Cómo ayudar a entender la lectura a un niño con problemas de aprendizaje

05 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Si tienes un hijo con problemas de aprendizaje, no te pierdas estos consejos para mejorar su comprensión lectora.

La lectura no siempre es el “fuerte” de los niños, pero es muy importante para el aprendizaje. Los más pequeños necesitan leer y comprender lo que tienen delante para poder avanzar en su aprendizaje diario. Leer es el saber y nos aporta conocimiento por lo que es imprescindible que ayudar a entender la lectura a los niños con problemas de aprendizaje.

Para muchos padres, esta tarea no es para nada sencilla, pero no es imposible y es necesario saber cómo ayudar para que, poco a poco, los niños puedan leer bien y comprendan lo que leen, aunque tengan problemas de aprendizaje. Lo primero que los padres deben tener en cuenta es que deben respetar el ritmo y las capacidades de sus hijos, porque solo así se logrará avanzar correctamente.

Padre leyendo a sus hijos en voz alta un cuento para ayudarlos a entender la lectura.

Hazle preguntas para ayudarlo a entender la lectura

Cuando un niño está leyendo, es necesario que se le hagan preguntas sobre lo que está leyendo. Así, estarás poniendo a prueba su entendimiento respecto a la lectura y al contenido de la misma. Incluso, puedes hacerle de forma escrita algunas preguntas, pues también reforzarás su lectura comprensiva y podrá pensar mejor la respuesta.

De esta manera, al hacerlo escrito, podrás quitarle la atención a tu hijo y él podrá pensar mejor en la respuesta sin sentir agobio por contestar rápido. Respeta sus tiempos y recuerda que si no sabe responder a una pregunta, solo hay que volver a esa parte de la lectura para que recuerde y pueda interiorizar mejor la información.

Aromas para recordar

Cuando tu hijo está estudiando o leyendo algún contenido que debe recordar para un examen, hazlo interesante. Puedes usar un aroma mientras el pequeño lee o estudia para que, después, al oler ese aroma en concreto, recuerde lo que estaba estudiando o leyendo.

Para muchos niños, cierto olor puede ayudarlos a recordar un momento o recuerdo específicos. Mientras tu hijo está estudiando para una prueba particularmente dura o estresante, pídele que use cierto aroma, como una loción o un perfume específico.Cuando llegue el día del examen, pídele que use el mismo aroma que usaba al estudiar; podría ayudarlo a recordar el material.

El rincón de lectura

Es importante que tu hijo no sienta que la lectura es una obligación, porque entonces no querrá hacerlo o lo sentirá como una imposición. A nadie nos gusta que nos impongan las cosas y tu hijo no es una excepción. En este sentido, resulta mucho más práctico y útil que te decantes por motivar a tu hijo para que sienta que la lectura es un momento de relajación, crecimiento personal y sobre todo de ocio.

Para ello, prepara un rincón especial en el hogar en el que tu hijo pueda sentarse tranquilamente a leer solo o acompañado. Incluso, puedes adaptarlo para que pueda ser su rincón de estudio en silencio, donde nadie le moleste.

Una mesa, cojines en el suelo, una silla cómoda, libros en estanterías, luz natural y artificial suficiente para que la lectura sea cómoda… Piensa en cómo acomodar esta estancia para que tu hijo la pueda usar asiduamente.

Escribir informes de libros

Escribir informes de libros puede ser un desafío, especialmente para niños con necesidades especiales o con problemas de aprendizaje. Esta estrategia puede ayudar a tu hijo a sentirse abrumado con un libro haciendo que lo recuerde capítulo por capítulo.

Lo ideal es que tengas varias hojas de papel rayado y las grapes juntas para hacer una libreta personalizada, aunque también puedes conseguir una libreta que sea únicamente para usarla para hacer los resúmenes de los libros o para anotar aquello que vaya aprendiendo.

Cada vez que tu hijo termine de leer un capítulo, pídele que escriba una o dos oraciones para describir lo que ha pasado. Haz que lea lo que escribió sobre capítulos anteriores antes de comenzar uno nuevo. Esto le ayudará a recordar lo que está sucediendo en la historia.

Padres leyendo en voz alta con su hijo.

Cuando tu hijo termine el último capítulo, pídele que escriba algunas oraciones para describir cómo acabó el libro. Terminará con un resumen completo para ayudarlo a entender y recordar todo lo que leyó. Se sentirá muy bien porque habrá recordado la lectura pudiendo desglosar la información.

Habla con tu hijo para ayudarlo a entender lectura

Habla con tu hijo sobre los principales problemas que surgen cuando se sienta a leer. ¿Qué le parece más difícil? ¿Qué lo distrae? ¿Cómo puede encontrar formas de detener las distracciones?

Una vez que hayáis tenido una lluvia de ideas para hacer que la lectura sea más productiva, redacta un contrato con tu hijo que implemente las estrategias acordadas. Así, cada vez que una estrategia se utilice con éxito, dale puntos para obtener una recompensa.

En definitiva, esperamos que estas ideas para ayudar a entender la lectura a los niños con problemas de aprendizaje te sean útiles y las pongas en práctica en casa con tus pequeños.