Consejos para que tu bebé duerma bien

10 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga y periodista Sara Clemente Luna
Ayudar a que tu bebé duerma bien durante la noche contribuirá a mejorar la salud nocturna e higiene del sueño de toda la familia.

Si no consigues dormir bien por la noche preocupada por tu bebé… ¡Bienvenida a tu rito de iniciación para padres primerizos! Una buena noticia es que no eres la única, ya que esta inquietud suele ser bastante habitual en las consultas pediátricas. Pero otra noticia mejor, es que puedes conseguir que tu bebé duerma bien. ¿Quieres saber cómo? Atiende a estos consejos

Interferencia entre hambre y sueño en el bebé

Según los estudios, los recién nacidos pueden dormir entre 16 y 18 horas al día. Pero no lo hacen de un tirón, sino en cortos periodos de tiempo, en tramos de 3 o 4 horas. Es decir, no tienen ciclos de sueño regulares como los adultos.

Ten en cuenta que el pequeño aún no sabe distinguir entre el día y la noche. Además, su estómago no tiene el suficiente espacio para albergar leche durante toda la noche, por lo que es normal que se despierte con hambre. Tal es así que algunos pediatras recomiendan que el niño no pase demasiadas horas con hambre, pues durante las primeras semanas su necesidad de alimentarse es superior a la de dormir.

Bebé llorando en la cuna porque no duerme bien.

A medida que van pasando los meses, el bebé va aumentando progresivamente las horas que duerme del tirón. No obstante, cada pequeño es diferente y puede tener distinto ritmo. Lo habitual es que durante el primer año pase a dormir cerca de 10 horas seguidas por noche.

Juego durante el día, calma durante la noche

A la hora de cambiarle el pañal o de alimentarle durante la noche, es conveniente no estimularlo ni despertarlo demasiado. Para ello, evita levantarle, jugar con él agitadamente o hablarle con un tono de voz alto.

Es preferible mantenerlo calmado hablándole con susurros y transmitiéndole calma. Para ello, puedes emplear luces tenues, voz muy suave y movimientos serenos. Esto hará que tu pequeño vaya aprendiendo que es momento de dormir y no de jugar y que con ello vaya asociando noche con sueño y día con actividad.

Por el día, prueba a hacer lo contrario. Jugar con él y estimularle es una buena manera de ampliar las horas que se mantiene despierto. Y esto, a la postre, le ayudará a descansar durante más horas por la noche.

Mecer solo hasta adormilar para que el bebé duerma bien

Hacer que el pequeño se duerma completamente en tus brazos puede ser contraproducente si tienes problemas para que tu bebé duerma bien. Es preferible adormecerlo y meterlo en la cuna antes de que se duerma por completo. Esto facilitará su aprendizaje de dormirse por sí solo en su propia cama si se despierta a lo largo de la noche.

Dormir en la misma habitación

Entre el primer mes y el primer año de vida, el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la principal causa de mortalidad en los países desarrollados, según las investigaciones.

Uno de los factores preventivos es la lactancia materna. Pero, igualmente, para tratar de prevenirlo, puedes dormir en la misma habitación con tu pequeño. Las camas colecho son una buena opción, ya que te permiten atender las señales de tu bebé cuando tiene hambre antes de que rompa a llorar.

Buena ambientación para que tu bebé duerma bien

Al igual que nos ocurre a los adultos, el ambiente del cuarto en el que dormimos es importante. La luz, el ruido o la temperatura son factores que nos afectan. Pasa lo mismo con los bebés.

Para promover un buen descanso y lograr que tu bebé duerma bien, intenta que note tranquilidad antes de dormirse. Para ello, puedes encender una luz muy suave, relajarle con un masaje, darle crema o poner música o un sonido ambiental en un tono bajo.

Bebé llorando en su cuna.

Asegúrate de que no hace ni demasiado frío ni demasiado calor y la temperatura es la correcta. Además, acuesta al bebé boca arriba, como recomiendan los especialistas, y asegúrate de que la cuna no tenga ni mantas ni otros objetos blandos. ¡Ahora ya está listo para ir conciliando el sueño!

La manera en la que duerme tu bebé no refleja tu capacidad de crianza

No pierdas la perspectiva. Que tu hijo duerma mejor o peor no es una forma de evaluar tu valor como madre o padre. Entender los hábitos de tu pequeño y su forma de comunicarse puede requerir tiempo. No desesperes. Atiende a sus señales y adecúate a sus ritmos si es necesario. ¡Puede que tu bebé sea más madrugador de lo que te esperabas!

Y recuerda: si tienes cualquier inquietud, no dudes en consultar con un especialista. Él puede ayudarte y darte pautas para lograr que tu bebé duerma bien.