¿Conoces el método Kassing? - Eres Mamá

¿Conoces el método Kassing?

método Kassing

Hoy vamos a conocer qué es exactamente el método Kassing. Descubre sus utilidades y cómo ponerlo en práctica. Decir antes de arrancar que beneficia principalmente a los más pequeños. ¡Vamos con ello!

Qué es el método Kassing

El método Kassing es una técnica para dar el biberón. Se considera una técnica de lactancia en la que se busca que al dar el biberón al bebé, él sienta la misma experiencia como si estuviera tomando la leche directamente del pecho de su madre.

Se trata de un método que fue creado por la doctora Dee Kassing hace años. Está centrado en buscar una forma de dar el biberón muy natural. Lo que interesa aquí es estimular el enganche para lograr que el biberón no sea un obstáculo para la lactancia.

Este método hará que si la madre comienza a darle el biberón, y luego quiere darle el pecho porque todavía tiene leche, pueda hacerlo perfectamente.

Hay que tener en cuenta que si el bebé se acostumbra a tomar del biberón, de tal modo que no le supone ningún esfuerzo, será más difícil que vuelva a la lactancia natural materna. Incluso el pequeño puede rechazar el pecho porque prefiere ya el biberón. Pero precisamente para prevenir esto, Dee Kassing inventó este método que consiste en simular las condiciones de agarre y succión que se dan con el pecho materno.

Particularidades del biberón

método Kassing 3

Ten en cuenta que el biberon es una excelente opción. Pero si prefieres un sistema de lactancia mixto, tendrás que recurrir a este método. Hay que considerar que a la hora de dar la leche, en el bibe se han de tener en cuenta una serie de aspectos.

El biberón requiere de unos buenos hábitos de higiene durante su uso. De lo contrario, se pueden llegar a desarrollar infecciones de tipo bacteriana, por ello es fundamental cuidar las formas de limpieza.

Entre las ventajas de usar un biberón, está el hecho de que para tu bebé será mucho más fácil mamar, puesto que no tendrá que hacer fuerza de succión ni esfuerzo para conseguir la leche que necesita.

Para llevar a la práctica el método Kassing, hay que tener muy presente el tipo de tetina que vamos a usar.  Debe ser totalmente redonda, a la vez que se deben evitar las tetinas anatómicas. Han ser de flujo lento, con base estrecha y blandita, y con unos 2 centímetros de largo.

Así que ya lo sabes, necesitarás comprar un biberón recto, no curvo. Ten en cuenta que el problema de los biberones rectos es que hacen que la leche caiga con más dificultad. Esto provoca que el bebé se tenga que esforzar más en mamar.

Además, como te decimos, la tetina ha de ser redonda. Así logras que se parezca lo máximo posible a la forma del pezón materno. También tendrá que ser larga, para que pueda tocar el punto en el que se unen el paladar duro y el blando. Igual ocurre durante la lactancia materna.

La tetina debe ser de flujo lento, porque así la leche tardará más en fluir. De este modo el bebé se debe esforzar más, como lo haría con el pecho materno. También tardará más en terminar la toma del biberón. Sin embargo, esto tiene beneficios, porque conseguirás que realice una digestión más pausada, ya que la toma se hace de forma más progresiva.

La postura para dar el biberón

método Kassing 4

Y si importante es la tetina, no lo es menos tener en cuenta la postura que debemos tener a la hora de dar el biberón. Para que la lactancia se haga bajo este método, el bebé debe estar lo más sentado y erguido posible. Mientras, el biberón debe estar lo más horizontal posible.

De este modo conseguiremos reducir el efecto de la gravedad. Luego, el bebé tendrá que esforzarse del mismo modo que si tuviera que tomar el pecho. Además, así será él el que controle la velocidad y la cantidad de leche que ingiere. Para conseguir esto es aconsejable colocar al bebé en un ángulo de 90 grados. Habrá que poner la mano en la cabeza y en la nuca y la otra en el biberón. Recuerda que esté siempre en posición horizontal para que la leche no llegue directamente a la boca.

Por último, recordar que algunos expertos en lactancia recomiendan la toma en lugar de con biberón con jeringas o cucharitas. Esto no es lo más aconsejado. Pero si debes recurrir a ello, recuerda que la mejor manera de hacerlo es mediante el método Kassing.