Cómo facilitar el estudio al niño

Pedro · 31 octubre, 2017

No siempre es fácil que los niños interioricen el hábito de estudio. Sin embargo, para su correcto rendimiento académico, es vital. Por ello, queremos dejarte una serie de recomendaciones para facilitar el estudio al niño. De esta manera lograrás que se siente a aprender la lección con mucha más facilidad.

Todo lo que debes saber para facilitar el estudio al niño

Para que tus hijos estudien debidamente y asimilen los diferentes conceptos, lo primero que debes hacer es enseñarles a estudiar. Y es que en la mayoría de las ocasiones un mal resultado académico no está asociado realmente con la capacidad intelectual del estudiante, sino con su falta de concentración o con un nulo manejo de las técnicas de estudio.

Si tu hijo se pasa horas delante los libros, pero luego los resultados no acompañan, probablemente algo no funcione bien. Sin embargo, se trata de un problema que tiene solución. Así que toma nota de estos sencillos pasos para facilitar el estudio al niño.

1.- Crear un espacio adecuado de estudio

Tu hijo estudiará mucho mejor si hay un espacio creado específicamente para ello. Por eso es fundamental que tenga una mesa con sitio suficiente.

Así podrá tener los materiales necesarios a mano y el entorno será más agradable y tranquilo. Por supuesto, también es importante contar con una buena iluminación y una silla adecuada. A su vez, es fundamental evitar todo tipo de distracciones.

Los deberes de los niños.

2.- Facilitar su concentración

Si el niño no tiene cerca el móvil, los videojuegos o la televisión, evitarás que se distraiga. Por esto mismo será más fácil que estudie y se concentre. Lo más recomendable es estudiar en periodos de 45 o 50 minutos. Después, se puede realizar una pequeña pausa de 5 o 10 minutos. No obstante, dentro de los espacios reservados al estudio se deben evitar todo tipo de interrupciones.

3.- Planificarse

Como en la vida adulta, planificar las tareas es fundamental. Así que debes enseñarle a que lo haga. En la actualidad, podemos encontrar multitud de herramientas que se pueden usar para anotar los deberes y trabajos. De esta manera tu hijo podrá organizar de un modo muy sencillo sus propios horarios de estudio.

Por ejemplo, en el caso de los niños de 7 a 12 años, lo recomendable es que dedique entre una y dos horas al día entre semana. Por lo que respecta a los chicos de 13 a 18 años, este horario debe aumentar a dos o tres horas diarias. Pero lo importante es que sea él mismo quien organice su tiempo.

4.- Enseñarle la importancia de tomar apuntes

Hazle ver a tu hijo lo importante que es tomar apuntes. Coger notas supone estar atento a la lección y aprender a sintetizar. Todo esto puede facilitar el estudio del niño. Por ello, es fundamental que le enseñes cómo anotar las ideas principales de las lecciones y los datos concretos que necesitan memorización.

5.- La lectura comprensiva

Tu hijo solo podrá entender la lección si aprende a comprender lo que lee. Es importante que desde pequeño lo ayudes a realizar siempre una lectura comprensiva.

Ten en cuenta que por mucho que relea algo, de nada servirá si no lo entiende. Ten a mano el diccionario para que busque las palabras que no entienda. También será más fácil que lea comprendiendo mediante acciones como subrayar o contestando a una serie de preguntas a modo de autoevaluación.

6.- Saber subrayar

Otro de los métodos para facilitar el estudio al niño es que sepa subrayar. Esto puede ser muy útil a la hora de condensar las ideas. Enséñale que se deben destacar solo las ideas más importantes. Si en un texto está entero subrayado, no servirá de nada.

Controlar los nervios puede resultar muy fácil con unas técnicas de relajación adecuadas

7.- Aprender a hacer esquemas, mapas conceptuales y resúmenes

Los esquemas y los mapas conceptuales son muy útiles, porque harán que tu hijo pueda comprender y memorizar mejor la lección, muchas veces de manera visual. Del mismo modo, aprender a hacer resúmenes le ayudará a sintetizar y a ordenar sus ideas. 

8.- Preparar un examen

Es fundamental que tu hijo sepa prepararse ante un examen. Para ello, lo principal es que no estudie nunca a última hora.

Cuando esté delante el examen, es básico que lea muy bien las preguntas. Dile que se tome su tiempo y lo haga con tranquilidad, contestando primero a las más fáciles. Si tiene alguna duda, es fundamental que no sienta vergüenza y pregunte siempre al profesor. No saber hacer algo y pedir ayuda es el primer paso para aprender.