Beneficios de la presencia de un padre en la vida de los hijos

25 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Aunque en la actualidad hay muchos tipos de familia, el papel del padre cuando se tienen hijos sigue siendo fundamental en su familia.
 

Es sabido que la presencia de un padre en la vida de los hijos es beneficioso, aunque merece la pena recalcar que no siempre tiene que ser así. Los niños pueden ser muy felices sin importar el género de los padres que los crían.

Además, tanto las madres solteras como los padres solteros se esfuerzan para garantizar a sus hijos una buena crianza y que la ausencia de un padre o de una madre no impida que los pequeños tengan vidas saludables y felices. Todos los tipos de familias son importantes.

La presencia de un padre

Es probable que en tu infancia tu madre te contase cómo en aquellos tiempos a los padres no se les permitía entrar a la sala de partos cuando naciste.

Si bien es cierto que esto ha cambiado bastante desde entonces hasta ahora, en muchas ocasiones, la figura del padre se sigue pasando por alto o se deja un paso atrás en la cultura popular en cuanto a la crianza de los niños. Nadie se sorprende si una madre va a hablar con la tutora del colegio. Pero que siempre lo haga el padre puede parecer “extraño”.

Niño dando las gracias a su padre con un abrazo gracias a su presencia durante su crianza.

Las bromas sobre padres desorientados que no pueden encontrar la ropa de sus hijos todavía son normales de vez en cuando, pero la mayoría de nosotros nos damos cuenta del papel crucial que juegan los padres de nuestros hijos en sus vidas.

 

Hace solo unas pocas décadas, el papel de los padres en el desarrollo infantil fue ignorado en su mayoría. Los académicos de psicología educados antes de la década de 1980 rara vez escucharon alguna mención de los padres en sus revistas académicas. Prácticamente toda la investigación se centraba en los roles de las madres en el desarrollo de sus hijos.

Hemos aprendido en los años intermedios que un padre juega un papel importante en el desarrollo de un niño. Los padres ya no son considerados simplemente “niñeras“, sino compañeros activos e iguales en la vida de los hijos. Desde el nacimiento hasta la vida adulta, el papel crucial de los padres continúa siendo ilustrado en un estudio tras otro. ¡Y no es para menos!

Los papás y sus bebés

Aunque la mayoría de nosotros consideramos que la presencia del padre en el momento del nacimiento de nuestro bebé es común y necesaria, esto no era así solo hace una generación. Gran parte de este cambio se debe a los claros beneficios que vemos tanto para la madre como para el bebé al tener al padre en la habitación.

Desde los primeros días de vida de un bebé, la presencia de la pareja o un padre comprometido y atento puede tener un impacto positivo. Algunos estudios han demostrado que los bebés que experimentan contacto piel con piel con sus padres en las primeras horas después del nacimiento tienden a llorar menos, a calmarse más rápido y a dormirse antes que los bebés que se quedan en una cuna solos.

 
Padre jugando con su hija con mucho afecto.
Little girl playing with dads nose, connection between children and parents

Fomentar un apego seguro

La atención de los padres y el cuidado de sus bebés en los primeros meses es una forma de fomentar un apego seguro. Las investigaciones anteriores sobre el desarrollo del apego parecían implicar que los bebés solo se apegan a un cuidador (generalmente la madre). Pero ahora sabemos que este no es el caso.

Los bebés se apegan de manera segura a múltiples cuidadores. Especialmente, si el otro cuidador, por ejemplo, la pareja, responde y está atenta a las necesidades físicas y emocionales del bebé. Formar un apego seguro tampoco se trata solo de la cantidad de tiempo que los cuidadores pasan con los bebés.

Incluso las parejas que no pueden pasar largos periodos de tiempo con sus bebés pueden establecer un vínculo seguro. Un estudio  encontró que la capacidad de respuesta del cuidado importaba más que la gran cantidad de tiempo que pasaban juntos. En última instancia, el apego se trata de estar en sintonía con las necesidades y señales del bebé.

Así pues, el apego seguro, por supuesto, promueve todo tipo de buenos resultados para los niños en los años venideros. Incluida una mejor regulación emocional, menos problemas de comportamiento y hasta un mejor rendimiento académico en la adolescencia.