pues las tasas de natalidad disminuyen considerablemente. Se cree que en España, la baja de natalidad es alarmante y parece ser un problema aún sin miras a solucionarse pronto.

Otro motivo de preocupación es que después de cierta edad las mujeres pueden tener mayores inconvenientes para quedar embarazadas, por lo cual los problemas de fertilidad se convierten en una consecuencia a veces permanente. Al parecer, un 10% de las mujeres que se somete a tratamientos contra la infertilidad en una edad avanzada, no logra tener éxito en los resultados.

cb65aa6d6e6202772dddd5ac291774de

Nadie podría asegurar que se trata de un conflicto emocional en las mujeres actuales, sobre todo cuando las causas probables por lo general apuntan hacia factores de tipo social y económico principalmente. Quizá podemos hablar de un posible efecto de la evolución social que se ha visto comprometido por la falta de acción para solucionarlo.

¿Cómo justifican las mujeres su maternidad tardía?

La mayoría de las mujeres en edad fértil que no tienen hijos (una de cada cuatro en España) mencionan entre las principales causas de su situación, un panorama que las disuade de convertirse en madres porque les delega muchas responsabilidades. La falta de compromiso personal de la pareja hacia el cuidado y manutención del niño, es una de las principales razones que motivan la postergación consciente de la maternidad.

Podemos mencionar un pequeño porcentaje de mujeres que han intentado sin éxito ser madres, por eso, no se la considera una causa evidente. En este particular, no solamente nos referimos a mujeres solteras, también podemos encontrar parejas estables que mantienen en pausa la llegada de los hijos a sus ajetreadas vidas.

Los problemas financieros y la ausencia de ayudas públicas, se hallan entre los factores que aparecen regularmente como justificación a la maternidad tardía. Irónicamente, estas causas son más factibles de ser solucionadas con los programas correctos y la atención adecuada.

Una mujer que retrasa conscientemente su maternidad, en gran medida está evitando las complicaciones referentes a esta situación, pues está segura de las limitaciones que tendrá en materia laboral y profesional. Además, la maternidad representa gastos y compromisos que no todas están en posición de costear; en especial, cuando se conoce la frecuente desvinculación del padre en este tipo de responsabilidades.

22c8d34364d0a975098e23c1a0df9f2f

Para las personas cuyo ingreso principal proviene de su empleo, no es una opción perderlo o arriesgarse a hacerlo. Una mujer, que ha subido escalones en la empresa y finalmente parece haber ganado la batalla a los hombres en el campo laboral, no está dispuesta a perder lo ganado. En este sentido, comprendemos que socialmente existe responsabilidad en la decisión de las mujeres sobre su maternidad, pues significa para ellas un retroceso en sus avances y la pérdida de muchas libertades.

Sin que existan imposiciones legales para tener hijos como en otras sociedades, las mujeres españolas se han visto comprometidas por una obligación social a trascender por encima de los roles de su género. Lastimosamente, esto podría traer consecuencias graves a la sociedad, puesto que se ha incrementado la población adulta, que continúa envejeciendo sin que se tomen medidas para facilitar un mejor contexto social para la maternidad.

Te puede gustar