Beneficios de la poesía para los niños

19 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Si pensamos en poesía, ¿qué nos viene a la mente? ¿Tal vez pensamos en poemas largos de poetas de renombre como Bécquer, Alberti o Cernuda? ¿O pensamos en las rimas sencillas de nuestra niñez? Todo esto está relacionado con la importancia y los beneficios de la poesía para los niños.

Dependiendo de cómo abordaran tus padres, profesores y educadores el tema de la poesía cuando eras un niño, tus recuerdos serán más o menos felices. Puedes pensar en la poesía como algo complicado de entender o incluso aburrido o, por el contrario, sentirla como algo emocionante y divertido. Vamos a ver en este artículo los beneficios de la poesía para los niños y a entender todas estas cuestiones.

La poesía, en realidad, es algo positivo, algo alegre. Con la poesía, el ritmo de las palabras que fluyen juntas para formar una historia con un lenguaje rico se vuelve vida. Así que, sí, la poesía es importante para los niños y aporta muchos beneficios.

Los beneficios de la poesía para los niños son muchos e increíbles. Juega un papel muy importante en el desarrollo de los niños. Los ayuda a desarrollar el lenguaje, potenciar habilidades de memoria, ampliar su vocabulario e incluso ampliar sus relaciones. Vamos a ver cada uno de esos temas.

Beneficios de la poesía para los niños

Desarrollo del lenguaje

Si quieres desarrollar el lenguaje de un niño, no busques más. Este es el beneficio más básico de todos los que aporta la poesía para un niño. Es una gran herramienta para ello. Con rimas, los niños pueden aprender de forma sencilla nuevas palabras y a desarrollar su lenguaje.Libro de poesía.

Hacer que los niños lean poemas en voz alta les ayuda a practicar el tono, la inflexión de la voz y el volumen. Aunque todo esto puede parecer relativamente simple, en realidad, estamos hablando de habilidades totalmente necesarias para el desarrollo del lenguaje.

Desarrollo cognitivo del niño

Además de fomentar el desarrollo del lenguaje de un niño, la poesía también es excelente para su desarrollo cognitivo. Cuando leemos poemas a los niños, empiezan a entender que las palabras pueden sonar de forma similar y tener diferentes significados.

Dependiendo del poema que esté leyendo, un niño puede llegar a encontrarse con nuevas familias de palabras y empezar a entender más sobre los patrones fonéticos.

Debido a la naturaleza repetitiva de los poemas – en palabras o con la métrica -, la poesía ayuda a los niños a reconocer patrones. Además, es una excelente manera de fortalecer la memoria del niño. Estas habilidades serán extremadamente útiles para el aprendizaje futuro de otras materias como, por ejemplo, las matemáticas o nuevos idiomas.

Desarrollo del vocabulario, uno de los mayores beneficios de la poesía para los niños

Aunque hemos hecho mención al vocabulario al hablar del desarrollo del lenguaje, este es un beneficio de la poesía para los niños dignos de señalar aparte. Una buena comprensión del idioma y un vocabulario completo es una gran cualidad en una persona.

La lectura, en general, es una gran forma de construir vocabulario, pero con la poesía se puede llegar a duplicar la exposición de un niño a nuevas palabras. Esto se encuentra implícito en la naturaleza misma de la poesía, ya que esta exige un vocabulario preciso que coincida con el ritmo y la rima del poema.Abuelo leyendo un libro de poesía para niños a su nieto.

Desarrollo interpersonal

Si somos nosotros como padres los que leemos poesía a los niños, estaremos fortaleciendo nuestra relación y estrechando lazos de unión de una forma única y especial. Compartir un interés y una pasión común como la que se puede crear por la poesía es algo muy valioso.

Además de fortalecer la relación padre-hijo, al leerle poesía a los niños, estos crecerán en sus relaciones con los demás. Al leer poemas, los niños reciben varias perspectivas del mundo en el que viven.

Pueden, también, conocer diferentes puntos de vista y entender diferencias entre distintas culturas y creencias. Aprender a distinguir lo que es correcto de lo que es incorrecto, desarrollar el gusto por la buena literatura e incluso sentir empatía por los demás.

Así que, en definitiva, leer con los niños poemas cortos y sencillos puede hacerlos crecer de una forma muy interesante. Educar a los niños para que conozcan y amen la poesía les beneficiará no solo en el colegio, sino que también lo hará en sus carreras, relaciones personales y en su día a día.

  • Trigo Cutiño, José Manuel. (1988). "Notas sobre didáctica de la poesía y la recitación (Una propuesta metodológica para la EGB)". Cauce.
  • Kohan, Silvia Adela. (2016). Escribir para niños. Alba Editorial.