Aspectos legales importantes sobre la adopción

9 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
La adopción en España es plenamente legal y está bien regulada. A pesar de lo cual, se trata de un proceso lento en el que los adoptantes deben tener una buena dosis de paciencia. ¿Qué hay que saber?

La adopción es el acto a través del cual un adulto se hace cargo de un niño ajeno con el fin de establecer con él una relación paterno-filial irrevocable. A través de este procedimiento legal, también se extinguen los vínculos jurídicos del menor con sus padres biológicos.

España es uno de los países que tiene más adopciones con relación a su población. Pero, a pesar de que actualmente la adopción ha dejado de ser un tema escondido y es considerada como un proceso natural por muchas personas, los trámites para la adopción siguen siendo muy poco conocidos.

La ley 21/1997 es la que regula la adopción y ha introducido importantes modificaciones. A continuación, veremos algunos aspectos legales importantes sobre la adopción.

Requisitos básicos para la adopción en España

Actualmente, la adopción es una gran opción para aumentar la familia en España. Ya no parece ser una misión imposible como lo era hace algunos años. Sin embargo, la adopción sigue siendo un procedimiento legal bastante lento, por lo que es indispensable que los futuros padres tengan una gran dosis de paciencia.Pareja en una reunión para la solicitud de una adopción.

Lo primero que hay que saber es que, para poder adoptar, uno de los dos miembros de la pareja debe tener, por lo menos, 25 años de edad. También es importante tener en cuenta que los futuros padres deben tener, por lo menos, 14 años más que el menor. Pero, además, no puede haber una diferencia de más de 40 años.

En cuanto a la pareja adoptante, esta debe estar casada o ser pareja de hecho desde hace, al menos, dos años. Las parejas homosexuales también pueden adoptar pero, en su caso, deben estar casadas.

Una persona sola también puede hacerlo, ya que la ley contempla la adopción monoparental. Estos son los requisitos básicos que se deben cumplir antes de iniciar el proceso de solicitud de adopción.

¿Quién puede ser adoptado?

De forma general, se puede adoptar a menores de edad no emancipados. La ley contempla también, en casos excepcionales, la adopción de mayores de edad o menores emancipados.

Sin embargo, en estos últimos casos, debe existir una situación previa de acogimiento o convivencia estable con los padres adoptantes, por lo menos un año antes de la emancipación o la mayoría de edad.

No se puede adoptar a un descendiente ni a un pariente en segundo grado de consanguinidad o afinidad. Tampoco puede un tutor adoptar a su pupilo hasta que haya sido aprobada la cuenta general justificada de la tutela.

Nadie puede ser adoptado por más de una persona, salvo que estos sean cónyuges o pareja de hecho. Si las personas adoptantes mueren, o si se les retira la patria potestad, el adoptado podrá optar a una nueva adopción.

Condiciones psicológicas y económicas de los adoptantes

Para empezar el proceso de adopción, lo primero que se debe hacer es acudir al Servicio de Protección de Menores de la comunidad autónoma correspondiente y solicitar un ‘certificado de idoneidad’. Este certificado acredita que la persona o la pareja adoptante reúne ciertas condiciones psicológicas y económicas. Padres con su hija en adopción.

Para elaborar este informe, además de solicitar algunos documentos, se realizan entrevistas personales a los futuros padres. En ellas se les pregunta sobre su educación, sus principios, sus valores, su capacidad económica, su estado de salud, etc… También se realiza una entrevista a la pareja, de ser el caso, para evaluar su relación, la vivienda, etc.

Estas entrevistas son fundamentales para que la adopción sea exitosa. El informe de idoneidad es la clave para que el proceso pueda seguir adelante; es un requisito imprescindible.

Durante las entrevistas también se harán preguntas sobre los motivos que han llevado a los solicitantes a tomar la decisión de adoptar, si se trata por ejemplo de un problema de infertilidad o de otra razón, si los dos están de acuerdo en caso de que sea una pareja, etc.

El proceso legal de adopción

Una vez que el Servicio de Protección de Menores concede la idoneidad, se propone a la persona o a la pareja un menor para adoptar. Empieza, entonces, el acogimiento familiar preadoptivo, que es un periodo de adaptación durante el cual el menor vive un tiempo en casa de sus futuros padres.

Si todo va bien, la autoridad propone la adopción plena. Esta debe ser aprobada por un juez. El último paso será inscribir la adopción en el Registro Civil, con la cual, los apellidos del hijo adoptivo cambian definitivamente.