Conoce todo sobre la enfermedad boca-mano-pie

Agetna · 14 febrero, 2016

La enfermedad boca-mano-pie es una infección viral que tiene más prevalencia en los niños de 0 a 5 años aunque se sabe que los escolares y los adultos también pueden contraerla.


Por lo general, comienza desde la garganta y luego se extiende hacia las restantes zonas del cuerpo.

Si quieres saber más sobre este padecimiento tan contagioso préstale atención a nuestro artículo.

¿Cómo se transmite la enfermedad boca-mano-pie?

Como al resto de los padecimientos contagiosos lo primero en la enfermedad boca-mano-pie es saber cómo se transmite.

Por eso es importante que sepas que esta infección viral se traspasa por:

  •  las heces fecales
  • la saliva
  •  el líquido que sueltan las ampollas
  •  las secreciones nasales
  •  el contacto directo con la persona infectada a través de besos, abrazos, el roce de las manos…, etc.
  •  el tocar un objeto infectado (cubiertos, vasos, juguetes, ropas, las superficies de las mesas…, etc.
thermometer-833085_640

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad boca-mano-pie?

Algunas de las señales más comunes que emite esta infección viral son:
• Sarpullido o ampollas rojizas en las palmas de las manos y las plantas de los pies
• Llagas dolorosas en la garganta, encías, la zona alrededor de la boca, la lengua, la cara interior de las mejillas y las amígdalas
• Dolor de cabeza frecuente
• Estados febriles
• Inapetencia
• Dolor muscular y malestar en todo el cuerpo
• Dolor de garganta
• Babeo en exceso (niños pequeños)
• En algunos pacientes aparece una erupción en las zonas de los codos, las rodillas y los glúteos.

¿Cuál es el tratamiento contra la enfermedad boca-mano-pie?

Lo más temido de esta enfermedad es que, al menos hasta el momento, no existe un medicamento que le ponga fin.

Cuando un niño se contagia lo único que puede hacerse es proveerle las atenciones y cuidados necesarios para hacerle más llevadero el tiempo durante el cual el virus permanece latente.

La enfermedad boca-mano-pie dura alrededor de 7 días.

Los tratamientos que se pueden aplicar en estos casos son:

  • Dosificación de los medicamentos que se usan para bajar la fiebre según el peso del menor (niños pequeños) o su edad. En este caso puede ser Paracetamol (vía oral), Ibuprofeno (vía oral) y Dipirona (tableta o supositorio)
  • Beber abundante agua
  •  Hacer enjuagues bucales y gárgaras con una solución salina que sirva para refrescar la garganta, lengua y amígdalas infectadas. Para esto puedes hervir una taza de agua con media cucharadita de sal. Deja que el líquido se refresque antes de darlo a tu hijo.

Importante: Los tratamientos que recomendados en el presente post deben ser consultados previamente con el pediatra de tu hijo.

Él es quien sabe a ciencia cierta el cuidado qué debes proveerle a tu pequeño.

Conoce todo sobre la enfermedad boca-mano-pie

4886087851_d6ce1e2f57

La enfermedad boca-mano-pie es producida por varias cepas del grupo de virus coxackie o coxackievirus.

Toda vez que uno de estos virus infecta, el organismo se vuelve inmune a él, pero solo a él; tu hijo puede contraer nuevamente la enfermedad si se contagia con otro virus del grupo.

Por eso es tan importante que tomes todas las providencias para evitar exponer a tu hijo a los gérmenes.

La manera más idónea que hay para eso es mantener una buena higiene.

Lava las manos de tu niño con bastante frecuencia, sobre todo si él ya camina y juega por el suelo.

Desinfecta sus juguetes y las superficies que pueda tocar. Los gérmenes pueden estar en cualquier lado.

Algo más a conocer sobre este padecimiento es que si a tu niño le salen úlceras dentro de la boca es posible que no quiera ingerir alimentos calientes que puedan rozarle el paladar.

Para evitarle el dolor y refrescarlo dale alimentos suaves y fríos como helados, gelatinas y natillas.

Por último, sabemos lo importante que es para un niño el jugar y relacionarse con otros.

Pero tu hijo puede contraer la infección si alguien infectado tose o estornuda cerca de él y sin cubrirse con un pañuelo, lo toca directamente o comparten algún objeto.

Por eso, si existe la más mínima sospecha de que uno de sus amigos tenga la enfermedad boca-mano-pie evita el juego con él hasta no cerciorarte de lo contrario.

Recuerda que tu prioridad debe ser la salud del niño y su bienestar físico en general.