Así afecta la astenia otoñal a los niños

El ejercicio físico y la exposición al sol son dos de las claves para afrontar la astenia otoñal. ¿Quieres conocer otras estrategias? No dejes de leer.
Así afecta la astenia otoñal a los niños
Maria Fátima Seppi Vinuales

Revisado y aprobado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Última actualización: 14 marzo, 2022

El verano es sinónimo de vacaciones, de días más largos y al aire libre. También, de algunos permitidos en los horarios y en las rutinas, porque no hay que ir a la escuela.

De esta forma, la llegada del otoño suele afectar con su vuelta a la rutina, con los días más cortos y por supuesto, con los preparativos para el invierno. Y es una realidad que los efectos de la astenia otoñal en los niños no pasan desapercibidos.

Veamos de qué se trata este cuadro y qué podemos hacer para mejorar sus síntomas.

Cómo afecta la astenia otoñal a los niños

Así como existe la astenia primaveral, también existe la astenia otoñal. Esta sucede por el cambio de estaciones y la dificultad del organismo para adaptarse a las nuevas condiciones. Sobre todo, la reducción de las horas de luz y el descenso de temperatura ambiental.

De esta manera, en el otoño hay una mayor producción de melatonina (hormona del sueño) y una menor producción de serotonina (hormona de la felicidad).

Quizás también notes que con la astenia otoñal los niños están un poco más fatigados y desganados de lo habitual y con un menor ánimo que afecta a sus emociones.

Esto se debe, en parte, a la menor cantidad de horas de luz solar, pues este cambio reduce las actividades al aire libre y eso influye en las emociones.

La astenia otoñal se diferencia de otros tipos de astenia más permanentes, que se relacionan con una sensación de fatiga crónica. Por eso, no hay que preocuparse por este cuadro, pues es un estado pasajero.

No obstante, es posible implementar algunas medidas para que el cuerpo se acostumbre al nuevo tiempo.

Algunos de los efectos de la astenia otoñal son los siguientes:

  • Irritabilidad.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Desgano y apatía.
  • Cansancio físico, debilidad.
  • Cambios en el apetito.
  • Somnolencia.
Niño que se aburre en la escuela.
El decaimiento y la falta de ganas para hacer las actividades de siempre son dos grandes indicios de la astenia estacional.

Te puede interesar: qué es la astenia primaveral


¿Qué puedes hacer para combatir la astenia otoñal de los niños?

A continuación, te compartimos algunas de las acciones que puedes llevar a cabo para reducir los efectos de la astenia otoñal en los niños.

Mantén la rutina y los horarios

Tal como comentamos, el verano suele ser atípico en términos de horarios. Y muchas veces, les permitimos a los pequeños quedarse despiertos hasta un poco más tarde para ver una película o hacer una pijamada con amigos.

Para acompañar este cambio de estación, es importante que comencemos a respetar nuevamente los horarios y establezcamos una rutina. De esta forma, descansarán mejor de noche y estarán con energías durante el día.

Lo ideal es que los niños escolares duerman unas 9 horas por día.

Cuida la dieta

Asegura una nutrición completa, saludable y equilibrada. Además, es conveniente que les ofrezcas a los peques frutas y verduras de estación para aprovechar mejor sus nutrientes.

Planifica algunas actividades al aire libre

Es cierto que muchas veces tenemos miedo de que los niños se enfríen y terminamos por organizar planes dentro de la casa.

Sin embargo, el hecho de exponerse al sol favorece a la prevención de la astenia, porque mejora el ánimo y reduce el estrés.

Puedes alternar caminatas con paseos en bici o juegos en la plaza. Quizás lo mejor sea organizar los paseos en las horas de sol para evitar las bajas temperaturas.

Promueve la actividad física

El mal clima se lleva bien con acomodarse en el sillón y pasar la tarde frente a la estufa. Sin embargo, esto no resulta óptimo para nuestro ánimo ni para nuestro sistema inmunitario.

El ejercicio también le hace bien a nuestro cuerpo, pues nos permite relajarnos, desconectarnos de las tareas y de la rutina, recargar energías y sentir mayor vitalidad. De esta manera, lo mejor será tratar de activar deporte y movimiento, aunque la cama nos llame.

ninos en el bosque juegan a pasar por el tronco equilibrio infancia aire libre
Fomentar la actividad física al aire libre es una estrategia muy útil para mejorar el bienestar de los pequeños.

Organiza actividades entretenidas en familia

Una de las mejores formas de combatir el mal ánimo es con alguna actividad que nos satisfaga y nos entusiasme. Podemos intentar con manualidades, juegos de mesa, el cine o el debate para esas tardes muy frías.

La astenia otoñal no es una enfermedad, pero sí es una condición que afecta a nuestro bienestar. Si tienes alguna duda respecto a la salud de tus niños no dejes de consultar a un profesional de la salud.



Acompaña el momento

Muchas veces creemos que la astenia solo afecta a los adultos, pero como hemos podido ver, también afecta a los niños.

Por eso, en determinadas épocas del año hay que estarse atento a estas condiciones que generan los cambios de estación, a fin de detectarlas a tiempo y combatirlas.

Dos de las claves que suelen encender las alarmas son la somnolencia y el menor rendimiento escolar. La adaptación puede resultar costosa, por lo que debemos contener a los pequeños y reforzar algunas tareas. También, podemos generar un espacio para el diálogo y conversar acerca de cómo se sienten con la vuelta a la rutina.

En síntesis, el buen descanso, el ejercicio regular y una buena alimentación son las claves para reducir el impacto de la astenia otoñal sobre nuestra salud física y psicológica.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Álvarez Villalba, M. D. M. (2015). Astenia crónica en atención primaria: Etiología, epidemiología y factores predictores.
  • Young, Pablo, Finn, Bárbara C., Bruetman, Julio E., Pellegrini, Débora, & Kremer, Armando. (2010). Enfoque del síndrome de astenia crónica. Medicina (Buenos Aires)70(3), 284-292. Recuperado en 08 de marzo de 2022, de http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0025-76802010000300015&lng=es&tlng=es.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.