5 claves para crear una zona de estudio en casa

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Quieres saber cómo crear una zona de estudio perfecta para tus hijos? A continuación, te damos algunas claves. ¡Toma nota de todas las ideas!

Con el comienzo del curso escolar, y más teniendo en cuenta la situación actual que estamos viviendo en todo el mundo, es importante que los niños cuenten con una zona de estudio en casa donde puedan hacer los deberes, repasar el temario o, si es necesario, seguir las clases vía online.

De hecho, según especialistas en psicología infantil y juvenil del Gabinete Psicodiagnosis, uno de los factores fundamentales para motivar a los niños académicamente es facilitarles un lugar de estudio adecuado, que sea silencioso, en el que no haya distracciones y que esté bien iluminado y ventilado.

Además, hay otras claves que hay que tener en cuenta a la hora de crear una zona de estudio en casa. ¿Quieres saber cuáles? En las siguientes líneas te lo contamos.

5 claves para crear una zona de estudio en casa

Niño haciendo los deberes en su zona de estudio en casa.

1. Escoger un buen escritorio

Escoger un buen escritorio es fundamental para crear una zona en casa adecuada para el estudio. Este debe ser de un tamaño proporcional al del niño, es decir, la mesa tiene que quedar a la altura del pecho del pequeño.

Además, es conveniente que sea amplia, para poder poner sobre ella el material necesario para el estudio, y que sea resistente, de modo que aguante en perfectas condiciones varios cursos escolares.

2. Contar con una silla ergonómica

Otro mueble indispensable en una zona de estudio, es la silla. Es recomendable que esta sea ergonómica, de manera que el niño pueda pasar muchas horas sentado en ella mientras mantiene una buena postura corporal.

Si el estudiante tiende a ser inquieto, es preferible que la silla no tenga ruedas, para evitar, en la medida de lo posible, juegos y movimientos innecesarios.

3. Tener un ordenador disponible y una buena conexión a internet

Hoy en día, en plena era de la digitalización, el ordenador es una herramienta básica para la correcta realización de las tareas académicas, en especial, en los cursos superiores. Por ello, es importante que en la zona de estudio se disponga de una computadora y se tenga acceso a una buena conexión a internet.

Para evitar problemas de visión, es conveniente que el ordenador se coloque en el escritorio y se ponga la pantalla a un brazo de distancia con respecto al niño.

4. Contar con mobiliario suficiente para guardar y organizar el material escolar

Toda zona de estudio debe tener estanterías, cajones y cajas suficientes para guardar y organizar el material escolar necesario para llevar a cabo las tareas académicas (libros, cuadernos, apuntes, lápices, etc.). De esta manera, el pequeño va a tener todo al alcance de su mano para su utilización o posible consulta.

5. Decorar la zona de estudio a gusto del niño

En principio, la zona de estudio se crea con la intención de que el niño pase en ella muchas horas, por lo que conviene que se sienta cómodo y a gusto en la misma. En este sentido, es importante que sea el propio estudiante el que elija parte de la decoración y le dé su toque personal.

Por ejemplo, puede escoger el color del mobiliario, el color de las paredes, colgar dibujos propios, poner pósteres o láminas decorativas que le motiven, etc.

Niño haciendo deberes con la tablet.

La importancia de crear una buena zona de estudio en casa

Para que un niño pueda convertirse en un buen estudiante, es fundamental que desde pequeño vaya adquiriendo e interiorizando unos buenos hábitos de estudio. Una parte muy importante para lograrlo es que cuente con una zona de estudio apropiada en casa.

Dicho lugar puede estar situado en la habitación, en el salón, en un despacho o, incluso, en la cocina, siempre y cuando este sitio reúna las características necesarias para considerarse óptimo para el estudio.

Además, si se tiene espacio suficiente, se pueden crear varios rincones en la zona de estudio: uno para la lectura, otro para el ordenador, otro para las manualidades… Aunque la amplitud del lugar es un tema secundario, lo realmente primordial es que el pequeño sepa que tiene un lugar específico en el hogar en el que puede llevar a cabo las tareas escolares en las mejores condiciones posibles.