Ayuda a tu hijo a descubrir sus talentos

Corina González · 23 octubre, 2018
Todos poseemos habilidades y destrezas que nos destacan en un área determinada. Descubrirlas desde pequeños ayudará a mejorarlas y a hacer de ellas nuestras mejores herramientas.

Cada individuo posee diferentes capacidades, unas más desarrolladas que otras. Hacemos gala de nuestras habilidades desde temprana edad y con ellas nos convertimos en individuos útiles para nuestro entorno cercano y la sociedad. Por esto y muchas cuestiones más, ayuda a tu hijo a descubrir sus talentos desde el primer momento en el que los deja aflorar.

¿Cómo ayudar a descubrir y desarrollar los talentos de tu hijo?

Estas capacidades especiales se encuentran en los seres humanos en tres ramas fundamentales: la intelectual, la emocional y la motora. El niño demostrará las que posee en cada una de ellas según su desarrollo y crecimiento; es allí cuando la percepción de sus padres o adultos a cargo entra en juego para identificarlas.

El primer paso para ayudar a descubrir los talentos en los niños es que sus padres identifiquen lo que son capaces de hacer y cuáles son sus principales fortalezas y debilidades, según los vean desenvolverse en su entorno. Dicha apreciación es la que ayudará a identificar con claridad qué habilidades poseen, e indicará también el camino a seguir para formarlos de acuerdo a sus intereses.

¿A qué edad iniciar el desarrollo asistido de los talentos en niños?

Desde muy temprano, prácticamente desde el momento de su nacimiento hasta los tres años, el niño pasa por un proceso de gestación de sus capacidades; muchos padres comenten el error de presionar al pequeño a realizar ciertas actividades de la manera que ellos consideran correcta, sin darle espacio para que descubra la forma de hacerlo por sus propios medios.

No hay nada malo en orientar con esmero a los hijos, pero sí es necesario dejarlos desenvolverse con suficiente libertad en su entorno. Han de ser ellos los que descubran cómo valerse por sí mismos —con la debida precaución— en determinadas circunstancias.

Es importante saber descubrir los talentos innatos de los niños.

Por ejemplo, si a los tres años de edad no toma bien el lápiz, debemos recordar que aún está en un proceso de desarrollo motriz. Lejos de presionarlo, hay que enseñarle con mucha paciencia cómo es la forma correcta de hacerlo.

Ayuda a tu hijo a descubrir sus talentos desde que da sus primeros pasos. Al mismo tiempo, refuerza sus capacidades en cada una de las ramas antes mencionadas sin presionarlo. Más tarde, la educación preescolar —entre los 4 y 6 años— impulsará el desarrollo de todas sus habilidades.

Conseguir sus verdaderos talentos

Luego de pasar por el proceso de preselección de actividades, los padres deben ser muy observadores y determinar si el niño está realmente capacitado para hacerlas. Esta es una nueva oportunidad para determinar si su destreza es motora, si está presto a la lectura e investigación o si le gusta, por el contrario, explorar y descubrir.

Para estar seguros de que la actividad es la correcta y que despierta verdadero interés en el niño, hay que esperar un lapso de tiempo prudente para observar su evolución. Este puede ser de 3 meses —como mínimo— hasta un año. Tras este período, podremos evaluar su desempeño y tener la certeza de que realmente le gusta lo que hace.

Al cumplir los siete años de edad, los niños poseen la capacidad de decidir cuáles actividades son las que en realidad quieren hacer y cuáles no. La consideración de lo que desean es fundamental para que puedan disfrutar al máximo de sus talentos; de este modo, también se alejan de la frustración que les produce ser obligados a realizar algo que no les agrade.

Enseñar a tu hijo a ser educado requiere de compromiso constante y atención.

“El primer paso para ayudar a descubrir los talentos en los niños es que sus padres identifiquen lo que son capaces de hacer y cuáles son sus principales fortalezas y debilidades, según los vean desenvolverse en su entorno”

Recuerda que tu apoyo es la base de su éxito

En casa tienes a un niño a la espera de ser diferente, con muchas ganas de ser exitoso y de potenciar todas sus habilidades. Ten siempre presente que no hay nadie mejor para asistirlo que sus propios padres; ayuda a tu hijo a descubrir sus talentos para que, en el futuro, sea un individuo seguro de sí mismo y libre de temores para asumir nuevos retos.

Recuerda que el apoyo de los padres es primordial para el desarrollo óptimo del niño, tanto física como mentalmente. Tu hijo estará siempre feliz de mostrarte sus alcances, sus éxitos, y buscará refugio en ti cuando tenga encuentros con el fracaso y la frustración.