5 consejos para cuidar la espalda de tus hijos

Carmen 27 diciembre, 2016

Uno de los problemas que más nos preocupa a los padres es el peso excesivo que cargan los niños con sus mochilas escolares en la espalda. Los niños cargan todos los días con muchos libros sobre sus hombros y pueden tener en un futuro lesiones de espalda.

Por eso los especialistas recomiendan que el peso que lleven los niños no supere el 15% de su peso para evitar problemas de espalda. No se trata del diseño de la mochila sino del peso que los niños cargan en la misma todos los días. Este peso puede producir una gran tracción y presión sobre la musculatura y las articulaciones del niño.

Las mochilas con ruedas que parecían la alternativa para este problema tampoco son buenas para la espalda. Los niños tiran de ellas desde atrás y ese movimiento puede provocar también dolores de espalda. La alternativa tiene que ser la mochila tradicional pero con menos peso.

Te vamos a intentar dar cinco consejos para que la espalda de tu hijo sufra menos durante los meses de jornada escolar. Se trata de no cargar pesos excesivos en la mochila. También en mantener una postura adecuada cuando se sientan o ven la televisión y procurar que practiquen deporte.

espalda

Mochilas adecuadas

Tenemos que comprar para nuestros hijos mochilas con correas anchas y con respaldo acolchado. Es importante que el niño mantenga la mochila 5 cm por encima de su cintura. Intenta que no lleve la mochila con solo una de las correas. Ese uso de la mochila sobrecargaría uno de los hombres. Hay que llevar la mochila sobre los dos hombros.

Si la mochila es muy pesada y el niño tiene que llevar todo al colegio, se puede llevar por ejemplo el material en una bolsa para llevar en la mano. Intenta hablar con la profesora para que se dosifiquen los libros y materiales para que no lleven ese peso todos los días.

En muchos colegios se está optando por los libros de texto en formato electrónico. Con esta medida se  pretende que los niños no lleven tanto peso. Además de las múltiples aplicaciones que pueden favorecer la educación de los niños, ganarán eliminando peso de las mochilas. Otra opción es también que las editoriales dividan los libros de texto en trimestres para que los niños carguen con menos peso.

espalda-2

Practicar deporte

Es muy importante que el niño o la niña practiquen deporte para fortalecer los músculos de la espalda. Uno de los deportes más recomendables es la natación que es muy beneficioso para la espalda. También son deportes adecuados para la espalda correr o ir en bicicleta.

Practicar pilates o yoga para niños pueden ser deportes beneficiosos para la espalda. Además pueden ayudarles relajarse o estar más concentrados. Lo importante es que no estén quietos durante horas cargando los músculos de espalda.

Mantener la espalda recta

Es importante que los niños mantengan la columna recta y no curvada cuando se lleva una mochila con ruedas. También cuando se sientan los niños en las sillas de clases tienen que procurar mantener la columna recta el mayor tiempo posible.

Hay que enseñar a los más pequeños a sentarse correctamente. En el colegio o en casa los niños tienen que sentarse bien para evitar futuras lesiones de espalda. Siempre se tienen que sentar lo más atrás posible en la silla y manteniendo el respaldo y la espalda rectos.

espalda

Cambiar la postura

Otra buena idea es que cuando los niños no estén mucho tiempo en la misma postura cuando hacen los deberes, a jugar con la tablet o a ver la televisión. Tenemos que intentar que cambien de postura cada 45 minutos. Los niños tienen que levantar y moverse por la casa aunque solo sea para dar unos pasos. Si no cambian de postura seguro que cargarán la musculatura del cuello o la espalda en alguno de sus puntos.

espalda

La pantalla enfrente de los ojos

También no hay que descuidar la postura frente al ordenador o la tablet. La parte superior de la pantalla debe estar siempre a la altura de los ojos de los niños. La espalda debe mantenerse apoyada en el respaldo y los pies en el suelo. Una buena idea puede ser adquirir una silla adaptable o un cojín. Estos podrían ser muy útiles para los niños. De lo contrario, los niños sufrirían problemas en las cervicales o en la espalda en un futuro.

 

Te puede gustar