Alopecia en bebés: causas y cuidados

Durante las primeras semanas de vida, el cabello del recién nacido puede sufrir notorias caídas. Aunque no supone un problema en la mayoría de los casos, hay algunas recomendaciones que debes saber.
Alopecia en bebés: causas y cuidados
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 12 agosto, 2023

Una de las preocupaciones comunes que pueden surgir luego del parto es la alopecia en bebés, es decir, la pérdida de cabello en una área específica o en todo el cuero cabelludo. Aunque puede ser alarmante para los padres, en la mayoría de los casos se trata de un fenómeno temporal y no es motivo de preocupación.

En este artículo, exploraremos las causas de este suceso y brindaremos consejos sobre los cuidados adecuados para garantizar la tranquilidad de los padres.

¿Qué es la alopecia en bebés?

Así como lo describe un estudio publicado en la revista Annals of Continued Pediatrics, la alopecia en bebés, también conocida como «efluvio telógeno neonatal» o «alopecia del recién nacido», es un fenómeno temporal de pérdida de cabello que afecta a algunos bebés poco después de nacer o en las primeras semanas de vida.

Este tipo de alopecia es común y suele formar parte natural del desarrollo del cabello en los bebés. Incluso, hay recién nacidos con menor cantidad de cabello y otros con mayor cantidad. Ambas condiciones son consideradas normales. Además, no solo la cantidad de cabello con la que nace el bebé carece de carácter definitivo, sino también su coloración.

Causas de la alopecia en bebés

Según detalla un artículo publicado en la revista European Journal of Pediatrics, la caída de cabello transitoria se caracteriza por sus inicios en determinadas zonas en los bebés de hasta 3 meses. Por lo tanto, no se trata de una patología, sino de una consecuencia normal del ciclo del cabello desde el momento de la gestación. Algunas de sus posibles causas son las siguientes.

1. Hormonas maternas

Durante el embarazo, los bebés están expuestos a las hormonas maternas a través de la placenta. Estas hormonas pueden afectar el ciclo de crecimiento del cabello del bebé, lo que resulta en una mayor cantidad de cabello en fase de caída. Por esto, durante los meses siguientes al nacimiento se evidencia una pérdida notoria del pelo, al igual que en la madre.



2. Cambios hormonales

Después del nacimiento, el bebé experimenta cambios hormonales en su cuerpo que pueden influir en el crecimiento del cabello. A su vez, al tener poca cantidad de pelo, las zonas alopécicas en el recién nacido pueden ser más evidentes hasta que el pelo crece de nuevo.

Con el transcurso del tiempo se producirá el crecimiento de nuevo cabello que será distinguible del cabello previo en términos de su textura y color. Además, es posible que el estrés experimentado durante el parto desencadene el «efluvio telógeno», en el que el cabello entra en una fase de reposo seguida de su caída.

3. Posición al dormir y fricción

La presión constante en el área posterior de la cabeza, en especial cuando el bebé duerme boca arriba, puede provocar la caída temporal del cabello en esa zona. Es decir, la fricción causada por el frote continuo contra las sábanas o el asiento del automóvil pueden ser factores de riesgo de alopecia.

Por esto mismo, la American Academy of Pediatrics describe esta condición como normal y transitoria, ya que a medida que el bebé comienza a rodar y moverse, la alopecia se corregirá por sí sola.

4. Tracción

En algunos casos, la alopecia puede deberse al uso excesivo de gorros o accesorios para el cabello que halan de forma excesiva, ejerciendo presión sobre el cuero cabelludo y provocando el desprendimiento capilar.

Cuidados y recomendaciones para la alopecia en bebés

En general, la alopecia en bebés es temporal y no representa un problema de salud grave. Sin embargo, los padres pueden tomar ciertas medidas para cuidar de forma adecuada el cuero cabelludo de su hijo y fomentar el crecimiento saludable del cabello. Algunas de las recomendaciones y cuidados son las siguientes.

No preocuparse en exceso

Es importante recordar que la alopecia en bebés es común y suele resolverse por sí sola en pocas semanas o meses. Entonces, es fundamental evitar el estrés innecesario para mantener una atmósfera tranquila en el hogar.

Realizar masajes suaves

La American Academy of Pediatrics aconseja realizar masajes suaves en el cuero cabelludo del bebé para mejorar la circulación sanguínea y estimular el crecimiento del cabello.

Cambiar la posición de dormir

Continuar explorando diferentes posturas para que el bebé duerma puede contribuir en gran medida a evitar la acumulación de presión en una única zona del cuero cabelludo. Esta práctica no solo ayudará a preservar la salud capilar, sino que también contribuirá al desarrollo general de su comodidad mientras descansa.

Evitar accesorios apretados

Evitar el uso de accesorios que ejerzan presión excesiva en el cabello es esencial para su bienestar. Opta por evitar gorros o cualquier accesorio para el cabello que esté demasiado ajustado, ya que esto podría causar tracción excesiva y poner en riesgo la salud capilar. Mantener la comodidad y la salud del cuero cabelludo debe ser una prioridad en la elección de accesorios.

Lavar de manera suave

Cuando laves el cabello del bebé, utiliza productos cosméticos suaves y evita frotar de forma vigorosa el cuero cabelludo. Lo ideal es utilizar jabones neutros y sin aroma, así como champús hipoalergénicos, libres de silicona y sulfatos.

Usar protección solar

Asegúrate de proporcionar una protección adecuada contra el sol si tienes planes de pasar tiempo al aire libre con el bebé. Considera usar un sombrero de ala ancha o un parasol para resguardar la cabeza del bebé de los rayos solares.



¿Se debe acudir al médico pediatra?

Si tienes alguna preocupación o si la alopecia parece persistir más allá de algunos meses, es recomendable consultar a un pediatra para una evaluación más detallada.

En ciertas ocasiones, la pérdida de pelo puede deberse a cuestiones de salud. Por ejemplo, si se observa una descamación rojiza en el área de la alopecia, podría corresponder a una dermatofitosis, que es una infección generada por hongos.

Incluso, la dermatitis seborreica es una condición dermatológica que provoca escamas gruesas y caída del cabello. Por ello, siempre es necesario que estés atento a la aparición de otros síntomas en tu bebé.

La caída del cabello en los bebés

La alopecia en bebés es un fenómeno común y en general inofensivo que puede ocurrir poco después del nacimiento o en las primeras semanas de vida. Es importante que los padres comprendan las causas y los cuidados adecuados para garantizar la tranquilidad y bienestar del pequeño.

En la mayoría de los casos, la alopecia se resuelve por sí sola con el tiempo y el cabello del bebé crecerá de manera saludable. Sin embargo, si persisten las preocupaciones, es aconsejable buscar el asesoramiento de un profesional de la salud para descartar cualquier problema subyacente.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.