Cosas que te suceden cuando vives lejos de tu madre

Adrianazul · 1 octubre, 2017

Vivir lejos de tu madre te hace sentir emociones diferentes. No importa la edad que tengas ni cuál sea la situación que enfrentas, en algún momento la vas a echar de menos. La intensidad de la añoranza seguramente variará de acuerdo a tus vivencias con ella, a la distancia en la que os encontréis y a las circunstancias que te presente la vida.

Ciertamente lo que más se echa en falta de una madre son los detalles cotidianos. Además, cuando te independizas y sientes que eres el pilar de tu familia o de tu casa, te das cuenta de que tienes que asumir muchas de las responsabilidades que antes solo tenía tu madre.

Cuando estás lejos de tu madre, ella está en tu pensamiento todos los días, y esto sucede porque simplemente ella es una de las personas a las que más quieres en el mundo; es quien está siempre pendiente de ti. Esto se puede comprobar porque sin importar la edad que tengas, ella siempre te preguntará qué has comido, cómo te va en el trabajo y hará todo lo posible por estar presente en tu vida.

Estar lejos de tu madre te hace ver la vida de una manera totalmente diferente

Cuando vives lejos de tu madre…

 

Cuando compartes la misma ciudad con tu madre no la sientes tan lejos, sabes que puedes llamarla cuando la necesites y verla en cuestión de minutos; pero cuando te vas fuera de tu país y no sabes si la vas a poder visitar pronto, es cuando de verdad caes en la cuenta de que no vas a poder disfrutar de ella todo lo que quisieras.

Los pequeños son una fuente de inspiración maravillosa.

Pensar en que ya no podrás tomarte un simple café con ella o llamarla para que te acompañe a ir al médico te hará darte cuenta de que la echas de menos más de lo que pensabas.

Estar enfermo no tiene la misma cura

Cuando estás enferma, comprendes que muchas veces tu madre, aunque no supiera de medicina, ha conseguido calmarte por el hecho de ser la persona que mejor te conoce en el mundo. Todas las madres saben cuidar de cada uno de sus hijos de manera “individualizada”, saben lo que cada hijo necesita y lo que le sienta mejor.

Las fechas importantes se viven de diferente manera

Tu madre ha sido quien ha estado siempre a tu lado para celebrar todos tus logros. Ella ha sido la que ha preparado buena parte de tus cumpleaños, las navidades y los mejores momentos en familia. Por eso, cuando se acerca una fecha señalada, inevitablemente pensarás en ella y en cómo este año será diferente por muchos motivos.

Las llamadas por teléfono se multiplican

Tu madre estará siempre interesada por saber cómo te va. Da igual lo que quieras contarle, estará siempre dispuesta a pasar unos minutos contigo al teléfono. Tal vez hasta ese momento no fueses consciente de lo mucho que hablabas con tu madre ante de irte de casa, es normal, muchas veces nos cuesta valorar aquello a lo estamos acostumbrados.

No importa, aunque estés lejos podrás seguir pidiéndole consejo y ayuda sobre cualquier cosa de la casa o la manera de educar a tus hijos. Por eso, cuando te marchas de tu ciudad natal, el teléfono y las vídeo llamadas se convierten en tus mejores aliados.

Una madre conoce mejor que nadie aquello que su hija necesita

Te das cuenta de todo lo que tu madre hacía por ti en casa

Si eres una persona joven y estás soltera, cuando te vayas de casa y te independices te darás cuenta de muchas de las cosas que hasta ahora tu madre hacía por ti en silencio y sin esperar nada a cambio. La misión de una madre en casa pasa muchas veces inadvertida. La ropa no se plancha sola, cocinar no es tan fácil como parece y limpiar es una tarea que muchas veces no tiene fin.

Cuando tengas tu propia casa entenderás el sacrificio que supone que esté ordenada y limpia, porque ahora será a ti al que le toque estar al frente.

Quieres que se sienta orgullosa de ti

Una de las metas de tu vida es hacer que tu madre se sienta orgullosa de ti. Por eso, querrás demostrarle que también eres capaz de ser independiente, de llevar adelante tu propia vida, de ser una buena esposa e incluso una buena madre.

El papel de una madre es irreemplazable y, aunque muchas veces no lo valoremos debidamente, llegará el día en que tengas tus propios hijos y todos esos sentimientos nazcan en ti de manera espontánea. Entonces comprenderás que ser madre es mucho más fácil de lo que parece.