Aspectos legales que debe cumplir una piscina pública

Francisco María García · 26 julio, 2019
Una piscina pública es un recinto donde personas de todas las edades van a desarrollar diferentes tipos de actividades. Para su apertura, será necesario cumplir una serie de normas y preceptos. Aquí veremos los más importantes.

Las piscinas públicas son una excelente opción para quienes quieren ejercitarse, entrenar o simplemente disfrutar de un momento de esparcimiento y refrescarse, sobre todo en la época de verano. En la práctica, para que ese tiempo de diversión y relajación no se convierta en un problema, es necesario que una piscina pública cumpla con ciertos requisitos legales.

La normativa es válida tanto para piscinas públicas como privadas y comunitarias. Se trata de un conjunto de normas que buscan garantizar la seguridad y la salud de todos sus usuarios. A continuación, veremos algunos elementos para conocer mejor los aspectos legales que debe cumplir una piscina pública.

¿Qué tipo de piscinas están sujetas a la normativa?

Las normas que determinan los requisitos legales de funcionamiento regulan todas las piscinas de uso público. Esto incluye las piscinas públicas, los parques acuáticos, las piscinas spa, etc. También se encuentran en esta categoría las piscinas de hoteles y alojamientos turísticos, así como las piscinas terapéuticas que se encuentren en centros sanitarios.

Las piscinas que se encuentren en comunidades de propietarios, como las que existen, por ejemplo, en pequeñas urbanizaciones, también deben respetar la normativa vigente. Lo mismo ocurre con piscinas de casas rurales, colegios, etc.Aspectos legales que debe cumplir una piscina pública.

El titular que sea propietario de la piscina, ya sea una persona física o jurídica, o una comunidad de propietarios, será el responsable de que se cumplan todos los aspectos legales.

¿Qué aspectos se regulan en una piscina pública?

Con el afán de proteger la salud de la población, uno de los aspectos fundamentales que se vigilará y se controlará son los condicionantes ambientales ligados al funcionamiento y al uso de las piscinas públicas. Se vigilarán los factores ambientales de carácter físico, químico o biológico, y toda situación ambiental que pueda afectar la salud.

Para ello, el Real Decreto de 11 de octubre de 2013 fija parámetros que debe cumplir el agua de los vasos de las piscinas, así como la frecuencia mínima de muestreo. También establece una lista de los productos químicos permitidos para el tratamiento del agua. Estos parámetros se basan en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

En las piscinas cubiertas, incluidas las que se encuentran en centros de hidromasaje y las piscinas terapéuticas, también se vigilará la calidad del aire. Para ello, se fijan una serie de parámetros básicos que se deberán cumplir para que no existan riesgos para la salud. En caso de incumplimiento, se investigará la causa y se aplicarán medidas correctoras y preventivas.

Protocolo de autocontrol e información al público

La normativa vigente establece, además, que todas las piscinas deberán disponer de un protocolo de autocontrol específico. Este protocolo debe estar siempre en la misma piscina, a disposición del personal de mantenimiento y de la autoridad competente.

La reglamentación deberá contener información sobre el tratamiento del agua de cada vaso, el control del agua, el mantenimiento de la piscina y la limpieza y desinfección. También deberá detallar los aspectos relacionados con la seguridad y buenas prácticas, el plan de control de plagas y la gestión de proveedores y servicios.

Por otra parte, toda piscina de uso público deberá poner a disposición de los usuarios, en una zona visible, cierta información de utilidad. Se trata de los resultados de los últimos controles realizados, información de situaciones de incumplimiento, así como las respectivas medidas correctoras  y todas las recomendaciones.Aspectos legales que debe cumplir una piscina pública.

También, deberá figurar material informativo, dentro de las instalaciones de la piscina, sobre prevención de ahogamientos, traumatismos, lesiones y protección solar. Además, habrá instrucciones específicas para los niños.

De igual manera, se tendrá que informar sobre los productos químicos utilizados, la existencia, o no, de socorrista, así como los teléfonos y direcciones de los centros sanitarios más cercanos. Finalmente, es preciso detallar las normas, derechos y deberes de utilización de la piscina para los usuarios.

¿Cómo se realiza el control en una piscina pública?

El control de calidad que garantice que la piscina pública está cumpliendo con la normativa se realizará en varios momentos. Existirá un primer control llamado control inicial, que se realizará 15 días antes de la apertura de la piscina. También se realizan controles de rutina y un control periódico que consiste en análisis mensuales en laboratorio para verificar la calidad del agua y del aire.

El Ministerio de Sanidad elaborará un informe técnico sobre la calidad de las piscinas públicas cada año. Este informe estará a disposición de los usuarios a través de la página web del Ministerio.