Cajita come-miedos para educar las emociones de los hijos

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Hablamos sobre La cajita come-miedos, un libro que presenta una estrategia interesante para que los padres ayuden a sus hijos pequeños a combatir sus temores de una forma divertida.

El libro La cajita come-miedos, tiene como finalidad ayudar a los más pequeños a ahuyentar los miedos propios de la etapa infantil. Asimismo, les proporciona a los padres una descripción sencilla de los principales temores que pueden tener sus hijos e incluye una actividad para poder hacer con los niños cuando tengan miedo.

Se trata de un libro con contenido e información tanto para los adultos como para los niños, en el que se expone un recurso original para ayudar y educar a los más pequeños en la gestión de sus emociones.

Los miedos en la infancia

Hay que tener en cuenta que el miedo es una emoción básica y que es necesario para que las personas se cuiden y protejan. Porque es el miedo el que hace que reaccionemos y nos defendamos frente a situaciones peligrosas. Como, por ejemplo, frenarnos y mirar antes de cruzar una calle, al asomarnos a un precipicio, o hace que seamos precavidos con gente extraña.

Los niños comienzan a desarrollar sentimientos de miedo propios de su edad y de su imaginación. Los pequeños tienen miedo a lo desconocido, a quedarse solos, a separase de sus padres, o a la oscuridad. Además, pueden tener miedo a cosas que para los adultos son irreales o irracionales, como los fantasmas o los monstruos. Incluso, en ocasiones, algunos niños le temen a bichitos o insectos, a objetos raros o extraños, o a algún animal.

Niño con miedo a la oscuridad tapándose la cara con las manos.

Con lo cual, los adultos, padres y educadores, deben ayudar a los pequeños a comprender y a enfrentar todos sus miedos, y conseguir que ellos aprendan, a medida que crecen, se desarrollan y maduran, a gestionarlos de una forma más racional.

La cajita come-miedos para ayudar a los pequeños a ahuyentar sus temores

Incluso para muchos adultos, es muy complicado conocer y reconocer sus emociones, y menos aún saber cómo controlarlas. Con lo cual, un libro de las características de La cajita come-miedos, de Belén Piñeiro, puede ser de gran ayuda en este sentido.

Este libro proporciona información a los adultos sobre el origen, el desarrollo y la manifestación de los temores en la infancia. Y se constituye en un recurso útil con el que trabajar con los hijos pequeños para que ellos aprendan a superar sus temores.

Además, en él se incluye un cuento que habla de los miedos y de cómo Guille, el protagonista, los combate y quien, gracias a una caja que devora miedos de niños, logra deshacerse de todos sus temores. Con lo cual, esta puede ser una estrategia muy original y divertida para hacer en casa con los hijos.

Construir una cajita come-miedos

Así pues, se puede construir, con los niños, una cajita come-miedos, como la de la historia, para ayudar a los niños a gestionar sus emociones. Para hacer esta caja, serán necesarios los siguientes materiales:

  • Una de caja de cartón de un tamaño mediano, que esté cerrada o que pueda cerrarse o taparse.
  • Témperas.
  • Acuarelas.
  • Pegatinas o imágenes molonas para pegar y decorar la caja.

Con estos materiales, se decorará la caja con los colores y con las figuras, pintadas o pegadas, que más gusten a los pequeños. Incluso, ellos mismos podrán elegirle un nombre. A continuación, si es una caja cerrada, se hará una ranura en ella, por encima o en un lado.

El objetivo es que los papás expliquen a sus hijos que tienen esa cajita para cuando sientan algún temor, y que pueden escribir o dibujar en un papel su sentimiento de miedo para, luego, meter el folio en la cajita come-miedos, la cual, con toda su hambre, se comerá el papel y, con él, devorará, también, cada uno de los miedos los pequeños.

Además, es muy importante que los padres dialoguen sobre los miedos con sus hijos antes de meter el folio en la caja. Para combatir los temores, es muy beneficioso que los niños tomen conciencia de ellos, que los expresen y los exterioricen.

Niño mirando una cajita-come miedos para canalizar su temores.

Para lo cual, los adultos, con tacto y cariño, deben ayudar a los peques a profundizar sobre las razones de sus temores. Tienen que conseguir que ellos cuenten y describan cómo responde su cuerpo a sus sensaciones de temor, por ejemplo. Y deben lograr, también, que los niños expresen cómo se sienten, o cómo se sentirían si esos miedos desaparecen.

¿Por qué es importante una cajita come-miedos para la educación emocional de los hijos?

Enseñar a los niños desde que son muy pequeños a conocer, reconocer, controlar y gestionar sus emociones es fundamental. Porque de ello dependerá que, a medida que crezcan, puedan ir gestionando de forma satisfactoria sus estados de ánimo y emociones.

Así, un desarrollo de la inteligencia emocional debe comenzar en la infancia para que, cuando los niños sean adultos, sean personas con capacidad de autoconocimiento, tranquilas y seguras de sí mismas; personas con actitudes y comportamientos positivos, tanto con los demás como con ellos mismo.

Por lo tanto, las cajitas hambrientas en las que hacer desparecer miedos reconocidos pueden ser de gran ayuda para educar emocionalmente a los más pequeños de la casa.