Cambio de colegio a otro país de la Unión Europea

29 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
El cambio de colegio, en ocasiones, puede no ser tan fácil como parece. Sobre todo si la familia se cambia de domicilio e incluso de país. En el caso de que la mudanza sea dentro de la Unión Europea, todo está bastante regulado.

Los niños españoles, como ciudadanos de la Unión Europea, tienen derecho a estar escolarizados en cualquier país miembro. Las condiciones para dicha escolarización son exactamente las mismas que para los ciudadanos del país en cuestión.

Si una familia española decide mudarse a otro país de la Unión Europea, no tendrá que preocuparse por la escolarización de sus hijos. Ellos tendrán derecho a integrarse en un aula que corresponda a su grupo de edad y a un nivel educativo equivalente al que tenían en España. Esto es independiente de si hablan o no el idioma del país al que han llegado.

Sin embargo, cada país de la Unión Europea tiene particularidades y diferencias en su sistema educativo y en los requisitos para la matriculación. A continuación, veremos algunos aspectos que se deben considerar antes de un cambio de colegio a otro país de la Unión Europea.

Principales dudas de los padres sobre el cambio de colegio de sus hijos a otro país de la Unión Europea

Una de las preocupaciones más frecuentes de los padres españoles que se van a vivir a otro país de la Unión Europea con sus hijos en edad escolar es el idioma. En efecto, muchas veces, los menores aún no hablan el idioma de su nuevo país de residencia y los padres se preguntan si tendrán que matricularlos en un colegio internacional, que puede ser muy costoso.Niñas felices en clase tras el cambio de colegio.

La legislación europea establece que los hijos de cualquier ciudadano de la Unión Europea que migre a otro país miembro por razones de trabajo tienen derecho a clases gratuitas del idioma de su nuevo país de residencia. Esto les permitirá integrarse mejor al sistema educativo.

Otra pregunta muy común entre los padres que migran con sus hijos a otro país de la Unión Europea es si deben o no llevar el expediente académico de los menores. Si bien los requisitos varían de un país a otro, siempre es aconsejable conservar su expediente académico, ya que puede ser útil.

El expediente debería contener todos los informes escolares (originales y copias), cartas de referencia de profesores o tutores… También se puede aportar una lista de los libros de texto y de los programas de estudio utilizados recientemente. Esta última puede ser muy útil para que el nuevo profesor vea en qué nivel se encuentra el menor.

Además, se podrían adjuntar los resultados de los exámenes, por lo menos de los de algunas asignaturas como Lengua, Matemáticas y Ciencias, así como la tarjeta de vacunación. 

El calendario escolar en otros países de la Unión Europea

Antes de cambiar a nuestros hijos de colegio a otro país de la Unión Europea, es importante saber que el reparto de las vacaciones escolares varía mucho de un país a otro. Por ejemplo, en Francia, los niños y adolescentes tienen muchas más vacaciones que en España. De hecho, es uno de los países con más vacaciones escolares en el mundo.

En el país galo, además de las vacaciones de verano, que duran alrededor de 50 días, hay cuatro periodos de vacaciones en el año de dos semanas cada uno: en octubre, en Navidad, en febrero y en abril.Niño yendo a clase en su nuevo colegio tras el cambio a uno nuevo de la Unión Europea.

Por su parte, en Alemania, cada Estado federado organiza sus vacaciones escolares. Sin embargo, la mayoría de ellos las distribuye en seis períodos a lo largo del año escolar: vacaciones de otoño, de Navidad, de invierno, de Pascua, de Pentecostés y de verano.

En Reino Unido los estudiantes, generalmente, tienen una semana de vacaciones cada seis semanas de clases. Esto sucede a partir de septiembre, cuando empieza el año lectivo.

En Grecia, las vacaciones escolares son muy parecidas a las de España. Las clases empiezan la segunda semana de septiembre y terminan a mediados de junio. Hay dos semanas de descanso en Navidad, dos a finales de abril y 12 en verano.

La duración de las vacaciones de verano también puede variar de forma significativa entre los distintos países de la Unión Europea, generalmente, en función del resto de vacaciones que tengan durante el año escolar.

Por ejemplo, algunos Estados federados de Alemania, los Países Bajos, el Reino Unido y Suiza tienen apenas seis semanas de vacaciones estivales. Mientras que Lituania, Italia, Portugal y Turquía llegan a las 13 semanas.