Aprendizaje basado en problemas

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga Marta Crespo Garcia
Hablamos del aprendizaje basado en problemas (ABP), una metodología en la que el alumno es el protagonista y constructor de su propio aprendizaje.

El aprendizaje basado en problemas (ABP) fue propuesto por primera vez en la Escuela de Medicina de la Universidad de McMaster en los años 50. Desde entonces, ha ido evolucionando y adaptándose a los distintos niveles de enseñanza.

Barrows (1986) define al aprendizaje basado en problemas como: “un método de aprendizaje basado en el principio de usar problemas como punto de partida para la adquisición e integración de los nuevos conocimientos”.

Es un método de enseñanza-aprendizaje mediante el cual los alumnos, en pequeños grupos, analizan, investigan, reflexionan y resuelven un problema con la ayuda de un tutor. Este problema es diseñado y seleccionado rigurosamente con el fin de conseguir que los estudiantes logren los objetivos de aprendizaje correspondientes.

Así pues, el objetivo principal de este método de enseñanza es que el alumno aprenda mediante el análisis y la resolución de problemas reales. Se basa en el autoaprendizaje y fomenta el aprendizaje significativo. De igual forma, busca que el alumno tenga una actitud positiva y de motivación hacia el aprendizaje.

Alumnos con las manos levantadas llevando a cabo un aprendizaje basado en problemas.

Características del aprendizaje basado en problemas

Como hemos dicho, en un principio, el ABP fue diseñado para trabajar con estudiantes universitarios. Con el tiempo, este método de trabajo se ha ido adaptando a distintos niveles educativos. Sin embargo, las características esenciales no han cambiado.

  • Es un método de trabajo activo. Los alumnos participan en la adquisición de sus conocimientos.
  • La actividad gira en torno a un problema, de tal modo que el aprendizaje surge al resolver y trabajar sobre dicho problema.
  • Los problemas son diseñados para adquirir el aprendizaje de los objetivos marcados.
  • Busca que el alumno comprenda y profundice en la respuesta a los problemas.
  • El aprendizaje se centra en el alumno, no en el profesor.
  • El profesor-tutor es un facilitador del aprendizaje; ofrece oportunidades y medios para la construcción de conocimientos.
  • Se trabaja en grupos pequeños, de 6 a 8 personas.
  • La estructura y el proceso de solución al problema están siempre abiertos. Este aspecto motiva al aprendizaje consciente y al trabajo en grupo.

¿Cómo se organiza una sesión de aprendizaje basado en problemas?

Una actividad mediante el ABP necesita ser diseñada y organizada cuidadosamente. Morales y Landa (2004) establecen que el desarrollo del proceso de aprendizaje ocurre en ocho fases:

  1. Leer y analizar el escenario del problema. Se debe entender el enunciado y lo que se pide. Se reformula y discute el problema con el fin de que no haya dudas. Si algún tema necesita explicación, se discutirá con los demás grupos.
  2. Realizar una lluvia de ideas. Se prepara una lista con todas las hipótesis sobre cómo resolver el problema. Según avance el problema, estas hipótesis se aceptan o se rechazan.
  3. Hacer una lista con aquello que se conoce. A continuación, se hace una lista con lo que cada miembro del equipo conoce sobre el problema. Recurrirán a los conocimientos previos que puedan servirles para resolver el problema.
  4. Hacer una lista con aquello que se desconoce. Igualmente, se hará otra lista con lo que no conocen y creen que deben saber para resolver el problema.
  5. Hacer una lista de aquello que necesita para resolver el problema. Se plantean las estrategias de investigación. Después, se asignan y reparten las tareas entre los miembros del grupo.
  6. Definir el problema. El equipo explica, de forma clara, el problema a resolver y cómo va a llevar a cabo la investigación para resolverlo.
  7. Obtener información. Deben buscar, recopilar, organizar y analizar la información. Se trabaja individualmente en la tarea asignada. A continuación, se pone en común toda información obtenida para elaborar conjuntamente la solución del problema.
  8. Presentar resultados. Tras la puesta en común sobre las distintas soluciones, el equipo tomará una decisión sobre la solución del problema. Finalmente, se redacta un documento con el trabajo realizado y la solución al problema. Estos resultados se presentarán oralmente al resto de la clase.

¿Que ventajas tiene trabajar mediante el ABP?

La enseñanza mediante el ABP ofrece numerosas ventajas a los alumnos. Entre ellas destacamos

  • Un aprendizaje más significativo, ya que el alumno construye su propio conocimiento.
  • Mayor motivación y actitud positiva hacia el aprendizaje.
  • Desarrollo de habilidades cognitivas; pensamiento crítico, análisis, síntesis y evaluación.
  • Habilidad para identificar, analizar y solucionar problemas.
  • Selección y manejo eficiente de diferentes fuentes de información.
  • Por su carácter multidisciplinar, permite la integración de conocimientos de diferentes disciplinas.
  • Promueve el trabajo colaborativo y cooperativo; se desarrolla el sentimiento de pertenencia grupal.
  • Fomenta la escucha y comunicación efectiva.
  • Capacidad para argumentar, debatir ideas y tomar decisiones.
  • Se cuestiona la escala propia de valores (honestidad, responsabilidad, compromiso).
    Alumnos en clase trabajando en grupo gracias a los métodos de educación nuevos.

La integración de estos aprendizajes estará determinada por dos factores: la capacidad del profesor-tutor y la disposición del alumno.

Evaluación 

Si los métodos de enseñanza cambian, también debe cambiar la forma de evaluar el aprendizaje. En el caso del ABP, se pueden utilizar los siguientes métodos de evaluación:

  • Caso práctico. Mediante la puesta en práctica sobre lo que han aprendido.
  • Un examen en el que el alumno organice los conocimientos aprendidos.
  • Autoevaluación. Mediante una serie de ítems, como aprendizaje logrado, tiempo invertido, proceso seguido, etc.
  • Evaluación entre pares. Los estudiantes son evaluados por los compañeros.

En definitiva, el aprendizaje basado en problemas es un método de enseñanza activo. Mediante esta metodología de enseñanza, los estudiantes aprenden resolviendo y analizando problemas del mundo real. A su vez, el alumnado desarrolla una serie de habilidades y competencias que le servirán en su futuro personal y profesional.